Web Analytics
Conecta con nosotros
PS5 frente a Xbox Series X PS5 frente a Xbox Series X

Guías

PS5 frente a Xbox Series X: ¿qué consola es mejor y por qué?

Publicado

el

La nueva generación de consolas ya está entre nosotros. Si ponemos a PS5 frente a Xbox Series X y nos preguntamos, de forma directa y simple, cuál de las dos es más potente, la respuesta sería muy sencilla, Xbox Series X, aunque como vimos en su momento PS5 está mostrando un mejor rendimiento en juegos por problemas asociados a los kits de desarrollo, ya que al parecer Microsoft no envió a tiempo los kits específicos de su consola de nueva generación.

El tema de los kits de desarrollo tiene una explicación. Como recordarán nuestros lectores habituales, Microsoft decidió retrasar la entrada en producción de Xbox Series X para poder integrar todo el conjunto de prestaciones de la arquitectura RDNA 2, algo que Sony no hizo con PS5. Con esto en mente, es fácil entender por qué esos kits de desarrollo habrían llegado tarde a las manos de los desarrolladores, que no tuvieron más remedio que recurrir a los de Xbox One-Xbox One X para completar los proyectos intergeneracionales más cercanos.

Durante las últimas semanas hemos hablado largo y tendido de ambas consolas, y tenemos claro cómo posiciona PS5 frente a Xbox Series X desde un punto de vista técnico, ¿pero cuál de las dos es, en sentido estricto, mejor consola? Es una pregunta muy complicada, pero en este artículo vamos a intentar darle respuesta para que tengáis claro qué ofrece cada una, y para que podáis determinar, por vosotros mismos, cuál es la que mejor se adapta a vuestras necesidades, y a vuestras preferencias.

Mi objetivo con esta guía no es deciros qué consola deberíais comprar, sino daros una serie de conclusiones objetivas que os ayudarán a decidir qué consola es la mejor para vosotros. Como siempre, os recuerdo que si tenéis cualquier duda podéis dejarla en los comentarios y os ayudaremos a resolverla. Sin más, empezamos.

hardware de PS5

PS5 frente a Xbox Series X: hardware y especificaciones técnicas

Antes de la presentación de las consolas de nueva generación, se había especulado mucho con la potencia de ambos sistemas. Se llegó a decir, de hecho que iban a ser capaces de ofrecer el rendimiento de una RTX 2080 Ti, un auténtico disparate que, al final, ha quedado totalmente desmentido.

Como os dije en su momento, ambas consolas ofrecen un rendimiento a nivel gráfico propio de una tarjeta gráfica de gama media económica. En el caso de PS5, hemos podido confirmar que no es una consola 4K, y que en términos de rendimiento la GPU de PS5 está incluso por debajo de lo que podemos esperar de una RTX 2060. Con Xbox Series X ocurre más o menos lo mismo, aunque su GPU es más potente, y su CPU ofrece una mayor frecuencia de trabajo. Esto quiere decir que debería superar sin problemas a PS5 una vez que sus kits de desarrollo, y sus APIs, estén funcionando a plena capacidad.

Para que podáis comparar por vosotros mismos cómo posiciona PS5 frente a Xbox Series X a nivel de hardware, os dejo dos listados completos con todas sus especificaciones clave.

Especificaciones de PS5

  • CPU Zen 2 con ocho núcleos a 3,5 GHz (frecuencia dinámica).
  • Arquitectura RDNA 2 semipersonalizada (carece de algunas funciones clave).
  • 2.304 shaders a 2,29 GHz (frecuencia dinámica, pico máximo).
  • 144  unidades de texturizado.
  • 36 núcleos para trazado de rayos (uno por cada unidad de computación).
  • 64 unidades de rasterizado.
  • Bus de 256 bits.
  • 16 GB de memoria GDDR6 a 14 GHz, lo que nos deja un ancho de banda de 448 GB/s.
  • Potencia máxima: 10,29 TFLOPs en FP32.
  • SSD de 825 GB con un ancho de banda de 5,5 GB/s.
  • Soporte de almacenamiento externo.
  • Lector de discos Blu-ray 4K.
  • Sonido posicional 3D de alta calidad gracias al chip Tempest.
  • Mando DualSense.

Arquitectura Xbox Series X

Especificaciones de Xbox Series X

  • Procesador Zen 2 a 3,8 GHz  fijos con 8 núcleos activos y SMT desactivado. Con SMT activado es posible mover 16 hilos pero la velocidad baja a 3,6 GHz estables.
  • Arquitectura RDNA 2, fabricada en 7 nm.
  • 3.328 shaders a 1.825 MHz.
  • 208  unidades de texturizado.
  • 52 núcleos para trazado de rayos.
  • 80 unidades de rasterizado.
  • Bus de 320 bits.
  • 16 GB de memoria GDDR6 unificada, de los cuales 10 GB tendrán un ancho de banda de 560 GB/s y 6 GB tendrán un ancho de banda de 336 GB/s.
  • Potencia máxima: 12,15 TFLOPs en FP32.
  • SSD NVME de 1 TB con un ancho de banda de 2,4 GB/s.
  • Soporte de almacenamiento externo vía USB 3.2.
  • Lector de discos Blu-ray 4K.
  • Chip de sonido 3D.
  • FreeSync, HDR10 y soporte de tecnologías avanzadas para mejorar la experiencia de uso, como Auto Low Latency Mode, que reduce la latencia.
  • Mando mejorado.

No hace falta ser un experto para darse cuenta de que esta comparativa técnica de PS5 frente a Xbox Series X pone de relieve que la segunda es más potente que la primera, ya que su GPU tiene más unidades de computación, lo que se traduce en más núcleos para trazado de rayos, más unidades de texturizado, más unidades de rasterizado y más shaders.

La consola de Microsoft también alcanza unas frecuencias de trabajo más elevadas en la CPU, y tiene una potencia bruta superior: 10,29 TFLOPs de máximo teórico en PS5 frente a los 12,15 TFLOPs fijos en Xbox Series X. Su SSD es, además, un poco más grande.

Con todo, no es una victoria absoluta para Xbox Series X, ya que PS5 tiene tres ventajas importantes a nivel de hardware frente a Xbox Series X: cuenta con un SSD mucho más rápido, dispone de un chip de sonido más avanzado y utiliza una arquitectura de memoria unificada con un ancho de banda más estable (no adopta esa división de dos bloques con distinto ancho de banda que hemos visto en Xbox Series X).

Haciendo una valoración general no hay duda, en esa comparativa de PS5 frente a Xbox Series X a nivel de hardware la segunda es la ganadora clara.

PS5 frente a Xbox Series X: juegos y servicios

Una consola se define por su potencia, pero también por sus juegos. Si echamos un vistazo al catálogo de juegos que tienen disponibles actualmente PS5 y Xbox Series X nos daremos cuenta de que la segunda ha salido muy mal parada. Esto se ha debido al retraso de títulos muy importantes y muy esperados, entre los que podemos destacar The Medium y Halo Infinite, entre otros.

Por su parte, la consola de nueva generación de Sony no ha tenido un aluvión de juegos exclusivos en su lanzamiento, pero la llegada de juegazos como Demon´s Souls Remake y Spider-Man: Miles Morales ha sido suficiente para colocarla por delante de su rival. Debo decir que ambas consolas han tenido un debut bastante discreto en este sentido, y que PS5 también se ha visto afectada por el retraso de juegos exclusivos importantes.

Si miramos al futuro a corto plazo, ambas consolas salen bien paradas, ya que tiene grandes exclusivos en desarrollo. Para PS5 se han confirmado títulos como Horizon Forbidden West, Gran Turismo 7 y Ratchet & Clank: Rift Apart, y para Xbox Series X veremos S.T.A.L.K.E.R. 2, Fable 3, Senua’s Saga: Hellblade II, Scorn y State of Decay 3, entre otros.

Por lo que respecta a los servicios y a la retrocompatibilidad, tengo claro que Microsoft ha hecho mucho mejor las cosas. La retrocompatibilidad de PS5 frente a Xbox Series X es muy limitada, y de hecho iba a ser aún peor. Por suerte, Sony se dio cuenta de que Microsoft iba a por todas en este sentido y decidió mejorarla a última hora para no quedar en una posición de inferioridad tan evidente.

Vamos con los hechos que explican esa superioridad de Xbox Series X. La consola de Microsoft es compatible con todos los juegos de Xbox One-Xbox One X, también es retrocompatible con casi todos los juegos de Xbox 360, y soporta algunos de los títulos de Xbox. Por contra, PS5 solo es compatible con los juegos de PS4 (casi todos), pero no soporta los juegos de PS3, y tampoco los de PS2.

Esto hace que, para cualquier usuario de Xbox One o de Xbox One X, el salto a Xbox Series X sea la mejor opción posible, ya que podrá seguir disfrutando de todos los juegos que tiene actualmente. Lo mismo aplica a PS5, ya que si vienes de una PS4 podrás seguir jugando a tus títulos favoritos en dicha consola. Gracias a la mayor potencia de las consolas de nueva generación, los juegos de sistemas anteriores presentan algunas mejoras que afectan, principalmente, a la tasa de fotogramas por segundo y a ciertos detalles a nivel de calidad gráfica, pero pueden variar en función de cada juego en concreto.

Pasamos ahora a echar un vistazo a los servicios. Tanto Sony como Microsoft han adoptado una apuesta importante por mejorar los servicios que ofrecen a los usuarios de sus consolas, tanto que decidieron, en su momento, regalar juegos para potenciar el valor de sus suscripciones a PS Plus y Xbox Live Gold. Con el paso del tiempo, ambas compañías han ido ampliando su ecosistema con servicios como Xbox Game Pass y PS Now, que permiten acceder a un catálogo concreto de juegos a cambio de una cuota mensual fija.

Ambas empresas han sabido ofrecer un valor interesante, pero Microsoft ha posicionado un escalón por delante gracias a la unificación que ha llevado a cabo con el Xbox Game Pass. Dicho servicio incluye, en su modalidad «Ultimate», todas las ventajas de Xbox Live Gold, acceso a un catálogo de más de 100 juegos que se van renovando periódicamente, ofertas diversas, posibilidad de jugar a través de la nube en dispositivos móviles, juegos de Xbox Game Studios disponibles desde el mismo día de su lanzamiento y el EA Play, todo por 12,99 euros al mes.

Para que podáis establecer una comparación directa de PS5 frente a Xbox Series X a nivel de servicios, la primera solo incluye servicios de juego online y dos títulos gratis al mes con PS Plus por 8,99 euros. Si queremos disfrutar de un catálogo de juegos bajo demanda, debemos contratar PS Now, cuyo coste es de 9,99 euros al mes, y si además deseamos hacernos con el EA Play tendremos que asumir otra cuota de 4,99 euros al mes. Sumando todo nos sale un coste al mes de 23,97 euros.

Recapitulando, esta nueva ronda de PS5 frente a Xbox Series X nos deja unos resultados claros, la consola de Sony tiene mejores juegos de lanzamiento, pero pierde en servicios y en retrocompatibilidad.

PS5 frente a Xbox Series X: mando de control y valor precio-prestaciones

Sony ha introducido una importante renovación del mando de control con la llegada de PS5. El DualSense no se limita a plantear un nuevo diseño, y una nueva ergonomía, sino que introduce un revolucionario sistema de respuesta háptica que es capaz de reproducir sensaciones verdaderamente únicas para mejorar el realismo y la inmersión en juegos.

Por si alguno de nuestros lectores se ha perdido, os recuerdo que la respuesta háptica produce una vibración compleja que, en este caso, puede recrear sensaciones muy distintas que nos hagan «sentir» diferentes superficies y distintas acciones. Por otro lado, el DualSense viene equipado también con gatillos adaptativos, capaces de ofrecer una resistencia variable para otorgar un mayor realismo a diferentes acciones. Este mando cuenta, además, con una matriz de micrófonos para hablar con nuestros amigos sin necesidad de accesorios adicionales.

Microsoft ha sido más conservadora en este sentido. El mando de Xbox Series X es una pequeña revisión del mando original de Xbox One, lo que significa que la compañía de Redmond ha hecho suya la máxima de «si algo funciona, no lo toques». El mando de Xbox One es uno de mis favoritos, de hecho es el que utilizo para jugar en PC, y eso que tengo una PS4. Creo que esto dice mucho a favor de la ergonomía y de la calidad de dicho mando, aunque es cierto que en este sentido PS5 gana gracias a la innovación que ha introducido Sony en el DualSense.

Pasamos a hablar del valor precio-prestaciones que ofrecen ambas consolas. Las dos tienen un precio, en su versión base, de 499,99 euros, aunque Sony ha lanzado una versión sin unidad óptica que cuesta 399,99 euros. Si no te preocupa tener que limitarte a los juegos en formato digital, esta versión es una excelente opción, ya que mantiene todo el potencial de la versión estándar, es decir, no te obliga a renunciar a nada, más allá del lector de Blu-ray 4K.

Personalmente, creo que el valor de PS5 frente a Xbox Series X en su versión estándar es ligeramente inferior. No me parece apropiado que Sony haya lanzado una consola menos potente, con un SSD más rápido pero más pequeño y una retrocompatibilidad más limitada al mismo precio que la consola de Microsoft. Entiendo que Sony habrá tenido que asumir unos costes elevados, y que no puede permitirse perder tanto dinero por consola vendida como Microsoft, pero pienso que PS5 debería haber llegado al mercado con un precio de 449,99 euros en su versión estándar, y de 349,99 euros en su versión sin lector de Blu-ray 4K.

Mi enfoque para llegar a esa conclusión es muy simple: ¿es justo que un sistema menos potente, con una retrocompatibilidad inferior y un ecosistema de servicios más limitados cueste lo mismo que otro superior? Creo que la pregunta se responde a sí misma.

PS5 frente a Xbox Series X

Notas finales: tú decides qué consola es mejor para ti

Eso es lo que debes tener claro desde el principio. En este artículo nos hemos limitado a repasar las ventajas y las desventajas que presentan ambas consolas, y también hemos visto cómo posiciona PS5 frente a Xbox Series X en todos los frentes clave. A título personal, creo que Xbox Series X es una consola superior y mejor planteada que PS5 porque es más potente, porque tiene mejores servicios y porque ofrece una retrocompatibilidad superior, pero también tengo claro que voy a comprar una PS5. Puede parecer contradictorio, pero tiene una explicación muy sencilla.

Como os he dicho en el artículo, tengo una PS4 desde hace bastante tiempo, y por ello he acumulado bastantes juegos, tanto en formato físico como a través de PS Plus. También juego en PC, así que puedo disfrutar de la mayoría de los exclusivos de Xbox en dicha plataforma sin ningún tipo de problema. Mi situación deja claro que la mejor opción para mi es PS5, porque podré seguir aprovechando los juegos que ya tengo, y porque disfrutaré de los exclusivos que reciba dicha consola.

Para un usuario que tenga un PS4, lo más lógico será comprar una PS5, y lo mismo aplicaría a un usuario de Xbox One. Con todo, al final tú eres quien decide qué quiere hacer con su dinero. También podrías vender tu PS4, o tu Xbox One, y todos los juegos que tienes, e invertir el dinero en comprar una PS5 o una Xbox Series X.

Comparar a PS5 frente a Xbox Series X es necesario para entender el valor que ofrece cada consola en todos los aspectos que hemos visto, pero incluso en una situación de clara superioridad técnica a favor de la consola de Microsoft, hay otras cosas que debemos tener en cuenta, como hemos visto a lo largo de este artículo.

No debemos olvidarnos, además, de nuestras franquicias favoritas y las plataformas a las que llegarán. En mi caso, la saga Halo y Bloodborne son dos de mis favoritos, el primero ha llegado a Xbox y a PC, pero el segundo se ha mantenido, de momento, como exclusivo de PS4, de hecho fue el juego que me hizo comprar dicha consola. Tengo claro que Bloodborne 2 llegará a PS5, y esa es otra «motivación» que me inclina hacia la idea de comprar la consola de Sony.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído