Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

AMD califica a GameWorks como perjudicial y dañino

Publicado

el

Richard Huddy, cabeza de la división gaming de AMD, no se ha cortado un pelo y ha calificado a GameWorks como perjudicial y dañino, una valoración que ciertamente da para llevar a cabo un debate muy interesante.

Como hemos podido ver con la llegada de algunos de los juegos nuevos más populares del momento la implementación de GameWorks tiene un impacto terrible en el rendimiento, y lo peor es que llega a ser especialmente grave incluso en tarjetas gráficas NVIDIA que, se supone, deberían estar optimizadas para poder hacerles frente de forma más efectiva.

Huddy habló de un consumo enorme e innecesario de recursos en GamesWorks y puso como ejemplo a Crysis 2, título que por ejemplo recurre a la teselación en el agua e incluso en los muros, lo que se traduce en un consumo de millones de triángulos por fotograma que resulta totalmente inútil.

Dicho ejemplo sirve como base para destacar la nula optimización por la que parece apostar NVIDIA, algo que tiene consecuencias muy negativas en su propio hardware y que encima resultan mucho peores en las soluciones gráficas de AMD.

Sí, es como si NVIDIA estuviera lastrando a propósito el rendimiento de AMD en los juegos basados en GamesWorks, un hecho que de confirmarse sería competencia desleal en toda regla que salpicaría no sólo al gigante verde sino también a los desarrolladores y publicadores de cada juego implicado, ya que sin su consentimiento ello no habría sido posible.

¿Cómo beneficia todo esto a NVIDIA? ¿No es una locura lisiar el rendimiento de tus propias gráficas?

Podemos pensar que lastrar el rendimiento de sus propias tarjetas gráficas no beneficia a NVIDIA, pero la realidad es otra muy diferente y la vamos a entender enseguida.

Las consolas de nueva generación están limitadas a un rendimiento que ha sido superado ampliamente por soluciones gráficas de hace casi cinco años, lo que significa que las conversiones directas de juegos deberían funcionar muy bien en PCs de gama media e incluso media-baja.

Lo dicho se traduce en que los usuarios no tendrían un motivo real para actualizar su tarjeta gráfica, más allá del tema de utilizar una resolución mayor o algunos efectos adicionales.

Obviamente a NVIDIA le interesa vender hardware y es ahí es precisamente donde entraría en juego GamesWork, que a cambio de añadir algunos efectos demanda una cantidad de hardware enorme, «motivando» al usuario a actualizar su tarjeta gráfica.

Si encima añadimos mala optimización del juego en su port a PC incluso sin activar los efectos de GamesWork, algo difícil de entender dado que las consolas utilizan arquitectura x86, nos damos cuenta de que algo huele realmente mal, y volvemos a la idea de hacer que el usuario sienta que necesita actualizar su equipo.

En resumen, lastrar el rendimiento de la competencia por motivos obvios y el de tus propias soluciones para vender nuevas tarjetas gráficas, ya que con ports correctamente optimizados un usuario no tendría que cambiar su GTX 660 – HD 7870 en años.

Poniendo algunos ejemplos concretos

Por si esta reflexión no os parece creíble podemos poner ejemplos claros de juegos basados en GamesWorks que funcionan bien en Xbox One y PS4, ambas basadas en GPUs AMD, pero que al llegar a PC han sido un desastre, como por ejemplo Project CARS, The Witcher 3 o Batman: Arkham Knight.

Seamos claros, si un juego puede correr bien en PS4 que monta una GPU a todas luces inferior a una HD 7870 y una CPU de bajo consumo con un IPC años luz por detrás de un Core i5 de cuarta generación, dicho de forma simple, ese mismo juego debería correr igual de bien en un equipo similar.

Lo dicho implica que no es normal ni tiene justificación soltar unos requisitos que casi doblan al hardware de PS4 como mínimos, quedarte más ancho que largo y que encima el juego funcione horriblememente mal.

Afortunadamente los jugadores de PC hemos ido escarmentando poco a poco y cada vez más usuarios han abierto los ojos, incluso los menos expertos. El resultado ha sido claro, y es que tanto han tensado la cuerda desarrolladoras y NVIDIA que al final la misma se rompió con Batman: Arkham Knight, haciendo que muchos perdieran la paciencia y se produjera un aluvión de críticas negativas contra el juego, que finalmente tuvo que ser retirado de Steam.

¿Qué podemos hacer los jugadores de PC?

Mucho, como hemos podido ver tras lo ocurrido con Batman: Arkham Knight, aunque lo podemos resumir de forma muy clara diciendo que no hay que agachar la cabeza y aceptar los malos ports que nos lanzan a PC.

Una vía sencilla es alzar la voz en distribuidores tan importantes como Steam, de forma que las valoraciones negativas sirvan de aviso a otros jugadores y así éstos no acaben comprando un juego que les obligará a gastar mucho dinero en nuevos componentes para jugarlo en condiciones, mientras que en consolas funciona bien con mucho menos.

También debemos evitar reservar juegos y esperar a ver cómo funcionan en PC antes de comprarlos, de forma que si vemos que el mismo no está bien optimizado no habremos malgastado nuestro dinero.

Finalmente, y sin duda la mejor forma de enseñar a la industria que este no es el camino, es no comprar juegos que se hayan lanzado descuidados y mal optimizados en PC, una medida que a nivel personal ya he aplicado en más de un juego y que pienso mantener con Batman: Arkham Knight, aunque Warner Bros y NVIDIA lo relancen en unos meses tan bien terminado que pueda correr incluso en una gráfica de gama baja.

Notas finales

Tanto NVIDIA como los desarrolladores deben tener claro que están dañando el sector del juego en PC y que AMD no es la única que se ha dado cuenta, ya tanto usuarios como medios independientes lo hemos visto desde hace un tiempo y la cosa ha ido creciendo cada vez más hasta resultar escandalosa.

Ojo, esto no se trata de una cuestión de favoritismos hacia una marca u otra, he tenido soluciones ATI e NVIDIA desde hace más de 20 años en función del valor que ofrecían sus concretas tarjetas gráficas, y por tanto he pasado por soluciones que van desde la ATi Rage Pro hasta las Radeon 1800XT, GeForce 9600 GT, Radeon Mobility 2400, GT 740M y otras.

La marca me da igual, lo que no me da igual es recurrir a la mala fe para ampliar tu posición dominante, vender más y encima perjudicar al usuario, una situación que por desgracia es real y que nos deja ver lo necesaria que es la competencia de AMD en el sector.

Como siempre os animo a dejar vuestra opinión sobre el tema, ya que creo que es muy interesante y puede dar mucho de sí.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído