El precio de las GPU baja gracias al desplome de las criptomonedas

El precio de las GPU baja gracias al desplome de las criptomonedas
11 de julio, 2018

A lo largo de 2017 y buena parte de la primera mitad de 2018 hemos tenido una burbuja generada por las criptodivisas, destacando el Bitcoin, que ha terminado por disparar los precios tanto de GPU (sobre las de alta gama) como de las placas de expansión.

Durante el transcurso del año actual vimos cómo el valor del Bitcoin (y con él, el de las principales criptomonedas) empezaba a fluctuar, llegando a costar alrededor 6.000 dólares en febrero, pero luego se recuperó para llegar a los 11.000 dólares, algo que sirvió para mantener a flote la burbuja de las GPU. Sin embargo, y siguiendo las previsiones de algunos analistas, el valor de las criptodivisas está empezando a bajar, o sea, que la burbuja se está desinflando, y eso se está traduciendo en una disminución de los precios tanto de las GPU como de las placas de expansión. De hecho, el Bitcoin actualmente vale unos 6.800 dólares, mientras que Ethereum ha pasado de 1.385 dólares a 475 en los momentos actuales.

La pérdida de valor de las criptodivisas termina haciendo que invertir en el proceso de minado sea menos atractivo. Esto, además de una bajada en los precios de las GPU y las placas de expansión, ha provocado un aumento en la oferta de estas últimas en el mercado de segunda mano con la esperanza de algunos mineros de recuperar algo de lo invertido, y es que el coste de ejecutar plataformas de minado no es precisamente bajo, así que una disminución en el valor de las criptodivisas termina restándoles atractivo.

Con la burbuja desinflándose, sería interesante poner sobre la mesa algunos números, como el hecho de que se vendieran en 2017 a los mineros tres millones de placas de expansión por un valor de 776 millones de dólares, la mayoría de estas procedentes de AMD. Pero parece que en 2018 esos números van a bajar bastante, ya que la cantidad de envíos de placas de expansión ha disminuido un 55,5% desde el último trimestre del año pasado hasta actual trimestre de 2018, siendo esto un factor determinante en el descenso de los precios de las GPU. Sin embargo, la tendencia podría cambiar a partir del lanzamiento al mercado de la próxima GTX 11.

La situación particular de NVIDIA también ha influido en la disminución de los precios de las GPU debido a que llevamos dos años con Pascal (GTX 10). Aunque la compañía con sede en Santa Clara no ha sido clara sobre el lanzamiento de una nueva generación, parece que ya son muchos los que la están esperando. La falta de inventario nuevo estaría haciendo que las gráficas de NVIDIA estén compitiendo con opciones más nuevas de fabricantes rivales.

La burbuja perjudicó bastante a los compradores tradicionales de GPU de alta gama, los jugadores, que durante meses lo han tenido difícil para renovar sus placas, más si querían hacerlo a un precio justo. Afortunadamente, algunos analistas dicen que los precios se estabilizarán en otoño, estación en la que se espera sean lanzados los primeros modelos de GTX 11.

Por otro lado, no se descarta una gran disminución de los precios por la saturación de la oferta, ya que ahora hay un aumento en el stock disponible y NVIDIA tiene preparadas un millón de GPU de la próxima generación. A esto se suma que los mineros podrían empezar a vender sus gráficas usadas en el mercado de segunda mano, lo que abriría una competencia en la que bajar los precios será determinante para vender más.

Fuente: ItWorld

  • Share This