Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Nuestros lectores hablan: ¿cuál ha sido el mejor procesador que has tenido?

Publicado el

Elegir el mejor procesador de una generación siempre es complicado, no solo porque hay muchas opciones, sino también porque hay muchos criterios para tomar esa decisión.

Por ejemplo, podemos elegir el mejor procesador en relación calidad-precio, por su alta eficiencia, por sus innovaciones o simplemente por su rendimiento bruto. Personalmente creo que el primero es siempre el mejor criterio, aunque es cierto que en algunos casos muy concretos (sector profesional principalmente) ir a por el modelo más potente puede acabar siendo rentable.

A lo largo de los años he tenido la oportunidad de utilizar muchos ordenadores diferentes, tanto de escritorio como portátiles, y esto me ha permitido tener experiencias distintas con una gran variedad de procesadores.

En la mayoría de los casos esas experiencias han sido muy buenas, en algunas han sido mediocres y en otras han dejado bastante que desear. Por ejemplo, uno de los procesadores que utilicé durante bastante tiempo y que cumplió sin grandes alardes fue un Intel Core 2 Duo T7100, integrado en un portátil LG R200 que traía el mítico diseño “Chocolate”. Este chip funcionaba a 1,80 GHz y tenía dos núcleos, una frecuencia bastante reducida, aunque su alto IPC compensaba y hacía que la experiencia fuera muy superior a la que ofrecían los Core Duo.

Mucho antes tuve un Pentium a 133 MHz en un PC de escritorio que, francamente, aguantó el tipo como un campeón. Con él pude jugar a títulos como Resident Evil 2 y Final Fantasy VII sin problemas, aunque no fue éste el mejor procesador que he tenido.

Por relación calidad-precio y por todo el tiempo que pude aprovecharlo creo que el mejor procesador que he tenido hasta el momento ha sido un Core 2 Duo E8200, un chip con dos núcleos a 2,66 GHz que tuve overclockeado sin problemas a 3,6 GHz. Estuvo acompañado de 4 GB de RAM y de una GTX 9600 con 512 MB, una configuración que cubrió de sobra mis necesidades durante varios años.

Al final lo cambié por un Core i5 4690K de cuatro núcleos, y éste fue sustituido por un Ryzen 7 1800X, que es el procesador que tengo montado ahora mismo. Gracias a sus ocho núcleos y dieciséis hilos y al overclock que he podido hacerle (lo tengo a 4 GHz) estoy convencido de que tiene todas las papeletas para desplazar al Core 2 Duo E8200 y convertirse en el mejor procesador que ha pasado por mis manos.

Ahora os toca a vosotros, los comentarios son vuestros.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído