Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Resident Evil 2, análisis: Capcom ha creado el mejor remake de la historia

Publicado el

El lanzamiento de Resident Evil 2 se produjo en 1998, pero lo recuerdo como si fuera ayer. En un primer momento pude disfrutar de la versión para PS1, pero donde realmente le dedique horas y horas fue en PC, una versión que llegó más tarde, pero que a cambio ofrecía una importante mejora en calidad gráfica.

No hay duda, Resident Evil 2 ha sido uno de los juegos que más he disfrutado y que más veces he terminado. En la versión para PC terminé todos los escenarios y tuve que repetir para conseguir los rangos necesarios y desbloquear a los personajes secretos Hunk y Tofu, y también dediqué tiempo al modo «Mercenarios».

Hay muchos juegos que han marcado mi vida como jugador, y Resident Evil 2 fue, por méritos propios, uno de ellos. Su apartado técnico ha quedado desfasado, pero en su momento fue impresionante. Esto, unido a su historia, su ambientación y su jugabilidad lo convirtieron en una de las mejores entregas de la franquicia, y también en uno de los mejores juegos de toda la historia.

Ada Wong en el juego de 1998 y en el remake de 2019.

Con esto en mente estoy seguro de que podréis entender por qué esperaba el lanzamiento del remake de Resident Evil 2 con tantas ganas, y por qué estaba deseando poder compartir con vosotros mi análisis.

He tenido la oportunidad de jugar tanto a la versión de PS4 como a la versión para PC, así que este análisis va a tener un enfoque general en lo que respecta a historia y jugabilidad, ya que ambas versiones se diferencian únicamente en el plano técnico.

Dicho plano estará centrado alrededor de la versión de PC, aunque reservaremos un apartado concreto a hablar de las particularidades que presenta la versión para PS4, tanto en lo que respecta a calidad gráfica como a fluidez.

Ahora sí, estamos listos para empezar. Volvemos a Raccoon City, ¿estáis listos para acompañarnos?

Ajustes gráficos.

Resident Evil 2: requisitos, configuración y equipo de pruebas

Como hemos dicho hemos podido jugar a la versión de PC y a la de PS4, así que vamos a ver los requisitos de Resident Evil 2 para ambas plataformas.

En PS4 debemos contar con 24 GB de espacio libre, ya que es necesario instalar Resident Evil 2 antes de empezar a jugar. Una vez completada la instalación estamos listos para empezar a jugar. La versión para PC mantiene los requisitos de la demo. Os los listamos a continuación para que los tengáis a mano:

Requisitos mínimos

  • Windows 7 de 64 bits.
  • CPU Core i5 4460 o AMD FX 6300.
  • 8 GB de RAM.
  • Tarjeta gráfica GTX 760 o Radeon R7 260X con 2 GB.

Requisitos recomendados

  • Windows 7 de 64 bits.
  • CPU Core i7 3770 o AMD FX 9590.
  • 8 GB de RAM.
  • Tarjeta gráfica GTX 1060 de 3 GB o Radeon RX 480 de 4 GB.

Los efectos de luces y sombras son fantásticos.

Son unos requisitos bastante contenidos y sí, es porque el juego está bastante bien optimizado. Siempre que no nos desviemos demasiado y cumplamos en mayor o menor medida con los requisitos mínimos podemos disfrutar de una experiencia similar a la que ofrece PS4, una consola que mueve el juego en resolución 1080p con un nivel de calidad gráfica bastante bueno teniendo en cuenta sus limitaciones a nivel de hardware, aunque sobre este tema hablaremos más adelante.

Pasamos ahora a ver el equipo que hemos utilizado en el análisis de la versión para PC:

  • Procesador Ryzen 7 1800X con ocho núcleos y dieciséis hilos a 4 GHz.
  • 32 GB (4 x 8 GB) de RAM G.SKILL Trident Z RGB a 2.933 MHz.
  • Placa base GIGABYTE AORUS GA-AX370-GAMING 5 con BIOS F23.
  • Sistema de refrigeración Corsair Hydro Series H100i RGB Platinum.
  • Tarjeta gráfica GIGABYTE 980 TI G1 Gaming con 6 GB de GDDR5 a 7,8 GHz y GPU a 1.478 MHz.
  • SSD Samsung Evo 850 de 500 GB (sistema operativo).
  • SSD PCIE NVMe Corsair Force Series MP510 de 960 GB (donde instalamos Resident Evil 2).
  • SHDD Seagate de 2 TB con 8 GB de SSD como caché.
  • Windows 10 Pro de 64 bits.
  • Fuente de alimentación Corsair RM750x con certificación 80 Plus Oro.

Resident Evil 2 ofrece una gran variedad de opciones gráficas. Ya hablamos sobre ello al analizar la demo, y no ha cambiado nada. El RE Engine es un motor gráfico que consume una gran cantidad de memoria gráfica, pero no debemos preocuparnos ya que en general la experiencia es buena incluso en configuraciones que superar el máximo de VRAM de nuestra tarjeta gráfica.

La ambientación es perfecta.

En mi caso, que tengo una GTX 980 TI con 6 GB de GDDR5, he podido disfrutar de Resident Evil 2 configurado al máximo con resolución 1080p, aunque reescalado al 150%, lo que significa que renderiza a 2.560 x 1.440 píxeles y luego reajusta para mostrar las escenas en la resolución nativa de mi monitor. Esto eleva la calidad gráfica de forma evidente, pero también representa un mayor consumo de recursos.

Como podéis ver en la imagen el consumo de memoria gráfica que tiene el juego con esa configuración es de 12,91 GB. Debería tener problemas, pero lo cierto es que la experiencia de juego ha sido perfecta en todo momento: 60 FPS estables. Sin embargo, he apreciado algunos momentos «de carga», en los que tenía pequeñas caídas que se solventaban casi al instante. Nunca me ha ocurrido en plena acción, sino más bien al llegar a zonas concretas.

Una de tantas escenas que han sido reimaginadas.

Resident Evil 2: innovar respetando la esencia del clásico

Con el remake de Resident Evil 2 los chicos de Capcom afrontaban una tarea muy difícil, hacer una completa puesta al día tanto a nivel técnico como jugable y mantener la esencia de uno de los mejores juegos de la historia. Es complicado, sobre todo porque ya no podían permitirse la licencia de mantener el uso de cámaras fijas ni los escenarios pre-renderizados como hicieron en Resident Evil 1 Remake.

Las expectativas estaban muy altas, y Capcom las ha cumplido. A nivel gráfico Resident Evil 2 es toda una delicia, tanto que luce bien incluso con todos los ajustes en calidad baja, como podéis ver en el vídeo que acompañamos, cortesía de los chicos de CandyLand.

A nivel técnico todo en Resident Evil 2 es sobresaliente y da forma a uno de los juegos con mayor calidad gráfica de la generación actual. No hablo por hablar, hay escenas y momentos tan alucinantes que rozan un acabado fotorrealista, y los personajes están tan detallados que en los primeros planos es posible apreciar hasta defectos en la piel. Lo mismo aplica a zombis, lickers y otros enemigos, que tienen un modelado tan perfecto que llegan a dar «mal rollo».

El modelado de personajes y la calidad de las texturas es perfecto, y lo mismo ocurre con los efectos de luces y sombras, dos elementos con los que Capcom ha sabido jugar a la perfección para crear una ambientación verdaderamente terrorífica en Resident Evil 2. La oclusión ambiental, los reflejos, la niebla volumétrica y los efectos de postprocesado completan un apartado gráfico que ha conseguido sorprenderme, aunque debo decir que en este sentido también ha influido el cuidado por el detalle que ha puesto Capcom en Resident Evil 2.

Por ejemplo, cuando un zombi nos muerde o un licker nos daña con un zarpazo nuestro personaje queda marcado y refleja los daños recibidos. Con los enemigos ocurre igual, y en los escenarios se aprecian los efectos de un combate, incluyendo desde los agujeros de bala de los disparos que fallemos hasta algunas marcas de las garras de los lickers cuando éstos no logran cazarnos con sus ataques.

Los escenarios también cuentan historias.

Ese gusto por el detalle también se deja notar en otros aspectos, como la suciedad que acumulan los personajes al pasar por diferentes escenarios, y en los efectos que genera el agua en la ropa y el pelo. Y cómo podría olvidarme de los trozos que pierde Tofu al recibir daño, como si se lo hubieran comido de verdad. Un trabajo digno de mención.

Las animaciones y la física también rayan a un gran nivel, y completan un apartado técnico prácticamente perfecto, sobre todo si tenemos en cuenta el nivel que podemos conseguir a partir de un equipo de gama media-baja.

En ningún momento he visto errores gráficos ni fallos a nivel de rendimiento, salvo el detalle que he citado de esos pequeños momentos de «carga». La experiencia ha sido perfecta con 60 FPS estables en todo momento.

El inventario ha sido diseñado con acierto.

Historia y jugabilidad: hay cambios, pero acertados

La historia del remake de Resident Evil 2 es, en esencia, la misma que la del clásico de 1998. No voy a entrar en detalle porque no quiero destripar el juego a nadie, pero todo lo que hizo grande al original está presente en esta versión, y también todos los personajes, ya que como anticipamos no faltan ni Hunk ni Tofu.

Capcom ha mantenido la base del clásico, pero esto no quiere decir que la experiencia de juego vaya a ser la misma, ni mucho menos. Tenemos una cámara «detrás del hombro» con escenarios totalmente tridimensionales y un sistema de apuntado libre que es, en resumen, una pequeña adaptación de lo que hemos visto en juegos como Resident Evil 4 y Resident Evil 5.

El escudo indica que tenemos resistencia adicional al daño.

Las mecánicas son, sin embargo, muy parecidas. Podemos correr y utilizar un atajo de giro rápido, contamos con un inventorio que pausa el juego y lo mismo ocurre al activar el mapa. No hay cambios tampoco en al esencia de los objetos ni en el uso de las hierbas medicinales, salvo por una novedad, y es que ahora consumir una hierba roja junto con una hierba verde y una azul no solo nos cura por completo y nos limpia del efecto «veneno», sino que además reduce el daño que recibimos durante un corto periodo de tiempo.

Esto añade un toque estratégico importante, ya que no solo podemos apostar por consumir una combinación de hierbas de este tipo cuando peleamos contra jefes, sino que también puede ser útil para pasar corriendo por determinadas zonas en las que haya muchos enemigos y no queramos gastar munición.

Los lickers son realmente duros.

Y hablando de munición, es un bien escaso y tienes que saber administrarte, salvo que decidas jugar en modo fácil. Están todas las armas del juego de 1998 y se mantienen las piezas de mejora, pero se ha añadido un elemento importante que debutó en Resident Evil 3: la pólvora. Reunir unidades de pólvora nos permite crear munición de pistola, de escopeta y de mágnum, en función de la calidad de la misma y de la combinación que hagamos. No tiene misterio, pero es un añadido interesante y útil, ya que nos da una mayor libertad de decisión. ¿Creo 12 balas de pistola o tres cartuchos de escopeta? Tú decides.

La jugabilidad se mantiene fiel al clásico, aunque debo decir que los enemigos son, en general, más peligrosos. Los perros pueden ser una pesadilla si logran rodearte, los zombis son muy agresivos y pueden llegar a resistir muchos disparos, y los lickers son simplemente terroríficos. Debemos afrontar cada localización con cuidado, intentar anticiparnos a lo que viene y utilizar el escenario y los daños localizados. El mayor peligro que representan los enemigos se ha compensado con la introducción de objetos defensivos que podemos utilizar cuando nos van a hacer daño, un sistema extraído de Resident Evil 1 Remake que sin duda es todo un acierto.

En algunas ocasiones correr es la mejor opción.

En este sentido quiero aclararos algunas cosas: los disparos en la cabeza causan el mismo daño que los disparos al cuerpo, pero tienen la posibilidad de hacer golpes críticos; disparar a un zombi a las piernas puede dejarlo lisiado, lo que lo convierte en una amenaza menor y nos ayuda a ahorrar munición; y por último, aunque no por ello menos importante, los lickers no pueden vernos, así que si no corremos ni chocamos con ellos no nos atacarán.

Si el juego se os hace muy cuesta arriba recordar estos tres consejos:

  • Podemos utilizar el cuchillo para saber si un zombi sigue vivo, y para rematarlo.
  • Ganar la espalda a un licker nos ayudará a matarlo sin recibir daño.
  • En muchas ocasiones la mejor opción es correr y esquivar.

Volviendo a la historia es importante hacer un inciso. Aunque la esencia es la misma se desarrolla de una forma ligeramente diferente y tiene momentos nuevos tan únicos como emotivos. No entraré en detalle, pero Capcom ha hecho, de nuevo, un trabajo sobresaliente en este sentido.

La historia tiene momentos muy intensos. Atención a los efectos de post-procesado en esta imagen.

Sonido y doblaje: luces y sombras

El acabado sonoro de Resident Evil 2 es excelente. Cada pisada suena diferente en función del lugar en el que nos encontremos, los efectos de sonido son contundentes y contribuyen a generar una atmósfera única y una inmersión total, y también pueden darnos algún que otro susto. Escuchar a un licker haciendo de las suyas desde una habitación hace que te replantees si realmente necesitas salir a buscar esa llave que tenías en mente…

La música también cumple de maravilla, aunque se la echa de menos en algunas ocasiones y en general se da preferencia a los efectos de sonido que se producen durante la mayoría de las escenas, todo para generar una ambientación más realista.

Ada tiene un diseño y un modelado fantástico, pero el doblaje desentona.

Resident Evil 2 está totalmente doblado al castellano, algo que sin duda se agradece. Los actores de doblaje han hecho un buen trabajo, pero el tono de voz que tiene Ada Wong no me parece para nada acertado. Cuestión de gustos, como se suele decir, así que os invito a que me digáis vuestra opinión sobre este aspecto en los comentarios.

Haciendo una valoración general podemos concluir que el apartado sonoro es, en conjunto, sobresaliente, pero no perfecto. La música tiene una presencia menor de la que vimos en el original, y realmente hay escenas en las que se llega a echar en falta. Por contra los efectos de sonido son soberbios, y el doblaje no se ha resuelto del todo bien, sobre todo en lo que respecta a Ada Wong.

Resident Evil 2 en PS4: un excelente trabajo

La versión de Resident Evil 2 para PS4 es también un ejemplo de trabajo bien hecho. Todo lo que hemos dicho aplica directamente a ella, aunque obviamente hay matices a nivel técnico que vamos a valorar en este apartado.

Un lugar familiar…

Capcom ha decidido optar por la resolución 1080p y en principio no he visto ningún síntoma que parezca indicar la utilización de reescalado. No se aprecian efectos de difuminado, propios de las técnicas de suavizado de bajo coste que se utilizan para maquillar reescalados que priorizan el rendimiento sobre la calidad gráfica, y tampoco hay restos de artefactos gráficos, habituales en la reconstrucción de fotogramas cuando se recurre también al reescalado.

La nitidez que presenta la versión de Resident Evil 2 para PS4 es muy buena, y lo mismo aplica a la calidad gráfica. Una versión muy digna teniendo en cuenta el hardware de PS4, aunque debemos tener en cuenta que la tasa de fotogramas por segundo ronda entre los 40 y los 50 FPS de media, lo que llega a afectar a la jugabilidad en ciertas ocasiones, pero no impide disfrutar de una buena experiencia en general.

Como dijimos la calidad gráfica roza, a veces, el fotorrealismo.

Sé que algunos pensarán que Capcom podría haber optado por utilizar sincronización a 30 FPS o por reducir la calidad gráfica y buscar los 60 FPS estables, pero lo cierto es que la decisión de equilibrar calidad gráfica y mantener medias de 40 a 50 FPS consigue un resultado por encima de lo que cabría esperar en un principio. El hecho de que Resident Evil 2 no sea un título de acción frenética ayuda, obviamente.

Notas finales: un remake que pasará a la historia

Las damas primero…

Las expectativas estaban por las nubes. Capcom era consciente de que no podía permitirse errores con el remake de Resident Evil 2, no solo porque podría perder toda la inversión realizada en él, sino porque además empañaría la reputación de la franquicia y acabaría truncando su estrategia de seguir haciendo remakes de sus títulos más conocidos.

Los retrasos y el secretismo con el que se llevó el desarrollo de Resident Evil 2 nos hizo llegar a pensar lo peor, pero al final se han cumplido los mejores pronósticos. A nivel técnico Resident Evil 2 es prácticamente una obra de arte. El modelado de personajes y enemigos es soberbio, los escenarios están muy detallados y perfectamente ambientados, y los efectos de luces y sombras unidos a los efectos de postprocesador logran que en algunos momentos estemos en un nivel «fotorrealista».

Pero el remake de Resident Evil 2 es algo más que una cara bonita. La jugabilidad está muy cuidada, la historia y el carisma de los personajes cumplen con todas las expectativas y las sensaciones que transmite en todo momento son muy positivas. Engancha, te mantiene pegado al teclado (o mando), y además te invita a volver a jugar gracias a sus dos rutas y a sus dos personajes adicionales, Hunk y Tofu.

Resident Evil 2 no solo está a la altura de lo esperado, sino que en algunos aspectos ha superado incluso mis expectativas. Imprescindible.

Valoración final
9,8 NOTA
NOS GUSTA
Excelente calidad gráfica
Mantiene la esencia del clásico
Ambientación soberbia
Excelente narrativa
Jugabilidad bien resuelta
A MEJORAR
El tono de voz de Ada Wong
Algunos puzzles se han simplificado en exceso
RESUMEN
El remake de Resident Evil 2 es más que una muestra de trabajo bien hecho, es un ejemplo de cómo se debe rehacer un clásico. Uno de los mejores juegos de la generación actual. Imprescindible.
Gráficos y sonido10
Jugabilidad9.5
Rendimiento9.5
Duración10

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído