Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

World War Z, analisis: hordas de zombis con un toque clásico

Publicado el

Los zombis están de moda. A pesar de todos los años que llevan en el candelero no nos cansamos de ellos, una realidad que los desarrolladores de videojuegos están aprovechado, y que ha animado a Saber Interactive a crear World War Z.

He seguido toda la información que ha aparecido de World War Z desde que se conoció la existencia del proyecto, y debo decir que tenía muchas ganas de poder echarle el guante. Gracias a los chicos de Koch Media he podido probar el juego durante varios días, y la experiencia ha sido, en general, muy positiva.

En este análisis os contaré todo lo que debéis saber de World War Z en su versión para PC, tanto desde el plano jugable como desde el punto de vista técnico. Para que la lectura os resulte más amena y sencilla mantendré el formato tradicional, pero si tenéis cualquier duda podéis dejarla en los comentarios y estará encantado de ayudaros.

Sin más preámbulos entramos en materia. Ponéos cómodos, que hay mucho que leer.

Configuración y equipo de pruebas

Antes de entrar en el cuerpo del análisis vamos a repasar los requisitos mínimos y recomendados de World War Z, veremos la configuración que hemos utilizado y también el equipo de pruebas. Esto nos permitirá entender mejor los resultados obtenidos a nivel de rendimiento y todo lo que iremos comentando al hablar del aspecto técnico del juego.

Estas son las especificaciones que debemos cumplir para poder mover World War Z en PC:

Requisitos mínimos

  • Windows 7 de 64 bits como sistema operativo.
  • Procesador Core i3 de primera generación o Phenom II X4.
  • 8 GB de RAM.
  • Tarjeta gráfica Radeon R7 250, GT 740 o Intel HD 530.
  • 20 GB de espacio libre.

Si cumplimos estos requisitos podemos jugar en resolución 720p con calidad baja y disfrutar de un buen nivel de fluidez.

A partir de una GTX 750 Ti-Radeon HD 7790 ya podemos jugar con garantías en 1080p con calidades medias-altas (entre 30 y 40 FPS de media).

Requisitos recomendados

  • Windows 10 de 64 bits como sistema operativo.
  • Procesador Core i7 3970X (seis núcleos y doce hilos). No dan equivalente de AMD, pero un Ryzen 5 1600 cumpliría de sobra.
  • 16 GB de RAM.
  • Tarjeta gráfica Radeon R9 280 o GTX 960 con 4 GB.
  • 20 GB de espacio libre.

Con esa configuración podemos mover el juego en 1080p con calidad máxima y disfrutar de medias de entre 45 y 75 FPS. Hay variaciones muy marcadas, pero la experiencia es buena.

Si queremos mantener 60 FPS totalmente estables en 1080p con calidad máxima debemos contar al menos con una GTX 970-GTX 1060 de 3 GB o con una Radeon R9 290-R9 390.

Es importante recordar que el juego permite utilizar DirectX 11 o Vulkan, y que las tarjetas gráficas Radeon de AMD ofrecen un rendimiento excelente trabajando con ésta última. La diferencia de rendimiento llega a ser tan grande que una RX 570 de 8 GB puede superar a una GTX 980 TI.

En caso de que utilicéis una tarjeta gráfica GeForce GTX 900 o inferior os recomiendo utilizar DirectX 11, ya que el rendimiento resulta más estable y se eliminan ciertos problemas de stuttering asociados a una pobre implementación del soporte de Vulkan cuando trabaja con dichas generaciones.

Dicho esto entramos a ver el equipo que hemos utilizado para el análisis:

  • Procesador Ryzen 7 1800X con ocho núcleos y dieciséis hilos a 4 GHz.
  • 32 GB (4 x 8 GB) de RAM Corsair Dominator Platinum RGB DDR4 a 3.200 MHz (CL16).
  • Placa base GIGABYTE AORUS GA-AX370-GAMING 5 con BIOS F23.
  • Sistema de refrigeración Corsair Hydro Series H100i RGB Platinum.
  • Tarjeta gráfica GIGABYTE 980 TI G1 Gaming con 6 GB de GDDR5 a 7,8 GHz y GPU a 1.478 MHz.
  • SSD Samsung Evo 850 de 500 GB (sistema operativo).
  • SSD PCIE NVMe Corsair Force Series MP510 de 960 GB, donde se ha instalado el juego.
  • SHDD Seagate de 2 TB con 8 GB de SSD como caché.
  • Windows 10 Pro de 64 bits.
  • Fuente de alimentación Corsair RM750x con certificación 80 Plus Oro.

Como podemos ver el equipo utilizado supera de sobra los requisitos mínimos, por ello hemos configurado directamente World War Z en 1080p y calidad máxima. Nada más iniciar probé con Vulkan como API por defecto, pero como ya dije noté pequeños tirones de rendimiento y problemas de «stuttering» (pérdida de sincronización de fotogramas), así que cambié a DirectX 11, y la experiencia en general fue perfecta.

También he probado utilizando la opción de ajuste de resolución que permite reescalar tanto a la baja como al alza, y he podido comprobar que con este equipo es viable aplicar un supersampling del 150% (equivalente a 2.560 x 1.440 píxeles) y mantener 60 FPS con calidad ultra.

Calidad gráfica, cuestiones técnicas y  rendimiento

El apartado técnico de World War Z es, en general, muy bueno. Vulkan no se lleva bien con las GTX 900 e inferiores, pero lo compensa con un modo DirectX 11 perfectamente optimizado. Incluso en escenas con una carga de trabajo muy intensa, como por ejemplo cuando se avecinan las hordas de zombis y la pantalla se llena de disparos y explosiones, el motor aguanta perfectamente y el rendimiento es perfectamente estable.

Y hablando de hordas de zombis, Saber Interactive ha hecho un gran trabajo. La cantidad de zombis que aparecen en pantalla llega a ser apabullante y no se aprecia una reducción de calidad gráfica en ningún momento. Es cierto que algunas animaciones son mejorables, pero es consecuencia de un desarrollo pensado para consolas. En cualquier caso el resultado es excelente.

Por lo que respecta al modelado de los personajes de nuevo tenemos un gran trabajo, y los zombis no se quedan atrás. Los escenarios son lineales y bastante cerrados, pero a cambio ofrecen un alto nivel de detalle y cumplen a la perfección, consiguiendo una ambientación posapocalíptica que encaja de maravilla con el planteamiento de World War Z.

Los efectos de iluminación y las sombras también están muy trabajados y casan muy bien con un acabado gráfico que en general es sobresaliente. No no nos olvidamos del apartado sonoro, tanto la música como los efectos de sonido están bien resueltos. Nada que objetar en este sentido.

Las sensaciones que me ha transmitido World War Z han sido muy positivas en lo que respecta al plano técnico, pero hay algunas cosas que podrían haberse pulido. El sistema de hordas es muy bueno, pero en ocasiones presenta errores que van desde vacíos en determinadas secciones del grupo de zombis hasta animaciones defectuosas que quedan bloqueadas. Esto también ocurre en ocasiones aleatorias, con zombis que pueden quedar atrapados en paredes u objetos, y se extiende a los NPCs.

En principio puede parecer poco importante, pero he vivido un par de casos en los que el bloqueo me ha impedido avanzar y he tenido que reiniciar el episodio.

Más allá de esto no he identificado ningún problema que merezca la pena destacar. Los tiempos de carga son buenos y como dije tanto el apartado gráfico como el diseño y la ambientación rayan a un gran nivel.

Pasamos ahora a hablar del rendimiento. En la galería inferior podéis ver varias pruebas de rendimiento tanto con Vulkan como con DirectX 11, como os dije la primera ofrece un rendimiento menor con las GTX 900 e inferiores, y la diferencia es bastante importante, así que evitadla si tenéis una tarjeta gráfica basada en Maxwell, Kepler o anteriores.

Con la configuración en ultra y resolución 1080p supersampleada en un 150% (1440p) puedo jugar manteniendo medias estables de 60 FPS. Reducir el escalado al 100% (1080p) me permite superar en casi todo momento los 100 FPS. Sí, en general World War Z está bien optimizado a pesar de los problemas que cité con Vulkan en gráficas NVIDIA de generaciones «antiguas».

Historia y jugabilidad

World War Z es un juego que no tiene un modo historia como tal, al menos no en sentido estricto. Nos encontramos en pleno apocalipsis zombi y tenemos a varios supervivientes que luchan por escapar del horror que han sembrado los no muertos.

Sobre esa base Saber Interactive ha cogido el concepto de capítulos y episodios que vimos en Left 4 Dead y lo ha integrado en World War Z de una manera directa.

El resultado es simple, tenemos cuatro ciudades distintas; Nueva York, Moscú, Jerusalén y Tokio, cada una con diferentes episodios y su propio elenco de cuatro personajes entre los que podemos elegir. No presentan diferencias más allá del aspecto físico, así que podemos elegir a nuestro favorito sin ningún miedo.

La cámara que utiliza el juego es en tercera persona y es prácticamente idéntica a la que hemos visto en juegos como The Division 1 y 2, y también en Resident Evil 4, 5 y 6. En efecto, esto quiere decir que está colocada detrás del personaje, como podemos ver en las imágenes. Todo un acierto, ya que encaja a la perfección con la acción frenética que presenta World War Z.

En cada episodio deberemos hacer frente a hordas de zombis y cumplir una serie de objetivos sencillos. Para ello tendremos a nuestro alcance una gran variedad de armas divididas en principal, secundaria y pesada. Las dos primeras juegan el tipo rol de arma básica (pistola por ejemplo) y arma habitual (fusil de asalto, subfusil, rifle, escopeta, étc), mientras que la pesada es un tipo de arma especial que puede sacarnos de grandes apuros, e incluye desde una motosierra hasta un lanzamisiles.

También podremos utilizar diferentes elementos defensivos con los que frenar la embestida de hordas de zombis en las secciones de supervivencia. Sí, tendremos que construir una base improvisada con torretas, alambre de espino y otros elementos que nos ayudarán a luchar contra los no muertos.

Acción pura con toques de construcción que se combina, además, con tintes de rol, y es que no solo subimos de nivel, sino que además podemos elegir entre un total de seis clases y personalizar las habilidades con una moneda que obtendremos al completar escenarios y objetivos. Podemos conseguir ese recurso tanto en partidas individuales como cooperativas, pero donde realmente brilla World War Z es en el modo multijugador, tanto en cooperativo como en competitivo.

Podemos jugarlo en solitario, un modo bien resuelto aunque con una IA muy justita, pero lo que realmente da valor a World War Z es jugarlo con amigos. Como ocurría con Left 4 Dead es en ese modo donde este título de Saber Interactive realmente muestra su mejor cara.

World War Z es muy divertido y adictivo incluso cuando lo jugamos en solitario, tiene un encanto especial (sobre todo si te gusta la temática zombi), pero para disfrutarlo de verdad lo mejor es que juegues en compañía de tus amigos.

Notas finales

En líneas generales World War Z presenta un acabado técnico sobresaliente que, lamentablemente, se ve afectado por algunas carencias importantes, como una IA muy justa, los errores en hordas y NPCs que llegan a provocar bloqueos y algunos fallos en las animaciones que acaban desluciendo el conjunto. No es grave, pero obviamente le pasa factura y hay que tenerlo en cuenta.

A nivel de jugabilidad estamos ante un juego que puede ser repetitivo y monótono si jugamos solos, pero que alcanza cuotas de diversión enormes cuando lo disfrutamos en compañía. La ausencia de un modo campaña y de una historia tradicional se compensa con su simplicidad, y es que te permitirá liberar adrenalina y pasar un buen rato sin complicaciones.

No hay duda de que World War Z tiene margen de mejora en muchos aspectos, pero es un juego divertido, con un apartado técnico que brilla en muchos aspectos y que en general resulta muy recomendable, sobre todo si te gusta la ambientación tipo apocalipsis zombi y si cuentas con al menos un par de amigos dispuestos a acompañarte a matar hordas de comedores de cerebros.

Valoración final
8,5 NOTA
NOS GUSTA
Buen nivel gráfico
El sistema de hordas
Acción frenética muy conseguida
Eterno si juegas con amigos
Buena optimización
A MEJORAR
Fallos técnicos
Aburre pronto si juegas solo
RESUMEN
World War Z ofrece una experiencia única al enfrentarnos a cientos de zombis de manera simultánea. Un buen juego que, a pesar de sus carencias, roza el sobresaliente. Eso sí, mejor con amigos.
Gráficos y sonido8.5
Jugabilidad9.5
Rendimiento9
Duración7

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído