Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Nuestros lectores hablan: ¿cuánto gastarías en una tarjeta gráfica?

Publicado

el

Si quieres jugar en PC la tarjeta gráfica es un componente fundamental. Hace unos años los ciclos de renovación eran relativamente cortos, algo que solo era posible por la constante innovación del sector y los desarrollos centrados en compatibles.

Esta situación se mantuvo hasta el final del ciclo de vida de Xbox 360 y PS3. A partir de ese momento la transición hacia los desarrollos centrados en consola se hizo cada vez más fuerte y culminó con el lanzamiento de PS4 y Xbox One. Las consecuencias han sido muy claras, se ha alargado la vida útil de las tarjetas gráficas y se ha reducido la innovación en el sector, algo que está afectando también de forma clara al desarrollo de videojuegos.

Lo entenderemos mejor con un ejemplo. En 1996 contar con una aceleradora gráfica Voodoo 1 de 3DFX era una maravilla, pero en 1999 dicha tarjeta gráfica ya empezó a mostrar signos claros de agotamiento. Quake III, un juego que llegó en dicho año, solo ofrecía una experiencia realmente buena en una Voodoo 3, y ni siquiera la «poderosa» PS2 era capaz de mover dicho juego en condiciones.

Esa «obligación» de renovar tarjeta gráfica cada dos o tres años se ha ido diluyendo de forma clara. Recuerdo perfectamente que gracias al largo ciclo de vida que tuvieron PS3 y Xbox 360 puede aprovechar mi GeForce 9600 GT durante muchos años, y lo mismo habría ocurrido con mi GTX 970 de no ser porque encontré una excelente oferta y me animé a comprar una GTX 980 Ti (295 euros restaurada con garantía de Amazon).

Un PC de gama alta de 2013 basado en un Core i7 3770 con 8 GB de RAM y una Radeon HD 7970 de 3 GB es capaz de mover prácticamente cualquier juego actual en 1080p con calidades altas o medias, según la optimización del mismo, sin ningún tipo de problema. Es cierto que la posibilidad de jugar en 4K y los diferentes ajustes gráficos animan al jugador a comprar tarjetas gráficas más potentes, pero con el estancamiento de los desarrollos alrededor de las consolas y la larga vida útil que tienen estas al final la necesidad de actualizar es cada vez menor.

Tecnologías avanzadas, como PhysX en su momento y el trazado de rayos actualmente, llegaron para paliar esta situación e intentar acortar los ciclos de renovación. La primera fue un fracaso absoluto, y el segundo se encuentra todavía «en pañales». Es cierto que está llamado a convertirse en el futuro de los videojuegos, tanto en consola como en PC, pero todavía quedan al menos un par de años para que eso ocurra.

Si ponemos todo esto en conjunto llegamos a una conclusión evidente que han sabido ver tanto Intel como AMD, y es que los jugadores cada vez apuestan más por las tarjetas gráficas de gama media cuyo precio es inferior a los 300 euros. Es perfectamente comprensible, ya que permiten jugar con total fluidez en resoluciones 1080p y 1440p con una inversión asequible.

En mi caso debo reconocer que nunca he gastado más de 350 euros en una tarjeta gráfica, y no creo que llegue a pasar de esa cifra salvo que encuentre alguna oferta verdaderamente rompedora. Por lo general el mejor valor precio-rendimiento lo encontramos en la gama media y en la gama media alta, sin ir más lejos modelos como la RTX 2060, que podemos conseguir por poco más de 300 euros, ofrecen un excelente valor para lo que cuestan.  Esta tarjeta gráfica es, de hecho, una de las opciones que vimos en nuestra guía de cinco tarjetas gráficas que no debes comprar y cinco alternativas que sí.

Ahora os toca a vosotros, ¿cuánto dinero estaríais dispuestos a gastar en una nueva tarjeta gráfica? Los comentarios son vuestros.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído