Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

El primer juego con trazado de rayos obligatorio llegará en 2023

Publicado

el

trazado de rayos

Puede que nos guste más o menos, pero el trazado de rayos ha llegado para quedarse. Cuando NVIDIA anunció la serie GeForce RTX serie 20 el pasado generó mucha expectación por el enfoque de renderizado híbrido que había adoptado la compañía, aunque no faltaron voces críticas que cuestionaron la necesidad de dar ese salto de una manera tan precipitada.

En su momento fui uno de los primeros que dudó de ese enfoque, aunque debo reconocer que con el paso del tiempo mi postura ha cambiado. No ha sido algo súbito ni carente de fundamento, sigo pensando que el trazado de rayos es algo que todavía «le viene grande» a las GeForce RTX serie 20, aunque gracias a la correcta implementación del DLSS es posible conseguir resultados bastante buenos en la mayoría de los casos.

Por otro lado también debo decir que el apoyo que está teniendo NVIDIA por parte de los desarrolladores y la confirmación de que las consolas de nueva generación contarán con soporte de trazado de rayos me ha terminado de convencer. Dicha tecnología está todavía «en pañales», pero está claro que es el futuro del mundo de los videojuegos, y que marcará una etapa de transición similar a la que se vivió en su momento con «Transform & Lighting (T&L)».

Quizá alguno de nuestros lectores no recuerde qué supuso dicha tecnología, así que vamos a recordarlo. Esta tecnología ofrecía una aceleración a nivel de hardware (con la API DirectX 7) a la hora de trabajar con objetos 3D que se transforman en función de las fuentes de luz que les afectan. Los cálculos asociados a todas esas posibles transformaciones en función de la luz eran tan intensos que no estaban al alcance de cualquier tarjeta gráfica, ni siquiera las potentes (para la época) Riva TNT 2 contaban con soporte de T&L, solo a partir de la GeForce 256, calificada por NVIDIA como «la primera GPU«, empezó a tener soporte oficial.

Si no recuerdo mal las Radeon serie 7500 también soportaban T&L por hardware y fue, como dijimos, una tecnología que tardó un tiempo en asentarse, pero que al final acabó completando un periodo de transición hasta convertirse en algo imprescindible. El desenlace fue claro, o contabas con una tarjeta gráfica compatible con T&L o no podías jugar a los títulos más avanzados del mercado.

Juegos con trazado de rayos como requisito en 2023

Morgan McGuire, de NVIDIA, tiene claro que ese será el camino que seguirá el trazado de rayos, que se acabará convirtiendo en un estándar del sector, y se ha atrevido a decir en un tweet que está convencido de que el primer juego que necesitará de una tarjeta gráfica con soporte de trazado de rayos por hardware llegará en 2023.

Puede que nos parezca una locura, pero si recordamos las transiciones tecnológicas que se han producido en los últimos años en el sector de las tarjetas gráficas lo cierto es que tiene sentido. La estandarización de las aceleradoras 3D como requisito fundamental para jugar se produjo en poco años, y lo mismo ocurrió con el T&L, así que su enfoque no resulta descabellado.

Es importante tener en cuenta que hablamos de requisitos a nivel de hardware, es decir, que necesitaremos una tarjeta gráfica con hardware dedicado a trazado de rayos para conseguir una experiencia óptima. Si te parece algo excesivo te recuerdo, de nuevo, que estamos ante una previsión a cinco años, y que el T&L también se podía emular vía software, algo similar a lo que ocurre con el trazado de rayos en las GTX 10 GTX 16, pero el resultado era terrible por la carga de trabajo que suponía.

Será interesante ver cómo evoluciona el mundo del gaming en PC en este sentido, sobre todo teniendo en cuenta que las Radeon RX de AMD basadas en Navi no cuentan con hardware dedicado a trazado de rayos y son, sin embargo, una pieza fundamental en PS5 y Xbox Scarlett. Puede que Sony y Microsoft hayan conseguido GPUs modificadas a nivel interno para ofrecer un mayor rendimiento con dicha tecnología, o que el enfoque híbrido que tiene en mente la compañía de Sunnyvale sea tan efectivo que acabe ofreciendo una buena experiencia.

Dudas, muchas dudas que todavía no podemos resolver de forma efectiva, pero tenemos una cosa clara, y es que antes o después nos va a tocar comprar una tarjeta gráfica con soporte de trazado de rayos si no queremos quedarnos atrás. Recuerdo que cuando se produjo la transición al T&L di el salto a una GeForce FX 5200 Ultra con 128 MB para poder seguir disfrutando de los juegos de última generación en condiciones aceptables, una tarjeta gráfica básica que sin embargo cumplió de sobra con mis expectativas y me servicio para aguantar un tiempo hasta que pude adquirir una GeForce 6600 GT con 256 MB.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído