Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

El Hubble vuelve a estar operativo tras otro mes de parón

Publicado el
El Hubble vuelve a estar operativo tras otro mes de parón

Aunque el Hubble no es el objeto creado por el ser humano que más tiempo lleva surcando el espacio de manera controlada, mérito que sin duda debemos concederle a la Voyager-1, que surca el espacio desde 1977, el veterano telescopio fue lanzado el 24 de abril de 1990 y entró en servicio pocas semanas después, el 20 de mayo del mismo año. Y desde entonces, aunque con algunos parones en su actividad, se ha mantenido activo y operativo, proporcionándonos imágenes únicas del Universo, mucho más allá de su vida prevista cuando fue diseñado y entró en servicio.

Actualmente esperamos el lanzamiento del James Webb el próximo 22 de diciembre, al que muchos han identificado como el sucesor del Hubble. Sin embargo esto no es cierto, pues una vez operativo el James Webb, el Hubble, que el año pasado cumplió 30 años de servicio, se mantendrá operativo y seguirá siendo una sensacional herramienta de investigación mientras que sea capaz de hacerlo, algo que esperemos que se pueda medir en años.

No obstante, la edad muchas veces lleva asociados los achaques, lo vemos en las formas de vida, pero también en todo tipo de dispositivos, desde PC y smartphones hasta, claro, enormes telescopios espaciales que son nuestros ojos en el espacio. Este año ya tuvimos una primera muestra de ello, cuando un sistema falló, provocando que el Hubble permaneciera inactivo durante un mes, parón del que pudo salir a finales de julio gracias al hardware de respaldo.

El Hubble vuelve a estar operativo tras otro mes de parón

Todo parecía ir bien de nuevo hasta que a finales de octubre el telescopio empezó a experimentar un problema de sincronía entre el sistema responsable de gestionar los elementos del telescopio y los mismos. Los fallos fueron persistentes durante varios días, lo que obligó a la NASA a volver a poner el Hubble en modo seguro, que básicamente consiste en reducir sus actividades al mínimo para subsistir. El problema es que, incluso una vez detectados y subsanados los problemas, la vuelta del telescopio a sus actividades es un proceso que debe llevarse a cabo a un ritmo muy, muy pausado.

La buena noticia es que dicho proceso es lento pero seguro y, tal y como ha informado la agencia espacial estadounidense, el Hubble ya vuelve a estar plenamente operativo, por lo que ya está en disposición de retomar todas sus actividades rutinarias. Una excelente noticia, que nos vuelve a poner a la espera de nuevas e impresionantes imágenes capturadas por el telescopio.

No obstante, dos fallos de este tipo en un solo año, y además no relacionados entre sí, son una señal clara de que el Hubble ya no está en su mejor momento. Son dos achaques, como mencionaba anteriormente, que nos llevan a pensar que su vida útil se va acercando a su fin. Hace alrededor de un año, nos tuvimos que despedir del radiotelescopio de Arecibo. Ahora el Hubble nos ha concedido una prorroga, y esperemos que se alargue mucho en el tiempo, pero es imprescindible que mantengamos nuestros ojos en el espacio, por lo que el James Webb debería ser solo el primer paso de un plan mucho más amplio.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído