Web Analytics
Conecta con nosotros
Guía para elegir el portátil gaming que necesitas Guía para elegir el portátil gaming que necesitas

Guías

Guía para elegir el portátil gaming que necesitas: Todo lo que debes tener en cuenta

Publicado

el

El alto precio de las tarjetas gráficas ha hecho que muchos usuarios opten por comprar un portátil gaming ya que, al final, su precio acababa siendo más interesante que el de un equipo de escritorio completo. Es una realidad que, lamentablemente, todavía se mantiene a día de hoy, y que no cambiará hasta que se normalice el mercado de las tarjetas gráficas de consumo general.

También ha influido el hecho de que los portátiles gaming han mejorado mucho durante los últimos años, y no solo en términos de potencia, también evolucionado en materia de diseño, disipación, tecnologías diferenciales y movilidad. Echad la vista atrás un momento y pensad en cómo estaba la cosa hasta no hace mucho, si queríamos comprar un portátil gaming potente nos limitábamos a «monstruos» de gran tamaño que superaban fácilmente los tres kilogramos de peso.

Ahora, podemos encontrar equipos con un peso inferior a los dos kilogramos que son capaces de mover juegos exigentes sin problema, incluso en resoluciones 1440p, y la llegada del hardware especializado y de esas tecnologías diferenciales, como el DLSS y el FSR, han hecho que sea posible jugar a un nivel que no nos habríamos podido imaginar hace unos años.

La gran avalancha de hardware que se ha producido en los últimos dos años, unido a los distintos diseños que presentan componentes aparentemente iguales y a la convivencia de diferentes generaciones de CPUs y GPUs han hecho que, al final, tengamos una enorme variedad de opciones entre las que elegir. Esto tiene un lado positivo, y es que tienes muchas alternativas a la hora de elegir tu nuevo portátil profesional, pero esto plantea una contrapartida, y es que cada vez resulta más complicado tomar una decisión acertada.

Por ello, he querido dar forma a este artículo, donde encontraréis una guía que os ayudará a elegir el portátil que mejor se adapte a vuestras necesidades, y a vuestro bolsillo. Como siempre, si una vez que terminéis de leerlo os queda alguna duda, podéis dejarla en los comentarios y os ayudaré a resolverla. Sin más, empezamos, poneos cómodos.

Guía para elegir el portátil gaming que necesitas

Cómo elegir el portátil gaming que necesito: Aspiraciones y presupuesto

El punto de partida sobre el que debes construir tu decisión estará formado por tus objetivos, es decir, tus aspiraciones, y por el dinero que puedas (o quieras) gastarte. Esto delimitará el nivel mínimo de especificaciones que deberíamos buscar, y también establecerá las gamas a las que podremos acceder. También nos permitirá tener claro si podremos satisfacer, o no, esas aspiraciones con el presupuesto que tenemos.

Vamos a ver algunos ejemplos que nos ayudarán a entender mejor lo que acabamos de decir. Imagina que tienes un presupuesto de 600 euros, y que quieres jugar en 1080p con garantías. En este caso, la cosa está muy complicada, y salvo que te centres en el mercado de segunda mano podrás encontrar una opción aceptable por ese dinero. Lo más cercano que he encontrado sería este MSI GF63 por 689,99 euros, un equipo que viene con una GTX 1650 y que, ciertamente, puede mover juegos en 1080p, aunque en muchos casos tendrás que reducir calidad gráfica.

Si te marcas un presupuesto de 800 euros y mantienes el objetivo de jugar en 1080p, la cosa ya pinta mucho mejor. Podrás acceder a una gran variedad de equipos con configuraciones bastante equilibradas, y sí, podrás cumplir ese objetivo. Esta franja de precios es una de las más concurridas, y también es una de las más complicadas a la hora de elegir un portátil gaming, porque en ella concurren equipos con componentes muy diversos, y de generaciones distintas. Para colmo de males, no todos los modelos de nueva generación rinden más que los de la generación anterior, lo que complica aún más las cosas.

Mil euros ya nos permiten comprar un portátil gaming bastante capaz

Guía para elegir el portátil gaming que necesitas

Vamos con otro ejemplo. Si tuvieras un presupuesto de 1.000 euros ya podrías acceder a tecnologías de última generación, como el trazado de rayos acelerado por hardware y el DLSS, sin tener que renunciar a una configuración equilibrada ni a un buen rendimiento en rasterización. Por ejemplo, con un presupuesto de 800 euros lo ideal sería ir a por un portátil gaming con una GTX 1660 Ti porque, al final, esta es bastante más potente que la RTX 3050 Mobile, pero con un presupuesto de 1.000 euros podríamos dar el salto a una RTX 3050 Ti Mobile.

A partir de los 1.500 euros la cosa se pone muy interesante, y podremos comprar un portátil gaming potente y ligero. En esta franja de precios nos encontramos con las tarjetas gráficas GeForce RTX 3060, Radeon RX 6600M y RTX 2070. Con ellas, podemos jugar con todas las garantías en 1080p, e incluso en 1440p, aunque puede que en este último caso tengamos que afinar un poco la calidad gráfica.

La franja de los 2.000 euros te permitiría llegar a la gama alta, y acceder a tarjetas gráficas que se mueven bien en resoluciones 1440p e incluso en 4K, aunque en este último caso, dependiendo del modelo, tendrás que acabar tirando de DLSS o reduciendo calidad para no perder fluidez. Las Radeon RX 6700M, RX 6800M, GeForce RTX 3070 Mobile y RTX 3080 Mobile son las estrellas de este nivel.

Si decides gastar más de 2.000 euros, ten presente que te estás metiendo en un terreno «premium» donde, normalmente, no disfrutarás de una gran diferencia en rendimiento, de hecho puede que en algunos casos este empeore si eliges diseños ultraligeros, y estarás haciendo una inversión menos acertada desde una perspectiva precio-rendimiento. En tu caso, me mantendría en la franja de los 2.000 euros como máximo.

En caso de que no puedas cubrir tus aspiraciones con el presupuesto que tienes, lo mejor que puedes hacer es esperar, ahorrar un poco más y conseguir ese dinero que falta para poder comprar el portátil que realmente se ajusta a tus objetivos básicos en términos de resolución, y de rendimiento. Siguiendo el guión básico que te hemos dejado anteriormente lo tendrás muy fácil, pero no te preocupes, vamos a profundizar sobre esta cuestión en el siguiente apartado.

Guía para elegir el portátil gaming que necesitas

Prioriza los componentes de forma inteligente: Cosas que debes tener claras

Dentro de una misma franja de precios encontrarás equipos con especificaciones muy distintas, incluso a pesar de que su precio puede ser casi idéntico. Así, puede que dos portátiles cuesten 760 euros, y que tengan la misma cantidad de memoria RAM y de almacenamiento, pero que uno tenga una CPU más potente y otro una tarjeta gráfica superior.

También puede que nos encontremos con equipos que parecen iguales, pero que no lo son porque sus componentes tienen configuraciones distintas, y porque son además de generaciones o de gamas diferentes. Por ejemplo, una GeForce RTX 3070 Mobile puede tener configuraciones de TGP (consumo total) que van desde los 80 hasta los 125 vatios, aunque algunos ensambladores superan esa cifra. Obviamente, los modelos con mayor consumo serán bastante más potentes.

Al final, todo esto añade una capa de complejidad muy grande que podría llevarnos mucho tiempo analizar de forma exhaustiva. Obvia decir que esto sería contraproducente porque, al final, vosotros también tendríais que leer más y que asimilar una mayor cantidad de información. Por ello, voy a centrarme en lo importante y os voy a resumir todo lo que debéis tener claro a la hora de valorar los componentes de vuestro nuevo portátil gaming.

La tarjeta gráfica es la pieza más importante de un portátil gaming

Guía para elegir el portátil gaming que necesitas

Y por una razón muy sencilla, nuestro objetivo es jugar, y dicho componente es el que determinará en qué resolución podremos jugar con fluidez, qué calidad gráfica podremos utilizar y a qué tecnologías podremos acceder. Por ello, debemos darle una prioridad total, aunque sin crear ningún desequilibrio.

Siguiendo con el ejemplo anterior, si nos encontramos con un portátil gaming que cuesta lo mismo que otro y que tiene una CPU menos potente, pero que cuenta con una tarjeta gráfica superior, deberíamos ir a por él, ya que ofrecerá un mayor rendimiento en juegos, siempre que no rompa esa idea de equilibrio que hemos citado, y que cumpla con los mínimos que vamos a ver más adelante.

Ten en cuenta que una tarjeta gráfica de nueva generación no siempre tiene por qué rendir más que otra de una generación anterior. Es algo que ya hemos visto al detalle en nuestra guía de equivalencias de tarjetas gráficas de escritorio, y que también aplica a las tarjetas gráficas para portátiles. Por ejemplo, una GTX 1660 Ti es más potente que una GeForce RTX 3050 Mobile, y también supera en algunos casos a la GeForce RTX 3050 Ti Mobile, aunque en este caso la cosa está más igualada, y la segunda sería mejor opción por su hardware para acelerar trazado de rayos y su soporte del DLSS.

También es importante que recuerdes lo que he dicho sobre el consumo de una tarjeta gráfica. Un portátil para gaming que sea ligero tendrá una versión de bajo consumo, y ofrecerá por tanto menos rendimiento que otro modelo más pesado que tenga la misma tarjeta gráfica pero con un mayor consumo. Antes de tomar una decisión, infórmate bien de qué tarjeta gráfica exacta incluye el portátil gaming que estás barajando comprar, ya que podrías llevarte una decepción por el tema del consumo. No exagero, piensa que una RTX 3070 Mobile de alto consumo puede superar a una RTX 3080 de bajo consumo.

Guía para elegir el portátil gaming que necesitas

¿Qué tarjeta gráfica debería buscar para jugar en 1080p, 144p y 2160p?

Para jugar en 1080p con garantías, lo ideal es buscar un portátil gaming que tenga, al menos, una GeForce GTX 1660 Ti. Este modelo ofrecen un rendimiento tan bueno que es capaz de mover juegos actuales y exigentes, como Cyberpunk 2077 y Dying Light 2, en calidades muy altas y manteniendo una buena fluidez. Sus 6 GB de memoria gráfica son también una garantía de que no tendremos problemas, ni siquiera con títulos tan tragones como DOOM Eternal. La Radeon RX 5600M sería su alternativa si queremos una GPU de AMD.

Si queremos jugar en 1440p, lo ideal sería optar con un portátil gaming que monte una GeForce RTX 3070 Mobile o por una Radeon RX 6700M, aunque la opción de NVIDIA es más potente (entre un 10% y un 15%). La solución de AMD cuenta con la ventaja de ofrecer 10 GB de memoria gráfica frente a los 8 GB de la opción de NVIDIA, pero esta última rinde mucho mejor con trazado de rayos y nos permite activar el DLSS, una tecnología que marca una diferencia sustancial cuando nos movemos en esta resolución.

Jugar en resolución 2160p (4K) con un portátil no es algo a lo que aspiren muchos usuarios, y es normal por el enorme impacto que tiene esa resolución en el rendimiento, por el coste que debemos asumir y porque, al final, estamos metiendo una enorme cantidad de píxeles en una pantalla muy pequeña. No obstante, si eres de los que quiere llegar a este nivel, ve pensando en una RTX 3080 Mobile o en una RX 6800M.

Guía para elegir el portátil gaming que necesitas

Procesador y memoria RAM: segundo y tercero en tu lista de prioridades

Ya tienes claro qué tarjeta gráfica debería montar tu nuevo portátil gaming, ¿pero qué hay del procesador, este no importa? Nada más lejos de la realidad, importa, y mucho, lo que ocurre es que es menos relevante que la tarjeta gráfica cuando nuestro objetivo es jugar, y por ello hemos empezado hablando de esta.

Lo primero que debes grabarte a fuego es que los juegos actuales priorizan el IPC sobre el total de núcleos, y que esto no va a cambiar ni a corto ni a medio plazo. Por ello, no tiene sentido que compres, por ejemplo, un portátil con un Ryzen 9 4900H pudiendo comprar un equipo con un Intel Core i5-11500H. El primero tiene 8 núcleos y 16 hilos, pero mantiene unas frecuencias de trabajo inferiores y tiene un IPC menor que el chip de Intel, lo que significa que rinde peor en juegos.

El Intel Core i5-11500H tiene 6 núcleos y 12 hilos, un nivel óptimo para mover cualquier juego presente y futuro, y nos permitirá disfrutarnos de una experiencia superior desde el primer momento. Es una garantía a presente y a futuro, y por tanto resulta la opción más inteligente en este ejemplo que hemos puesto, no solo por rendimiento, sino también porque es un componente más barato.

¿Qué procesador debería tener entonces un portátil gaming?

Guía para elegir el portátil gaming que necesitas

La respuesta es depende, del presupuesto y de la gama, claro. Un portátil para gaming que monte un procesador de cuatro núcleos y ocho hilos, como el Intel Core i7-11370H, puede parecer poco recomendable, pero si lo compensa con un precio bajo y viene acompañado de una GeForce RTX 3060 Mobile es mejor opción que otro equipo que tenga un Core i5-10500H (seis núcleos y doce hilos) y una RTX 3050 Mobile. Creo que la idea se entiende perfectamente con este sencillo ejemplo, pero os recuerdo en este sentido el análisis del ASUS TUF Dash F15.

No obstante, a pesar de ese «depende» os puedo dar una relación de mínimos y máximos que deberíamos buscar siempre en un portátil gaming, dependiendo del presupuesto y de la gama:

  • Una CPU de cuatro núcleos y ocho hilos con un alto IPC (Core Gen11, Zen 3, Core Gen12) sería el mínimo para disfrutar de una buena experiencia en casi todos los casos. El Intel Core i7-11370H sería un buen ejemplo.
  • Lo ideal sería una CPU de seis núcleos y doce hilos con un alto IPC (Core Gen11, Zen 3, Core Gen12), ya que tendríamos asegurada una larga vida útil. Los Core i5-11500H y Ryzen 5 5600H son también dos buenos exponentes.
  • No vale la pena ir a por un procesador de 8 núcleos y 16 hilos en un portátil gaming, salvo que vayamos a utilizarlo para algo más que jugar.

Los procesadores de generaciones anteriores a los Core Gen11 y Zen 3 todavía ofrecen un buen rendimiento, pero normalmente vienen en equipos que tienen un precio demasiado cercano al de otros con los modelos actuales, así que salvo casos muy concretos no valen la pena.

¿Y qué hay de la memoria RAM?

Es un componente que también puede marcar la diferencia entre mover un juego con fluidez o hacerlo a trompicones, pero la verdad es que resulta mucho más fácil de elegir que los dos anteriores. A día de hoy, todavía es posible jugar bien con 8 GB de memoria RAM, pero viendo la tendencia que tienen los juegos de nueva hornada ya no recomiendo comprar portátiles con esa cantidad de memoria, salvo casos extremos de ofertas muy apetecibles que justifiquen la «molestia» de tener que ampliar nosotros, posteriormente, dicho componente.

Para jugar con todas las garantías, tu nuevo portátil gaming debería contar con 16 GB de memoria DDR4 a 3.200 MHz, o DDR5 en caso de que sea un modelo de última generación, y esta debe venir en dos módulos para aprovechar el doble canal. Puede que te estés preguntando si vale la pena contar con 32 GB de RAM en un portátil gaming, y la respuesta es muy simple, si solo vas a jugar, no, no vale la pena en absoluto.

Otras cosas a tener en cuenta para acertar con tu nuevo portátil gaming

Guía para elegir el portátil gaming que necesitas

Ya hemos tocado los tres componentes clave de un portátil gaming, pero todavía nos quedan algunas cosas en el tintero que no podemos pasar por alto: el almacenamiento, la pantalla, el diseño y lo que conocemos como «aspectos que añaden valor».

Es un hecho que los juegos siguen ocupando mucho espacio, y que necesitan de un SSD de alto rendimiento para funcionar de forma óptima, tanto en lo que respecta a los tiempos de inicio como a la carga de elementos gráficos. Todos los portátiles gaming que se comercializan a día de hoy vienen con unidades SSD de alto rendimiento, así que esto no plantea ningún problema.

La cuestión está, directamente, en la capacidad del mismo. Por experiencia propia, te recomiendo que no bajes de los 512 GB, aunque lo ideal sería contar con una unidad de 1 TB para poder tener varios juegos instalados sin que esto nos suponga un problema. Piensa que, si compras un portátil gaming con un SSD de 256 GB podrías quedarte sin espacio con solo instalar dos juegos, ya que títulos como Call of Duty Black Ops Cold War consumen 125 GB.

Saltamos ahora a la pantalla. El tamaño estándar de un portátil gaming son las 15,6 pulgadas, aunque es posible encontrar modelos con un tamaño de 17,3 pulgadas. Los primeros son más ligeros, y en general la opción más equilibrada, aunque al final la elección de uno u otro tamaño de pantalla dependerá de nuestras necesidades y de nuestras prioridades. El tipo de panel también es muy importante, ya que de este dependerá la calidad de la pantalla.

Normalmente, la mayoría de los portátiles gaming actuales utilizan paneles de tipo IPS o «grado IPS». Estos últimos son algo inferiores, pero cumplen sin problema ofreciendo unos ángulos de visión muy buenos, y una reproducción del color más que aceptable. No obstante, tened mucho cuidado con este tema ya que, en algunos modelos, el contraste y la reproducción del color puede estar por debajo de lo deseable.

Guía para elegir el portátil gaming que necesitas

La tasa de refresco, y la tecnología Adaptative Sync, son otras dos claves a tener en cuenta a la hora de valorar la pantalla de un portátil gaming. A mayor tasa de refresco mayor fluidez, siempre que nuestro equipo sea capaz de conseguir una alta tasa de fotogramas por segundo. La tecnología Adaptative Sync sincronizará la tasa de refresco con los fotogramas por segundo, y nos librará de los molestos problemas de «stuttering» y «tearing».

En un portátil gaming de bajo coste (menos de 800 euros) es normal encontrarnos con paneles «nivel IPS» que cubren un espacio de color bastante limitado, que solo llegan a 60 Hz de tasa de refresco y que no cuentan con Adaptative Sync. Esto es perfectamente aceptable por una cuestión de precio, ya que al final nos movemos en un nivel muy bajo. Sin embargo, cuando nos movemos en la franja de 900 euros o más, deberíamos ser más exigentes y buscar modelos con paneles IPS que tengan una tasa de refresco de 144 Hz y Adaptative Sync.

El diseño del portátil gaming es otro aspecto a tener en cuenta, aunque es tan variable y depende tanto del gusto del comprador que solo me voy a centrar en lo importante: la calidad de construcción y el peso. Un portátil gaming económico (menos de 1.000 euros), normalmente irá construido en plástico, mientras que los modelos más caros suelen utilizar aluminio o incluso aleaciones de materiales como el magnesio. Esto influye en la calidad que transmite al tacto, y también puede afectar al peso y a su vida útil.

Por otro lado, en la calidad de construcción también hay que tener presente el sistema de refrigeración y los materiales utilizados. Un portátil de gama baja tendrá, normalmente, un sistema de refrigeración más limitado y utilizará materiales más simples, mientras que uno de gama alta tendrá un sistema de refrigeración más avanzado, duradero y eficiente, y utilizará materiales premium. ASUS, por ejemplo, utiliza metal líquido en sus portátiles gaming más potentes.

portátil gaming

Como es evidente, este tema depende mucho de la gama en la que nos movamos, de nuestro presupuesto y de nuestras aspiraciones. No obstante, tened en cuenta que un portátil gaming con un acabado premium y un formato más ligero puede ser mucho más caro que otro más pesado y construido en plástico, y también puede ser menos potente.

Para terminar, vamos a ver otros aspectos que añaden valor a un portátil gaming: la conectividad y los dispositivos de entrada. En un portátil para gaming aspectos como los sistemas de seguridad y las cámaras frontales tienen un peso menor, pero el teclado y la conectividad juegan un papel importante. La mayoría de los equipos actuales vienen con Wi-Fi 6 y disponen de un abanico de puertos suficiente para cubrir las necesidades de cualquier usuario, pero tened en cuenta que los equipos más económicos, y los de generaciones anteriores, pueden estar mucho más limitados.

En cuanto al teclado, la calidad del mismo va en relación a la gama en la que miremos. Obviamente, un portátil gaming de 800 euros tendrá un teclado de menor calidad que otro de 1.600 euros, pero esto no quiere decir que el primero no vaya a poder cumplir con nuestras necesidades. Este tema es también bastante subjetivo, y dependerá de nuestras necesidades específicas. Con todo, tened claro que si sois exigentes en este sentido, debéis poner los ojos directamente en los portátiles de gama media y gama alta. Algunos de estos modelos marcan una diferencia importante, ya que utilizan teclados mecánicos.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído