Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

MSI estrena la GPU Intel Arc A380 en un PC de sobremesa

Publicado

el

Intel Arc A380

La Intel Arc A380 es una de las tarjetas que el gigante del chip ha desarrollado para su retorno al negocio de gráficas dedicadas. Si hasta ahora solo habíamos visto las versiones para portátiles ahora es la primera vez que vemos un modelo de sobremesa.

Ya sabes que Intel ha decidido (quizá por necesidad ante el retraso del lanzamiento) comenzar su nueva andadura gráfica en China y con modelos que vendrán instalados en equipos OEM. No debería tardar demasiado en comercializarlas en retail para compra del consumidor, porque tanto NVIDIA como AMD están preparando sus nuevas generaciones con las GeForce RTX 40 y las Radeon RX 7000. Pero esa será otra historia.

Intel Arc A380 de MSI

El minorista chino JD, uno de los mayores de Asia, ha listado un ordenador de MSI que tiene el interés de ser el primero donde vemos una dedicada de sobremesa de Intel. El equipo es de la serie MAG e incluye una placa con chipset Z690-A para procesadores Intel Alder Lake, con modelos a elegir hasta el Core i7-12700KF o el Core i5-12400F, y una base de hardware con 8 GB de RAM y SSD de 256 GB.

Lo más interesante de la configuración es la mencionada Intel Arc A380. Es un modelo de gama de entrada (Intel comercializará al menos otras 3 tarjetas de rendimiento superior) con núcleo gráfico ACM-G11 y ocho núcleos Xe. Incluye 6 Gbytes de memoria dedicada y su bus es de 96 bits.

Intel Arc A380

No se cita quién es el fabricante de la tarjeta, pero teniendo en cuenta que es un equipo MSI a buen seguro será una versión propia. También se indica el nombre un ‘OC’ que indica su capacidad para ser overclockeada o que ya lo está de fábrica por encima de los puntos de referencia de Intel. La fuente de alimentación del equipo es de 650 vatios, relativamente baja en potencia, lo que indicaría que el consumo de la tarjeta gráfica no sería elevada.

MSI brinda información básica sobre el rendimiento de la tarjeta gráfica a una resolución de 1080p en títulos de deportes electrónicos, con un número de cuadros por segundo que van desde 85 a 200 FPS según el juego. No tenemos, por tanto, datos de rendimiento concretos, pero a buen seguro los sabremos en cuanto estos equipos OEM se comercialicen.

La historia aquí es la que hemos venido comentando desde que supimos de la vuelta de Intel al negocio de las dedicadas: el gigante tiene potencial, talento y recursos para convertirse en una alternativa consistente y su regreso es bienvenido como tercer gran fabricante de GPUs que compita con NVIDIA y AMD.

Lo más leído