La Web 3.0 ya está en camino

La empresa Q-go ha desarrollado un software especializado en la gestión interactiva de información. Esta tecnología permite a las máquinas comprender a los seres humanos a través del procesamiento del lenguaje natural. Q-go nos acerca una nueva realidade de internet, en donde el lenguaje natural será el único punto de acceso a la información y en donde los buscadores tradicionales desaparecerán.

 

A pesar de que aún nos estamos adaptando a la Web 2.0, ya se empieza ha hablar de la futura Web 3.0. En estos últimos años nos hemos tenido que adaptar a nuevos mecanismos de relación y comunicación entre las personas utilizando las redes sociales, el uso de estándares web para la creación de servicios distribuídos de Internet y la mejora de los interfaces en las páginas web. Por ello, no es de extrañar que al oír hablar de un futuro en el que Internet y la inteligencia artificial sean uno nos sorprenda.

Q-go es una de las empresas que apuestan por la evolución de la Web 2.0 hacia la Web 3.0 con el objetivo de simplificar la comunicación entre las personas y los ordenadores, todo ello a través de una tecnología capaz de identificar el lenguaje natural y en ocasiones con formato de asistente virtual. Por ello, se trata de una herramienta muy útil para los usuarios que cada vez buscan soluciones más rápidas y efectivas a sus requerimientos. Esta tecnología será muy utilizada por empresas, ya que permitirá mejorar el servicio y aumentar las ventas gracias a una mayor concreción de las necesidades de los usuarios y a una respuesta rápida y acertada, reduciendo de esta forma el tiempo de espera y el volumen de trabajo.

 

La diferencia es palpable cuando nos refiramos a “hablar” con Internet, ya que “buscar” o “navegar” desaparecerán de nuestro vocabulario. Esta avanzada tecnología permitirá a las empresas rentabilizar sus negocios por la Red y mejorar los servicios de atención al cliente. Aplicando la tecnología de la Web 3.0, los usuarios podrán dialogar con los diferentes servicios que ofrece Internet. El tiempo de búsqueda de información se reducirá drásticamente, gracias a la concreción en los resultados obtenidos, optimizando el esfuerzo. Los buscadores tradicionales desaparecerán, siendo sustituídos por softwares que comprende lo que estamos buscando, más allá de las “palabras clave” utilizadas hoy en día. En un futuro, podremos hacer preguntas a la Web a través de nuestro propio lenguaje natural. Esta tecnología estará disponible en varios idiomas.

 

 

 

  • Share This