Así están cambiando el mercado mundial energético las energías renovables

Así están cambiando el mercado mundial energético las energías renovables
16 de junio, 2017

Las energías renovables están cambiando el mercado mundial de la energía. Una aseveración que tiene poca discusión, pero que es relevante si la pronuncia (como aspecto positivo) todo un gigante petrolero como la firma británica BP, y si además apuesta por la reducción de emisiones y expresa su apoyo al acuerdo de París contra el cambio climático.

Esta semana, BP ha publicado el informe Statistical Review of World Energy referido a 2016. Durante 66 años, este informe anual ha servido como una biblia estadística de la situación y desarrollo de la industria energética mundial y datos relacionados.

En la nota de apertura, el CEO de BP, Bob Dudley, hizo incapié en la necesidad de “mantener nuestro enfoque y esfuerzos en la reducción de emisiones de carbono”. También expresó su apoyo al Acuerdo de París contra el cambio climático, en contraste con las acciones de negacionistas irresponsables como Trump sacando a Estados Unidos del compromiso internacional, teóricamente presionado por una parte del lobby energético. Y lo dice todo un gigante energético como British Petroleum…

BP explica que los esfuerzos globales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y aumentar la eficiencia están teniendo un efecto tangible en los mercados mundiales de energía, especialmente en dos aspectos: la decadencia del carbón y el rápido aumento de la energía eólica y solar.

Las energías renovables son el futuro

La petrolera ha mostrado algunos gráficos para asegurar que las energías renovables son “la luz principal de la transición energética”: 

energías renovables

La generación por energías renovables creció un 14,1 por ciento el año pasado, según BP, que no incluye la energía hidroeléctrica en este grupo. Si bien el dato está ligeramente por debajo del promedio de los últimos años, es el más grande sigue siendo la adición anual todavía.

En particular, la energía solar aumentó un 29,6 por ciento, mientras que la energía eólica creció un 15,6 por ciento. La penetración de la producción mundial de energía renovables es todavía bastante pequeña (aunque en determinados países sea casi mayoritaria), según BP alrededor del 3,2 por ciento.  Sin embargo, las energías renovables representaron un tercio del crecimiento del suministro energético.

energías renovables

Otro de los datos relevantes llega de China. El gigante asiático es el mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero, pero al tiempo, contribuyó con más del 40 por ciento del crecimiento global de las energías renovables en el año 2016, con lo que consiguió superar a Estados Unidos como el mayor productor mundial.

Además, ha prometido invertir la friolera de 361.000 millones de dólares en energías renovables hasta 2020, frente a la nueva política por Trump que pretende suplicar la producción de combustibles fósiles, a la vez que critica a China por no hacer lo suficiente para controlar sus emisiones.

Como muestran los datos la energía del carbón no ha desparecido y no lo hará a corto plazo. Sin embargo, esta industria se enfrenta a presiones desde el gas natural y también de las renovables que la están reemplazando. De nuevo una de las claves será China, que el año pasado dijo que cancelaría o pospondría planes de 200 centrales eléctricas de carbón y limitaría el número de días que las minas de carbón pueden operar. Las medidas están destinadas no sólo para reducir las emisiones tóxicas de contaminación del aire y del carbono urbanas, sino también reducir el exceso de capacidad en el sector del carbón de China.

Menos consumo: menos emisiones

Finalmente, destacar el débil crecimiento del consumo energético mundial por tercer año consecutivo (en 2016 solo el 1%). Las causas son achacables al crecimiento económico relativamente lento incluyendo una desaceleración en la producción industrial, pero también a un uso más eficiente de la energía con lo que se ha conseguido no aumentar todavía más las emisiones de carbono, para un crecimiento plano en 2016.

Los investigadores de BP no pueden concretar si estamos ante “una ruptura decisiva con el pasado” lo que significaría que estamos en camino de limitar el calentamiento global o si las emisiones planas están basadas en gran medida en factores cíclicos.

La generación de energía (y el consumo) responsable y eficiente basada mayoritariamente en energías renovables es el camino a seguir a seguir en el futuro. Y lo deja caer todo un gigante petrolero y gasístico como BP.

No hay un científico de peso que niegue hoy el cambio climático y la responsabilidad (mayoritaria aunque no total) que las actividades humanas y el sistema económico y de vida implantado en las últimas décadas tienen en ello. El incremento de los niveles de dióxido de carbono y otros gases que generan el efecto invernadero, están provocando un aumento de temperaturas de consecuencias desastrosas y 2016, fue el año más caluroso de la historia desde 1880 cuando se registran estos valores y la primera vez que se bate el récord anual por tercer año consecutivo.

No hay nada más que comprobar la asfixiante ola de calor que registra España estos días en plena “primavera”. El registro a largo plazo muestra una tendencia al alza imparable de la temperatura global, calentamiento acelerado de los océanos y la atmósfera en las últimas décadas. Es responsabilidad de los humanos revertir el daño al planeta, garantizando nuestra supervivencia futura y la de numerosas especies vegetales y animales.

Informe BP | Statistical Review of World Energy

 

  • Share This