Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Rendimiento de la RTX 2080 de NVIDIA: un 8% más potente que la GTX 1080 TI

Publicado el

Ya han empezado a aparecer los primeros análisis de rendimiento de la RTX 2080, una tarjeta gráfica de nueva generación que como sabemos posiciona dentro de la gama alta de NVIDIA y queda justo por debajo de la RTX 2080 TI.

El precio de la RTX 2080 en su versión Founders Edition en de 849 euros, una cifra que sube hasta un mínimo de 859 euros en los modelos personalizados más básicos y que puede superar sin problemas los 900 euros en aquellas versiones que cuentan con una mayor calidad de construcción. Esto hace que la versión Founders Edition sea una buena opción sobre todo tras las mejoras que ha introducido NVIDIA tanto a nivel de refrigeración como de diseño.

En artículos anteriores habíamos visto que la RTX 2080 iba a estar solo un poco por encima de la GTX 1080 TI en términos de potencia bruta y hoy podemos confirmarlo con absoluta convicción. Los chicos de TechPowerUP! han publicado varios análisis de rendimiento de la RTX 2080 que reflejan una diferencia de un 8% a favor de ésta.

Las tres gráficas que acompañamos reflejan el rendimiento medio de diferentes tarjetas gráficas. La RTX 2080 representa el punto de partida (100%), y como vemos la GTX 1080 TI obtiene un 92%, lo que nos deja esa mínima diferencia a la que hicimos referencia.

¿Qué supone esto en juegos?

Pues que en general ambas ofrecen la misma experiencia. En algunos juegos la GTX 1080 TI llega incluso a superar a la RTX 2080, pero en la mayoría de los casos la distancia entre una y otra es de unos pocos fotogramas por segundo.

Si hablamos del consumo vemos que tampoco hay diferencias importantes. Ambas tiene registros muy similares, lo que confirma que Turing no marca un avance notable en términos de eficiencia frente a la generación anterior, cosa que sin embargo sí ocurrió con Pascal.

No tenemos datos de rendimiento de la RTX 2080 en trazado de rayos y DLSS, así que no podemos valorar las dos características estrella con las que NVIDIA quiere justificar la llegada de Turing y el alto precio de las RTX 2080. Dichas funciones no se empezarán a implementar en juegos hasta la llegada de Windows 10 October 2018 Update, una actualización que introducirá la versión final de DirectX RayTracing, así que todavía habrá que esperar como mínimo un mes hasta que podamos ver qué puede dar de sí dicha tarjeta gráfica trabajando con ambas tecnologías.

Ahora mismo, y partiendo de lo que hemos visto en esta comparativa de rendimiento de la RTX 2080, podemos sacar en claro que no vale la pena. Una GTX 1080 TI ofrece prácticamente el mismo rendimiento y el mismo consumo, y cuesta 150 euros menos.

¿Y qué hay de la RTX 2080 TI?

También hemos podido ver análisis de rendimiento de la RTX 280 TI y las conclusiones que podemos sacar son muy parecidas. En resoluciones 1080p supera a la GTX 1080 TI en un 19%, cifra que sube a un 25% en resoluciones 1440p y que se eleva hasta un 28% en resoluciones 2160p (4K). Tened en cuenta que hablamos de cifras medias, lo que significa que en algunos casos la diferencia es incluso menor.

NVIDIA dijo que la RTX 2080 TI iba a superar entre un 35% y un 50% el rendimiento bruto de la GTX 1080 TI, una predicción que como vemos no se ha cumplido. A esto debemos añadir el consumo, que como podemos ver es muy superior en la primera.

En resumen, el nuevo tope de gama de NVIDIA rinde de media un 28% más que la GTX 1080 TI en 4K, pero consume 50 vatios más y cuesta 559 euros más (1.259 euros frente a 700 euros). Un resultado nada bueno, tanto que creo que ni siquiera un excelente rendimiento en trazado de rayos podría salvarla.

Turing: la generación a evitar

Tenía malas vibraciones cuando vi la actitud de NVIDIA en el evento de presentación de Turing: todo trazado de rayos y DLSS, nada de cifras concretas de rendimiento en juegos sin aplicar dichas tecnologías y un endurecimiento del NDA que fue ampliamente criticado por muchos medios.

Algunas filtraciones y las promesas del gigante verde abrieron un pequeño rayo de esperanza que hoy se ha esfumado por completo. El rendimiento de la RTX 2080 y de la RTX 2080 TI está por debajo de lo esperado, lo que unido a su alto precio se traduce en un valor muy pobre en términos de rendimiento por cada euro invertido. También empeoran en términos de eficiencia y basan sus mayores avances en una tecnología que todavía ni siquiera está disponible, así que sí, son dos tarjetas gráficas a evitar.

Por su parte las GTX 1080 TI se mantienen como la mejor opción del catálogo de NVIDIA para jugar en altas resoluciones con configuraciones máximas sin renunciar a una buena fluidez, sobre todo ahora que su precio mínimo se ha estabilizado en los 700 euros.

Antes de terminar os dejamos las especificaciones clave de estas tres tarjetas gráficas, ya que puestas en conjunto nos permiten asimilar mejor esta comparativa de rendimiento de la RTX 2080 y RTX 2080 TI.

GeForce RTX 2080 TI

  • GPU TU102 (arquitectura Turing) fabricada en proceso de 12 nm.
  • 4.352 shaders a 1.350 MHz-1.545 MHz, modo normal y turbo.
  • Tecnología NVLINK.
  • 272 unidades de texturizado.
  • 88 unidades de rasterizado.
  • Bus de 352 bits.
  • 11 GB de memoria GDDR6 a 14 GHz efectivos.
  • TDP de 250 vatios.
  • Necesita dos conectores de alimentación de 8 pines.
  • Precio: la Founders Edition cuesta 1.259 euros.

GeForce RTX 2080

  • GPU TU104 (arquitectura Turing) fabricada en proceso de 12 nm.
  • 2.944 shaders a 1.515 MHz-1.710 MHz, modo normal y turbo.
  • 184 unidades de texturizado.
  • 64 unidades de rasterizado.
  • 368 núcleos ténsor.
  • 46 núcleos RT.
  • Bus de 256 bits.
  • 8 GB de memoria GDDR6 a 14 GHz efectivos.
  • TDP de 215 vatios.
  • Necesita un conector de alimentación de 8 pines y otro de 6 pines.
  • Precio: la Founders Edition cuesta 849 euros.

GeForce GTX 1080 Ti

  • GPU GP102 (arquitectura Pascal) en proceso de 16 nm.
  • 3.584 shaders a 1.480 MHz-1.582 MHz, modo normal y turbo.
  • 224 unidades de texturizado.
  • 88 unidades de rasterizado.
  • Bus de 352 bits.
  • 11 GB de memoria GDDR5X a 11 GHz efectivos.
  • TDP de 250 vatios.
  • Necesita un conector de alimentación de 8 pines y otro de 6 pines.
  • Precio: desde 700 euros.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

A Fondo

Nuestros lectores hablan: consolas de videojuegos, ¿han perdido su esencia?

Publicado el

Las consolas de videojuegos han vivido una importante evolución con el paso del tiempo que podemos dividir sin problema en diferentes fases. En su concepto inicial las consolas parten de una base muy sencilla: son un sistema de entretenimiento que se conecta a una televisión y que solo sirven para cargar juegos compatibles.

En esa primera etapa podemos encuadrar prácticamente a todos los sistemas de 8 bits y de 16 bits que estaban basados en el formato de cartucho: Atari 2600, NES, Mega Drive, Super Nintendo, Neo Geo, étc. Con la llegada del CD se ampliaron las posibilidades de las consolas. Ya era posible utilizarlas para reproducir música e incluso vídeos en formatos compatibles, una primera evolución que marcó una importante expansión, ya que hizo que las consolas dejasen de ser una simple plataforma de juego.

Sin embargo, su esencia no cambió, las consolas seguían siendo una plataforma pensada para jugar sin complicaciones. El usuario sólo tenía que conectarla a un dispositivo que ofreciera imagen (una pantalla o televisión) y a la toma de corriente, introducir el juego y listo, no tenía que preocuparse de nada más.

Con la llegada de Dreamcast se empezaron a popularizar las funciones de red (Internet) en las consolas. PS2, Xbox y GameCube siguieron, en mayor o menor medida, esa tendencia, y ampliaron de forma considerable las funciones clásicas de una consola, gracias a la utilización de lectores de DVD y de sistemas operativos que podían ser modificados para utilizar diferentes aplicaciones.

Esa etapa fue el inicio de una importante transición que se asentó con PS3 y Xbox 360, dos consolas que apostaron de lleno por la integración de Internet y el juego online como parte fundamental de sus sistemas operativos. La instalación de juegos en el disco duro y de actualizaciones del sistema se convirtieron en algo frecuente que ha culminado con Xbox One y PS4.

Utilizar una PS4 o una Xbox One es casi como utilizar un PC. Tienes un sistema operativo preinstalado y no tienes que hacer configuraciones complejas para empezar a jugar, pero al introducir un juego tienes que esperar a que se instale en el disco duro, y también es necesario que mantengas actualizados los juegos y el firmware de la consola si quieres seguir disfrutando del juego online.

Pero esto no es todo, también disponemos de un amplio abanico de aplicaciones y de funciones, lo que convierte a PS4 y Xbox One en auténticos dispositivos todoterreno con los que podemos jugar, navegar por Internet, interactuar con nuestros amigos y reproducir contenidos multimedia.

Está claro que el concepto de consola tradicional se ha perdido, ¿pero y su esencia? En lo personal creo que también se ha perdido. Las consolas actuales son prácticamente un PC “consolizado”, tanto por hardware como por funcionamiento y capacidades.

Ahora os toca opinar a vosotros, los comentarios son vuestros.

Continuar leyendo

A Fondo

PS5 será similar a PS4: ¿adiós a los saltos generacionales?

Publicado el

Hace un par de días Sony confirmó a su manera que estaba trabajando en PS5, una consola que sucederá a PS4 y a PS4 Pro, y que como hemos visto en ocasiones anteriores mantendrá el cambio de arquitectura que la compañía dio con ambos sistemas.

Esto quiere decir que PS5 utilizará un procesador basado en la arquitectura x86, y que su GPU será una solución gráfica semipersonalizada. Esto último no es algo nuevo, la primera Xbox contaba con una variante de la GeForce 3, PS3 utilizaba una versión recortada de la GeForce 7800 GTX y la Xbox 360 venía con una versión mejorada de la Radeon X1950XT, pero la apuesta por la arquitectura x86 ha marcado un verdadero punto de inflexión.

Para entender mejor lo que queremos decir basta con mirar un juego de última generación que esté disponible tanto para PS3 y Xbox 360 como para PS4 y Xbox One. Uno de los mejores ejemplos es GTA V, aunque también nos valdría The Evil Within. Las versiones para la generación anterior y la actual comparten una base común muy clara que se extiende incluso a las animaciones, y se diferencian únicamente por la resolución y el nivel de calidad gráfica en general.

Sí, no hay duda de que la calidad gráfica que presenta un juego en PS4 es superior a la de ese mismo juego en PS3, y que la mayor cantidad de memoria RAM ha permitido crear juegos más complejos, pero la evolución no ha sido tan impresionante como la que vimos en el salto de PS2 a PS3, ni como la que se produjo con el salto de PS1 a PS2.

Con la llegada de PS4 Pro Sony ha complicado aún más la existencia de los auténticos saltos generacionales en consolas, y ha difuminado la línea hasta casi borrarla por completo. Cuando decimos que PS5 va a ser similar a PS4 nos referimos precisamente a eso, a que habrá un salto frente a la generación actual, pero inferior a lo que cabría imaginar.

¿Qué podemos esperar de PS5?

Ya hemos hablado de ello en artículos anteriores, una puesta al día que nos llevará a considerarla como una consola equivalente a un PC gaming de gama media, ya que su lanzamiento no se producirá hasta 2020.

Estos son los componentes clave que montará:

  • Procesador Ryzen con ocho núcleos a 3 GHz de frecuencia.
  • 16 GB de memoria GDDR6 unificada (a repartir entre GPU y sistema).
  • GPU Radeon Navi en 7 nm. En rendimiento bruto esperamos que esté al nivel de una GTX 1080.

Si se cumplen todas y cada una de esas especificaciones tendremos un sistema capaz de mover juegos actuales en 4K nativo con calidades altas o máximas y una fluidez aceptable, pero de nuevo debemos tener en cuenta que hablamos de una consola prevista para 2020.

Esa línea temporal es clave, ya que es la que permitirá economizar componentes y lanzar un sistema con ese nivel de prestaciones a un precio que no debería superar los 500 euros. Como ya os hemos dicho en ocasiones anteriores no creemos que PS5 vaya a desplazar directamente a PS4 y PS4 Pro, ambas consolas seguirán recibiendo juegos, pero éstos tendrán un nivel de calidad gráfica y una resolución inferior, lo que significa que se mantendrán como una opción “económica” a PS5.

Continuar leyendo

A Fondo

Intel Core i9 9900K: las pruebas de Principled Technologies estaban manipuladas

Publicado el

A Intel no le está sentando nada bien la competencia que está recibiendo por parte de AMD. Cada vez que veo un nuevo movimiento por parte del gigante del chip me queda un poco más claro, y el Core i9 9900K ha sido otro ejemplo contundente, ya que estamos ante un procesador que no marca una innovación real, sino que simplemente se limita a seguir la tendencia que marcó la serie Ryzen: llevar los ocho núcleos al mercado de consumo general.

Hay muchas cosas de las que merece la pena hablar, y por ello he querido esperar a tener toda la información que necesitaba para escribir este artículo. Empezamos por los Core i9 9900K y las pruebas de rendimiento que han sido publicadas recientemente, y como no os ponemos en situación.

Intel encargó a Principled Technologies las pruebas de rendimiento del Core i9 9900K. No permitió la realización de pruebas independientes, pero sí que centró todos sus esfuerzos en que los medios se hicieran eco de los resultados de esa prueba (pagada), y es normal, ya que varios medios independientes han confirmado que había sido manipulada para que dicho procesador demostrara ser hasta un 50% más potente en juegos que el Ryzen 7 2700X.

Algunos medios cayeron en el engaño, no sabemos si de forma “intencionada” o por desconocimiento, pero otros como Hardware Unboxed y GamerNexus no pasaron por el aro. Contaban con los medios necesarios, así que se decidieron a hacer sus propias pruebas simulando en la medida de lo posible las de Principled Technologies, pero omitiendo las malas acciones que ellos habían catalogado como manipulaciones para favorecer al procesador de Intel.

La prueba de rendimiento que realizó Principled Technologies fue un despropósito por las siguientes razones:

  • Ventilador de referencia de AMD para el Ryzen 7 2700X y un NH-U14S TR4-SP3 en los procesadores Intel, lo que impide al modo turbo del Ryzen desarrollar todo su potencial.
  • Configuración de memoria: ocuparon las cuatro ranuras con módulos dual rank, una configuración innecesaria y que perjudica a los Ryzen. También utilizaron módulos a 2.933 MHz pero dejando que la placa eligiera las latencias más seguras y no las mejor ajustadas. La arquitectura Infinity Fabric de AMD tiene una fuerte dependencia de la memoria RAM para desarrollar todo su rendimiento, así que eso venía a ser “un puñetazo al hígado”.
  • Activaron el Game Mode: y se quedaron tan anchos. El Game Mode está pensado para los procesadores Threadripper, ya que reduce a la mitad el número de núcleos activos para potenciar el rendimiento en juegos que normalmente no aprovechan más de seis núcleos y doce hilos. Pues bien, al activar ese modo dejaron al Ryzen 7 2700X con cuatro núcleos y ocho hilos, mientras que el Core i9 9900K tenía sus ocho núcleos y dieciséis hilos activos.
  • Ajustes gráficos milimétricamente escogidos: no vamos a cuestionar que hayan utilizado resolución 1080p, al fin y al cabo es comprensible ya que a mayores resolución la dependencia de la CPU se reduce. El problema está en que en juegos como GTA V los ajustes gráficos fueron escogidos con un cuidado tan grande que no tiene sentido sin un beneficio.

Hay una manipulación clara, y las diferencias reales son mucho menores

Las explicaciones que ha dado Principled Technologies no convencen. Dicen que usaron el ventilador de referencia en el Ryzen 7 2700X porque se informaron de su efectividad y porque el Core i9 9900K viene sin ventilador, pero sin embargo no pudieron informarse también de lo mal que sentaba a dicha CPU la configuración de memoria escogida.

Y sobre el tema de la RAM, que dice Principled Technologies que eligieron 64 GB de RAM en cuatro módulos porque es una configuración normal para un equipo de este tipo, una excusa absurda que ya pone en evidencia que han actuado mal. Un kit de 64 GB de RAM DDR4 en cuatro módulos que trabajen a 2.933 MHz ronda los 700-800 euros, más que el Core i9 9900K y más del doble de lo que cuesta un Ryzen 7 2700X. No, no es una configuración normal, lo normal habrían sido 16 GB en dos módulos de 8 GB, cuyo precio ronda los 150 euros.

No debemos pasar por alto tampoco otro detalle importante, el Core i9 9900K es una revisión menor de la arquitectura utilizada en los Core 8000 que viene con dos núcleos y cuatro hilos más, y que mantiene el mismo IPC y el mismo proceso de fabricación (14 nm++). Sí, Intel ha corregido a nivel de silicio las vulnerabilidades Meltdown 3 y 5, pero siguen pendientes las más graves (Spectre en sus dos versiones), que casualmente son las que mayor impacto tienen a nivel de rendimiento cuando se parchean.

A todo eso debemos unir el precio. Principled Technologies está comparando un procesador que cuesta 339 euros (Ryzen 7 2700X) con un procesador que superará los 500 euros (Core i9 9900K). En ningún momento tiene en cuenta el valor que ofrece cada uno en términos de precio, simplemente se limita a intentar engordar los resultados del chip de Intel para intentar justificar lo injustificable: una diferencia de casi 200 euros por una mejora de rendimiento que en la realidad es mínima.

Principled Technologies ha reconocido su error y ha prometido que volverá a realizar pruebas de rendimiento con ambos procesadores con una configuración “justa”, pero francamente creo que el daño ya está hecho.

Continuar leyendo

Lo más leído