Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Intel está sorprendida por el contraataque de AMD

Publicado el

Desde la llegada de la arquitectura Core, utilizada en los procesadores Core 2 Duo (Conroe), Core 2 Quad (Kentsfield) y sus derivados Intel ha disfrutado de un dominio que alcanzó su punto álgido con la llegada de los procesadores Core serie 2000, basados en la arquitectura Sandy Bridge.

En una primera fase AMD pudo aguantar la embestida de Intel, que lograba recuperarse de dos fiascos importantes, los Pentium 4 y los Pentium D, gracias al lanzamiento de los procesadores Athlon X2 64 a altas frecuencias de trabajo y a la buena relación calidad-precio de la familia Phenom II, pero el batacazo que se dieron con Bulldozer fue demasiado grande.

Sé que muchos de nuestros lectores tienen un FX de primera (Zambezi) o segunda generación (Piledriver) y están muy contentos. Lo sé, están aguantando bastante bien el tirón, pero siendo realistas los FX de primera generación no podían competir con los Core 2000 ni en rendimiento bruto ni en eficiencia, y lo mismo ocurrió con los FX de segunda generación, que acabaron superados por los Core 3000.

Con el paso de los años AMD se vio arrinconada con una arquitectura que no era competitiva, pero no tuvo más remedio que seguir trabajando con ella para aguantar el tirón hasta que pudiera pasar página. Esta situación se mantuvo desde finales de 2011 hasta principios de 2017, fecha en la que la firma de Sunnyvale lanzó los primeros procesadores basados en la arquitectura Zen.

La idea de que mantuvieran una arquitectura modular con recursos compartidos generó muchas dudas, y es normal, ya que tenía similitudes con Bulldozer que no hacían presagiar nada bueno, pero como todos sabemos al final ha sido todo un éxito. Zen de primera generación estaba cerca de los Core 6000 en IPC, y quedaba muy por encima de ellos en multihilo gracias a sus configuraciones de hasta 8 núcleos y 16 hilos.

No debemos olvidar el papel que jugaron las mejoras en términos de eficiencia y los precios, ya que Zen democratizó los procesadores de seis y ocho núcleos, hasta tal punto que obligó a Intel a bajar de la nube en la que se encontraba desde hacía varios años. Todos sabemos el resultado, tras más de una década estancados en los procesadores de cuatro núcleos para el mercado de consumo general Intel dio dos saltos en apenas un par de años, pasando a los seis núcleos con los Core 8000 y a los ocho núcleos con los Core 9000.

Los Ryzen 3000 no solo prometen superar a los Core 9000, sino que además tendrán un precio muy atractivo.

Intel reconoce que no se lo esperaba

La arquitectura modular Zen facilita, como hemos dicho en otras ocasiones, diseños de chips más sencillos y simplifica las transiciones a diferentes procesos de fabricación. Esto, unido a la experiencia que ofrece TSMC como productor de obleas hace que AMD se encuentre en una posición muy buena, y que se haya convertido en una empresa más competitiva que nunca.

En un artículo interno que se ha filtrado Intel reconoce que no se esperaba el enorme crecimiento que está experimentando AMD. Leyendo entre líneas queda claro que la compañía de Santa Clara había subestimado el potencial de Lisa Su y la capacidad de recuperación de los de Sunnyvale tras ese desastre llamado Bulldozer, y que no se dieron cuenta de la «bomba» que estaba a punto de caerles encima.

El artículo es muy extenso y contiene algunas opiniones que, francamente, me parecen cuestionables. Intel en ningún momento reconoce de forma directa que se ha tomado con demasiada calma el salto al proceso de 10 nm, y asegura que tiene una «salsa secreta» con la que hacer frente a AMD que gira alrededor de las siguientes claves: arquitectura, software, seguridad, interconexión, proceso y memoria.

Intel cree que debe lograr un liderazgo en todos esos puntos clave para mantener una superioridad efectiva frente a AMD, y sí, es cierto, pero de momento lo tiene complicado. El proceso de 10 nm debería haber llegado tras el lanzamiento de Skylake, y ya llevamos cinco generaciones en proceso de 14 nm: Broadwell, Skylake, Kaby Lake, Coffee Lake y Coffee Lake Refresh, con mejoras casi nulas a nivel de IPC y de eficiencia energética.

Podríamos hablar también del tema de la seguridad, donde las vulnerabilidades a nivel de silicio derivadas de la ejecución especulativa han afectado en gran medida a todos los procesadores basados en la arquitectura Core, o del tema de la eficiencia energética, y es que AMD promete 16 núcleos y 32 hilos en un chip con un TDP de apenas 105 vatios, pero son cosas tan claras que basta con citarlas para tener claro el impacto que ha tenido Zen a la hora de romper ese dominio absoluto de Intel.

El gigante del chip se juega mucho con los 10 nm

Ahora mismo el futuro de Intel gira alrededor del proceso de 10 nm. El proceso de 14 nm está «agotado», de eso no hay duda, aunque esperamos que tenga una última interacción con la serie Comet Lake, que servirá de transición generacional hasta que empiecen a llegar los primeros procesadores de alto rendimiento en 10 nm.

Es cierto que AMD tiene un diseño más flexible, más económico y más sencillo que le permite competir con Intel en todos los niveles: consumo general (en todas sus gamas), HEDT, portátiles, soluciones de bajo consumo y servidores y centros de datos, pero los de Santa Clara han mantenido su apuesta por un diseño de núcleo monolítico que, con el salto a los 10 nm, podría acabar logrando un importante aumento tanto en rendimiento bruto como en eficiencia.

Dicho de otra forma, Intel tiene diseños más complejos y más caros, pero también más potentes y más «longevos». Con todo, hay que tener en cuenta que si Intel no lanza Ice Lake al completo (consumo, HEDT y servidores) antes de terminar 2020 podría acabar viendo como la posición de AMD se refuerza hasta un punto que, para ellos, acabaría siendo preocupante.

Para el consumidor esto son buenas noticias, hay competencia, y gracias a esa competencia hoy puedes permitirte comprar una CPU de seis núcleos capaz de ofrecer un alto rendmiento por apenas 150 euros. Hace un par de años, antes de la «revolución Zen» te habría costado casi 400 euros.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

4 comentarios
  • Rodolfus

    Viva AMD y la competencia, que acaba beneficiando a los consumidores.

  • Juan :)

    Al fin hay competencia en el mercado de CPU, ya era hora. Ahora a esperar con más ganas las rebajas de precios de estos, esta demás decir que se vienen excelentes procesadores de cara a futuro o eso es lo que se espera…

  • harkonen

    Cudadin, que los chinitos an sacado ya su primer microprocesador de 8n….. equiparable a un i5 segun tengo leeido……………. y esto puede ser interesante como puede acabar sabiendo que no llevan ni 2/3 años en ello……..

  • LoonixAndWindomus

    Es la magia de tener un competidor, se tienen que dar unos buenos puñetasos para seguir apretandose mutuamente, asi siempre seremos nosotros lo ganadores. para los que entienden 👌

Top 5 Cupones

Lo más leído