Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Por qué no es el mejor momento para comprar un televisor

Publicado el
televisor barato

Los televisores han sido, probablemente, el producto tecnológico que más se ha devaluado en los últimos años. Modelos cada vez de mayor diagonal y a mejores precios, fruto de la combinación de un exceso de stock con una competencia feroz.

Sin embargo, en los últimos meses estamos viendo cómo la situación está cambiando. La crisis derivada de la pandemia que sufrimos ha provocado el cierre de fábricas o la limitación de su producción y, en particular, de un pequeño componente esecial para el funcionamiento de un LCD: el controlador de la pantalla.

Los televisores (como los monitores, los móviles, los portátiles y casi cualquier cosa con pantalla) incluyen un chip que indica al panel cómo debe iluminarse para mostrar la imagen deseada. En este artículo de Bloomber explican el casi de Himax, uno de los principales productores de display drivers que realiza diseños para los fabriquen compañías como TSMC y United Microelectronics, desbordadas de por sí con cientos de pedidos de todo tipo de componentes electrónicos.

Los controladores de pantalla no son chips caros (su coste apenas supera el dólar) ni complejos (se mantienen todavía en los 16 nanómetros) pero su escasez está provocando una tormenta perfecta en el mercado de los televisores. Según IDC, los paneles de 55 pulgadas han pasado de 95 dólares a finales de año a 206 este mes. Uno de 65 pasa de 156 a 260 e, incluso diagonales más pequeñas como las 49 o las 50 han visto duplicar su precio en menos de 12 meses.

Por qué no es el mejor momento para comprar un televisor 31

Como podéis imaginar, al problema de disminución de oferta tenemos que sumar el de exceso de demanda. Estamos más tiempo en casa y cada vez más usuarios deciden cambiar el televisor del salón por uno más grande o comprar un segundo televisor para jugar o disfrutar de contenido multimedia en otra estancia.

La consecuencia directa para el usuario es un aumento en el precio medio de los televisores en cualquier pulgada y falta de stock en las novedades. De hecho, gigantes como Samsung o LG, han paralizado sus planes de abandonar el LCD en favor de alternativas como OLED o MicroLED.

Además, el problema se nota más en los LCD porque son los que más se fabrican y los reyes de la gama de entrada, pero también está afectando y afectará a televisores y otros dispositivos de gama alta; en cuanto los fabricantes no tengan garantía de suministro de estos chips tendrán que pagarlos más y más caros y, en consecuencia, subirán los precios y disminuirá la oferta disponible. Obviamente, fabricar un OLED Sony de más de 2.000 euros es mucho más rentable que un sencillo LCD de menos de 400.

Todavía es pronto para saber cuándo se resolverá el problema pero, como ocurre con otros productos tecnológicos, quizás es momento de aguantar un poco más con tu «viejo» televisor si quieres ahorrar dinero.

Artículo relacionado | Guía para comprar un buen televisor

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

Lo más leído