Análisis: Onrush, velocidad y destrucción (PS4)

Análisis: Onrush, velocidad y destrucción (PS4)
12 de junio, 2018
Total



7

  • Innovación
  • Diseño y Gráficos
  • Jugabilidad
  • Contenidos y modos
  • Calidad/Precio

Precedido de una gran expectación, finalmente ha llegado Onrush, el título de Codemasters, conocidos por sus títulos de conducción realista, que nos presenta otra manera de competir al volante. Y es que no se trata para nada de un típico juego de carreras, ya que de hecho por el momento ni siquiera contaremos con un modo que se le asemeje.

Mucho frenetismo, mucha destrucción, y un factor competitivo online que pronto consigue enganchar a cualquiera. En un punto casi inclasificable, este juego nos recuerda al posible resultado de “meter en un saco y agitar” al ya antiguo Destruction Derby, el clásico competitivo y batallas de Mario Kart, y los gráficos y la velocidad de títulos recientes como Need for Speed o Burnout.

Doce competidores y ocho vehículos distintos

La pequeña “historia” de Onrush, una competición de conducción a escala mundial, sirve como pretexto perfecto para que podamos seleccionar a nuestro conductor entre los 12 personajes disponibles. Esto, a diferencia de otros juegos, no implicará ningún cambio en lo que al propio juego se refiere, sin influir absolutamente en nada nuestra decisión, más que en la pantalla de resultados, donde aparecerá nuestro conductor.

Lo que sí influye en la jugabilidad son los vehículos, ocho en total, que se dividen por pesos en motos, ligeros, medios, y los pesos pesados, capaz de resistir casi todas las embestidas. Además, cada vehículo contará con sus propias características y habilidades, que otorgarán ciertas ventajas según la situación en las que las usemos. A continuación os dejamos el vídeo de presentación que lo explica al detalle:

Como añadido, y para añadirle un factor mayor de personalización, contaremos con diversos contenidos desbloqueables que incluyen desde nuestra placa de jugador, la personalización de la estética del coche (con skins predeterminadas), y aspectos para los conductores. Estos contenidos se podrán ir comprando con las monedas que iremos obteniendo al subir de nivel o completar retos en el juego, o mediante el desbloqueo de cajas de botín, que por el momento, no cuentan con una opción de compra con dinero real.

Distintos modos de competir

Basándose principalmente en el online competitivo, encontramos también un pequeño modo para un jugador, la Copa Fundadores, que sirve más como un tutorial para hacernos con la dinámica del juego y conocer todas las funciones especiales de los vehículos (personalmente, bastante recomendable).

Sin embargo, como ya os adelantábamos al comienzo del análisis, Onrush es de todo menos el típico juego de carreras, y es que como tal, no existe una línea de meta. Más que adelantar a los rivales, el juego se basa en mantenernos cerca de ellos, con el objetivo de derribarlos y sacarlos de la carretera. Para ello contaremos con cuatro modos de juego, estando la partida dividida normalmente en tres o cinco rondas, en los que irá variando el objetivo principal.

Analisis Onrush Overdrive

El modo Overdrive, el más sencillo de todos, se basa en la puntuación mediante el uso continuo de nuestra barra de turbo, que podremos ir rellenando al saltar por rampas y paredes, destruyendo los vehículos de la IA que van apareciendo por la pista (a los que el propio juego ha bautizado como “morralla”) o incapacitando los del equipo rival. El primer equipo que llegue a la puntuación objetivo gana la ronda.

Uno de los más divertidos, a título personal, es el modo Switch. Comenzaremos la partida con la elección forzosa de una de las dos motos, los vehículos más frágiles del juego. En este modo deberemos tratar de sobrevivir e ir eliminando a los rivales, ya que cada vez que un jugador destroce su vehículo, pasará a elegir entre dos vehículos nuevos, hasta llegar a más pesados. El primer equipo que agote los tres cambios de todos sus jugadores, perderá.

Analisis Onrush Countdown

Countdown, quizás lo más cercano a un modo de carreras, nos enfrenta a una cuenta atrás en la que deberemos ir pasando a través de una serie de puntos de control para sumar segundos al contador de nuestro equipo. En este modo gana el equipo cuyo contador no llegue a cero.

Por último, el modo Lockdown nos presenta la inclusión de un “capturar la zona”, en este caso un haz de luz que se irá moviendo a lo largo del circuito a distintas velocidades. Para capturarlo, deberemos permanecer más de cinco segundos dentro del círculo, y manteniendo una mayoría de presencia frente al equipo contrario para poder sumarnos el tanto.

Todos para uno, y uno “para a todos”

Uno de los factores que más nos llama la atención es el hecho de que el juego se apoya mucho en la cooperación, basándose las partidas en equipos de seis contra seis, y dejando atrás la individualidad de otros juegos de conducción. Y es que el jugar demasiado por libre puede hasta resultar contraproducente: durante algunas partidas me he podido encontrar con gente que empuja “accidentalmente” a los propios compañeros para tratar de ir delante o simplemente cambiar de ruta.

Analisis Onrush Vs

Al final de cada partida tendremos un pequeño resumen con los rankings y las mejores puntuaciones como, mayor número de derribos, mayor aportación de puntos al equipo, o tiempo sobrevivido en una único vehículo; en los que además podremos “fardar” mediante bailes o burlas, algo que sin duda fomenta la competitividad entre los jugadores.

“Rock and Rush”

La gran fluidez que ofrece Onrush, teniendo en cuenta que en pantalla aparecen 12 jugadores más todos los vehículos “morralla”, además del buen texturizado y la gran calidad de los circuitos. Como único punto en contra, está el hecho de la gran velocidad, que apenas deja margen para apreciar estos detalles, y que en algunos casos, como en los escenarios nocturnos con lluvia, apenas deja ver nada en absoluto.

Analisis Onrush Noche

Por otro lado, el juego cuenta con una muy bien seleccionada banda sonora que mezcla temas de rock y electrónica, que además variarán según nuestras acciones. Ya sea al utilizar la habilidad “definitiva” de turbo, en los momentos finales cuando un equipo está a punto de ganar la partida, o simplemente durante algunos encontronazos con otros jugadores, la música aporta ese sutil toque que mejora el juego de manera increíble.

Conclusiones de Onrush

Onrush es un juego divertido y que rompe con la tendencia de cualquier juego de conducción. Sin embargo, al contar con solo cuatro modos de juego, es muy fácil caer en la repetición y acabar cansándonos con relativa facilidad; algo que aunque el tema competitivo online recupera un poco al “aleatorizar” la dificultad y los oponentes, acaba siendo inevitable.

Si bien es un juego muy interesante y con muchas posibilidades, la cantidad de contenidos actual es bastante escasa, centrándose sólo en los aspectos estéticos desbloqueables y echándose de menos más modos de juego. Sin duda este juego es muy susceptible a actualizaciones o DLC’s que podrían incluir nuevas pistas e incluso nuevos coches, o una mayor personalización para los vehículos que no se base solo en modelos predeterminados. No obstante, esto sólo es un “ojalá” que planteo personalmente, ya que no se ha anunciado nada oficialmente.

Onrush está ya disponible para PS4 y Xbox One, bajo un precio algo elevado que ronda entre los 55 y los 60 euros (según la tienda).

  • Share This