Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

La GPU Intel Gen 11 iguala a la GeForce MX130 en Ashes of the Singularity

Publicado el

GDC 2019. Intel ha aprovechado el escenario de la Game Developers Conference para ofrecer una gran cantidad de detalles técnicos de su próxima generación de gráficas integradas, conocida como Gen 11. También ha anunciado el nuevo panel de control integrado en sus drivers, y ha mostrado los primeros diseños conceptuales de Intel Xe, la que será, en teoría, su próxima tarjeta gráfica dedicada.

Sí, habéis leído bien, hemos dicho que la Intel Xe será la próxima tarjeta gráfica dedicada del gigante del chip porque la compañía ya lanzó productos de este tipo hace unos años, como la Intel 740 con interfaz AGP por ejemplo. Decir que estamos ante su primera tarjeta gráfica sería un error, aunque es cierto que los de Santa Clara han estado muchos años fuera del sector y que solo nuestros lectores más veteranos se acordarán de aquella «reliquia».

Empezamos hablando de la nueva interfaz del panel de control de Intel. Como podemos ver en las imágenes ha recibido un importante lavado de cara que hace que luzca mucho mejor, y que además simplifica el acceso a las funciones clave y a la configuración básica. Sí, es muy simple, tanto que puede decepcionar a los jugadores entusiastas, pero creo que es todo un acierto por parte de Intel, ya que cuenta con todo lo necesario para aprovechar sus GPUs integradas sin esfuerzo y sin complicaciones innecesarias.

Mención especial merece la posibilidad de optimizar juegos concretos a nivel de configuración gráfica con un solo clic en el centro de control, y las explicaciones que incluye para que el usuario pueda entender el significado de determinados ajustes gráficos, como la teselación por ejemplo, una técnica que descompone polígonos en fragmentos más pequeños para ofrecer más información visual y dar volumen a las cosas, acabando con el efecto de texturas planas en entornos 3D.

Intel Gen 11: al nivel de GeForce MX130

Otra de las grandes protagonistas ha sido la próxima generación de gráficas integradas Intel Gen 11, con la que el gigante del chip sucederá a la serie Intel Gen 9 y 9.5. A nivel de especificaciones tenemos cambios importantes, entre los que destacan el incremento de unidades de ejecución (ALUs), que pasan de 24 a 68. También se han introducido mejoras a nivel de arquitectura para elevar el rendimiento bruto, entre las que destacan el aumento del número de unidades de muestreo y de la memoria caché L3.

¿Y qué supone todo esto? Pues gracias a una filtración hemos podido ver que el rendimiento de una GPU integrada Intel Gen 11 es prácticamente idéntico al de una GeForce MX130 en Ashes of the Singularity, ya que obtiene una media de 20,4 FPS en 1080p y calidad baja (la solución de NVIDIA logra 20,1 FPS), aunque queda muy por debajo de una GeForce MX150, que consigue 28,9 FPS. Para entender mejor estos resultados es importante tener en cuenta que la GeForce MX130 tiene 384 shaders basados en Maxwell, mientras que la GeForce MX150 suma 384 shaders basados en Pascal.

En resumen, la GPU integrada Intel Gen 11 iguala el rendimiento de una GPU de NVIDIA de gama baja que utiliza una arquitectura de 2015. No es un resultado muy alentador, pero si el consumo es bajo puede ser una opción interesante para portátiles ultraligeros y equipos en los que prime la autonomía sobre el rendimiento bruto.

Antes de terminar os dejamos un par de imágenes conceptuales que muestran el posible diseño de la gráfica dedicada Intel Xe en formato mini ITX, la gran apuesta del gigante del chip para empezar a competir de verdad con NVIDIA y AMD en el sector de gráficas dedicadas. Es el gran proyecto en el que trabajan Raja Koduri y su equipo, y su lanzamiento no se espera hasta 2020.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído