¿Cuánto cuesta un PC con XP?

La jubilación de Windows XP ha provocado que algunos fabricantes hagan ahora su agosto aprovechando la opción de downgrade o desactualización del SO. Puedes comprar un equipo con Vista y luego pasar a XP, pero… ¿a qué precio? El informe de PC World nos relata la odisea a la hora de tratar de encontrar esta opción en nueve fabricantes y en un mercado que Microsoft quiere que evolucione, cómo no, hacia Windows Vista.

 

Como todos sabéis, Microsoft ha dejado de vender Windows XP oficialmente desde el pasado 30 de junio, aunque aún hay formas de conseguir comprar este sistema operativo. Una de ellas es encontrarlo preinstalado en netbooks y nettops, esa nueva generación de PCs y ultraportátiles de bajo coste. La otra, aprovechar la “desactualización” o proceso de downgrade que ofrecen algunos fabricantes.

 

 

Teóricamente esa opción permite que cualquier usuario compre a los fabricantes que la ofrezcan un PC con Windows Vista, pero que al mismo tiempo ese fabricante les preinstale Windows XP por un coste adicional de desactualización. El proceso de downgrade del sistema operativo permite que contemos con una licencia legal de Windows XP, y supone una idea interesante para todos aquellos que quieren seguir manejando esta versión de Windows.

 

Hasta aquí parece todo muy bonito, pero en realidad las cosas son mucho más complicadas de lo que parecen. Así lo demuestra un informe de PC World en EE.UU., en el cual sus redactores trataron de simular la compra de un PC con Windows XP a través de nueve fabricantes distintos: Dell, HP, Gateway, Toshiba, Acer, Fujitsu, Lenovo, Sony y ASUS. En todos ellos hubo más de un problema durante el proceso, y la conclusión del estudio es que no sólo los vendedores están desinformados, sino que además el coste de estas opciones es algo confuso.

 

Dell es una de las empresas que teóricamente soporta esta opción, pero parece que sólo lo hace en las gamas de PCs de empresa, de modo que no es posible encontrar Dell Inspiron con XP, sí que parece probable hacerlo en el caso de los Lattitude. En HP la cosa fue mucho más confusa, y al contactar con algunos representantes unos creían que eso “no era legal”, mientras que otros le confirmaron al autor que efectivamente había opciones de preinstalar Windows XP en las ofertas etiquetadas con dicha opción.

 

Algunos de estos fabricantes, como Gateway, no ofrecía esta posibilidad y recomendaba al usuario conseguir los componentes por separado. Toshiba, por otro lado, no lo pone fácil a primera vista. El autor del artículo original recomienda a los compradores estadounidenses que no acudan a su sitio web principal, y que en lugar se dirijan a www.toshibadirect.com, donde sí que se ofrecen más facilidades para este tema.

Otros como Acer cargaban nada menos que 129 dólares por una copia de Windows XP (cuando el downgrade debería situarse en unos 50 dólares). Lenovo curiosamente no cargaba coste adicional por esta opción, ya que durante la configuración del equipo podemos elegir el sistema operativo y hay una opción específica para el “Downgrade genuino desde Windows Vista Business a Windows XP Professional”, algo que no existía en Windows Vista Ultimate curiosamente.

 

Sony no ofrecía opción para preinstalar XP, y hacía al usuario responsable de tal tipo de operaciones, aunque eso sí, ofrecía un CD con drivers válidos también para este sistema operativo. ASUS tampoco facilitó la labor, tratando de venderle al redactor un Eee PC con Windows XP, y afirmando que ya no existe la posibilidad de comprar un PC de sobremesa con Windows XP.

 

  • Share This