Portátil Dell Studio 15

Portátil Dell Studio 15
5 de septiembre, 2008

El portátil se ha convertido en un producto de masas y los fabricantes diversifican cada vez más su gama de productos para adaptarse a todos los usuarios. Situados entre los económicos (pero solventes) Inspiron y la gama alta de Dell, los XPS, la serie Studio ofrece notables prestaciones a un precio muy competitivo.

 

Dell ofrece en los Studio la última tecnología (dependiendo de la configuración elegida podemos convertir estos equipos en auténticas estaciones de trabajo portátiles) junto a un diseño atractivo y posibilidades de personalización que ya vimos en los Inspiron.


Aunque Dell es líder de ventas en EE.UU el mercado de consumo en España se le resiste (no así el mercado corporativo). Su canal de ventas exclusivamente on-line parece no cuajar entre los consumidores. Vista la relación calidad/precio de este Studio 15, recomendamos encarecidamente echar un vistazo a su web antes de comprar un portátil.

 

Diseñado para durar

 

En cuanto sacamos el equipo del embalaje vemos un chasis robusto y muy bien ensamblado. El equipo tiene un diseño muy similar (casi clónico) al del XPS M1530, pero un 25% más grueso y algo más pesado. El tacto metálico de la tapa es fantástico pero, una vez abierto, decepciona el plástico gris del interior. Eficaz pero con pocas concesiones estéticas.

 

 

Podemos personalizar el color de la tapa con uno de los siete diseños disponibles (además en la web de Dell existen otros personalizados de artistas conocidos). Nos ha gustado mucho el sistema de bisagras de la pantalla, que une al equipo por los dos extremos de la parte superior con dos piezas muy sólidas y resistentes. Todo el cableado pasa por estas dos piezas.

 

Precisamente, una de las partes más delicadas de un ordenador portátil es la union del cuerpo con la pantalla y Dell lo ha resuelto con gran maestría. El equipo tiene materiales de calidad, mejorando mucho lo visto en los Inspiron.

 

El botón de encendido se situa en el eje de la bisagra derecha (como hemos visto en algún modelo de Sony) y en la izquierda tenemos un acceso directo al detector de redes inalámbricas WiFi Catcher.

 

El teclado es fantástico. Las teclas tienen el tamaño justo para ser cómodas y tienen un punto de dureza que permite escribir con velocidad sin cansarnos. Además es absolutamente silencioso. Sin duda, uno de los puntos fuertes de esta máquina.

 

 

Debajo del teclado encontramos un touchpad preciso y con scroll tanto vertical como horizontal. El color está integrado con el chasis del equipo. A su lado el lector de huellas digitales (Dell incluye un programa de tutorial para aprender a usarlo y configurarlo), discreto y eficiente.

 

El surtido de puertos que encontramos en los laterales garantiza que tenemos entre manos un ordenador muy versátil. Encontraremos cuatro puertos USB, un firewire, salidas VGA y HDMI, un lector de tarjetas  de memoria y un hueco para el mando a distancia (incluido). La unidad grabadora de CD/DVD es de carga por ranura. Echamos en falta al menos una ranura de expansión.

 

Uno para todos

 

La configuración de este equipo es muy completa, sin grandes lagunas aparentes. Es un equipo solvente para cualquier tarea ofimática, navegar por la Red, disfrutar de contenidos multimedia o incluso jugar a videojuegos con calidad razonable y siempre dentro de las limitaciones que supone un sistema portátil.

 

La pantalla, de tecnología LED, tiene una resolución de 1.440 x 900 píxeles (la que suele tener un monitor de 19 pulgadas convencional) y es muy brillante. El texto se ve muy nítido y los vídeos muestran colores vibrantes y negros muy conseguidos. Excepcional panel para el rango de precios que manejan los Studio.

 

 

 

Las opciones de conectividad son completas, con WiFi, Bluetooth y puerto Ethernet. Como suele ser habitual en los últimos portátiles no incluye módem integrado, algo que cada vez es menos inconveniente por las diferentes posibilidades de conectividad tanto a WiFi como a redes 3G que existen hoy en día.

 

Dell ha incluido un surtido de software muy interesante: el sistema operativo Windows Vista Home Premium, el paquete ofimático Microsoft Works 9 y la suite de creación de contenido multimedia Roxio Creator 10. Incluye los DVD tanto del sistema operativo como de todos los drivers necesarios para la configuración del equipo.

 

Nuestras pruebas

 

El Dell Studio 15 pasó nuestros tests de redimiento habituales: 3D Mark Vantage y PC Mark Vantage. También medimos las temperaturas de funcionamiento y la duración de la batería en diferentes situaciones:

 

Test de rendimiento

 

 

 

En las pruebas el Studio 15 se confirma como un equipo muy solvente en cualquier tarea. Las puntuaciones reflejan un comportamiento estupendo en todos los campos y volvemos a confirmar los nuevos procesadores de Intel otorgan una potencia impresionante sin mermar demasiado la autonomía.

Es destacable el buen comportamiento de la gráfica ATI 3450 HD que lleva. Permite ejecutar juegos y aplicaciones 3D sin demasiados problemas y con un rendimiento más que aceptable.

 

Test de temperatura

 

Test de autonomía

 

 

 

La autonomía del equipo con la batería de 6 celdas que incluye está dentro de lo habitual. La pantalla LED permite reducir el consumo del equipo y alcanzar unos niveles de autonomía razonables para un uso normal.

 

En nuestras pruebas con el exigente Battery Eater el equipo superó la hora y media, una puntuación notable. Con un uso normal es fácil superar las 3 horas y media de autonomía. Además Dell vende una batería opcional de 9 celdas que mejora este aspecto del equipo hasta en un 40% más de duración, sin incrementar mucho ni el peso ni las dimensiones (sólo sobresale un poco por la parte posterior).

 

 

 

 

Conclusiones

 

El Dell Studio 15 es un equipo ideal para un usuario medio. Ofrece prestaciones suficientes para no quedarse corto en ningún campo, un chasis robusto y un diseño muy cuidado. Es fantástico para estudiantes, usuarios de aplicaciones ofimáticas o personas que quieran un equipo robusto y económico aun a costa de menor portabilidad.

 

El equipo se puede comprar desde 499 euros, un precio impresionante para una máquina de estas características. Podemos mejorar la configuración a nuestro gusto, teniendo una máquina muy potente y fiable por menos de 800 euros.

 

  • Share This