YouTube ¿condenado?

YouTube ¿condenado?
14 de abril, 2009

Un artículo de Silicon Alley Insider profundiza en el momento actual del portal de videos en línea, a raíz de los resultados corporativos que muestran pérdidas anuales de 470 millones de dólares, preguntándose hasta cuándo puede mantener Google esta situación. A pesar que YouTube es el líder absoluto del sector, el depósito multimedia más grande de la red y sigue creciendo a un ritmo endiablado, su futuro es bastante negro, al menos, tal y como lo conocemos hasta ahora.

 

YouTube obtendrá en 2009, 240 millones de dólares en ingresos publicitarios, frente a unos costes de explotación de 711 millones, lo que equivale a un déficit de 470 millones, “una gran pérdida en un solo servicio, incluso para un gigante como Google que cuenta con 116.000 millones de dólares de capitalización bursátil”, dicen los analistas.

 

 

Incluso su CEO, Eric Schmidt, se apresuró a indicar al diario The New York Times, que en adelante, Google, “tendría más cuidado en los grandes gastos de dudosa rentabilidad”, en referencia a la adquisición de YouTube. 

 

Las cuantiosas pérdidas llegan cuando Google ha estado todo el año experimentando febrilmente con diversas formas de publicidad, concesión de licencias y asociaciones con distintas cinematográficas y empresas de contenidos. Los responsables de YouTube consideran que alcanzarán la rentabilidad mediante publicidad, pero no está tan claro, más aún en el panorama económico actual.

 

Mientras, los costes siguen incrementándose de forma exponencial, por el aumento de contenido que conlleva más ancho de banda y almacenamiento. “Google tendrá que tomar decisiones difíciles en el futuro para hacer viable uno de sus servicios estrella”, indican.

 

Una de las iniciativas sería recortar el contenido generado por el usuario doméstico y ofrecer sólo el propio de la compañía o de usuarios profesionales. Curiosamente, una de las virtudes principales del portal de videos, que parece ser una de las formas más efectivas de equilibrar el balance. Otra podría ser el pago por determinados contenidos e incluso plantear un servicio de suscripción para el sitio. Iniciativas que podrían hacer el servicio más popular de videos rentable, pero que acabaría con él, al menos tal y como lo conocemos.

 

  • Share This