OKI C3600n, color para todos

OKI C3600n, color para todos
24 de julio, 2008

Una impresora compacta, robusta, con una calidad de impresión excepcional para un precio de lo mas comedido: 400 euros (IVA incluido).  Gracias a la tecnología LED es posible imprimir hasta 16 páginas por minuto con acabado profesional. Está diseñada para volúmenes intermedios de trabajo: hasta 30.000 páginas mensuales.

 

Lo primero que llama la atención cuando uno desembala una impresora como la Oki C3600 es la robustez del equipo, máxime cuando sabemos que el precio de este periférico no llega a 400 euros IVA incluido. Bien protegida, con los drivers adecuados para operar en entornos Mac y PC, sacarla de la caja y ponerla a trabajar es cuestión de diez minutos. Lo único que hay que estar atentos, según explica gráficamente el fabricante, es de quitar lodos los protectores de los cuatro tóner. Si no, corremos el riesgo de que se enganche alguna hoja.

 

Se conecta al ordenador, como es habitual en este tipo de periféricos, vía cable USB. Tarda unos treinta segundos en calentar motores y, para lo que son este tipo de dispositivos, es bastante silenciosa y disipa poco calor. En las pruebas de volumen se ha portado bien y aunque no llega a las 16 páginas por minuto prometidas (nosotros hemos promediado diez), es mucho más rápida que un modelo estándar de inyección.

 

 


Un diseño sin aristas, en plástico de buena calidad esconde una silenciosa impresora.

 

Como hemos avanzado, esta impresora utiliza la tecnología LED para garantizar unos resultados brillantes, de primera línea. Algo interesante para entornos profesionales es que ofrece compatibilidad con los lenguajes PCL y PostScrip. Cuenta con la utilidad Color Swatch que mejora en gran medida la impresión.

 

La impresora es muy compacta y versatil. Cuenta con una bandeja de papel de 200 hojas. La C3600 puede manejar distintos formatos y grosores de papel: desde A6 hasta A4 con hasta 203 gramos de grosor. Permite incluso imprimir carteles de hasta 1,2 metros de longitud. 

 

 Un frontal simple y claro, fácil de manejar. El acceso a los tóner es muy intuitivo.

 

La clave está en el volumen

 

El secreto de estas impresoras -y su economía- está en el volumen de páginas impresas. A pesar de ser capaz según el fabricante de soportar cargas de trabajo de 35.000 páginas al mes, para estos volúmenes hay otros modelos más potentes que en cuestión de consumibles salen mucho más económicos. Y es que hagan ustedes las cuentas: un tóner (y gasta cuatro) da para una media de 1.500 hojas impresas sin abusar. eso sí, hay otros de alto volumen con capacidad para 2.500 páginas.

 

Por supuesto, en nuestras pruebas los tóner no han aguantado tanto ni de lejos. Por un lado porque hemos impreso todo tipo de materiales gráficos. Por otro, los tóner que se suministran de serie van la mitad de cargados. Pero este es un tema a tener en cuenta a la hora se seleccionar una impresora. Y es que cada uno ronda los 50 euros.

 

Los tambores integrados son de larga vida lo que reduce el mantenimiento al cambio periódico de tóners. Por otro lado, la accesibilidad a cualquier parte de la impresora es intuitiva y no hay que tocar un tornillo para recuperar una hoja atascada.

 

 

 

 Cambiar uno de los cuatro tóner es una tarea muy simple.

 

Completo pack de software

 





Herramienta clave para la gestión es Print Control,  una utilidad que permite restringir el acceso a la impresión en color, lo que facilita un control efectivo de los costes de impresión en entornos de empresa. También permite el uso del PrintSupervision, que es una aplicación que sirve para supervisar y gestionar las impresoras en red.


 





Otras utilidades incluidas son Colour Correct, el Storage Device Manager y el Network Card Set-up. Con la C3600 también se suministra software de gestión de plantillas como Template Manager 3.0, que permite a los usuarios desarrollar una gran variedad de documentos creativos, desde folletos y tarjetas de visita, hasta etiquetas de CD y carteles de hasta 120 centímetros, en papeles de hasta 203 gramos.


 

 

 Trasera de la Oki c3600. Aquí se encuentra la fuente de alimentación y el ventilador. 

 

 

La bandeja de papel se sitúa debajo. Por aquí se accede a potenciales atascos.

 

En definitiva, estamos ante un modelo de entrada para profesionales y pequeñas empresas que garantiza calidad y velocidad a un precio de entrada muy competitivo, por debajo de los 400 euros IVA incluido. Y con la garantía de Oki, uno de los fabricantes con mayor experiencia en el mundo de la impresión láser, con gran implantación en España. Una acertada elección, sin duda.

 

  • Share This