Netbooks vs portátiles

Netbooks vs portátiles
21 de abril, 2009

La aparición de multitud de modelos de netbooks y su gran tirón en el mercado está canibalizando las ventas de sus hermanos mayores, los portátiles. Los consumidores, en tiempos de crisis económica, están apostando por estos ultraportables baratos, en vez de por portátiles estándar, más grandes y caros, que hubiera sido su elección en años anteriores. La consecuencia es que los márgenes están cayendo en picado en el mercado del PC portátil.

 

Un artículo de eWeek titula directamente que “los netbooks están destruyendo el mercado del portátil” e indica que Microsoft y sus socios “deben volver a los fundamentos básicos del negocio, antes que los netbooks destruyan el alma del mercado de la computación portátil: sus márgenes”.

 

 

Los informes de IDC y Gartner son concluyentes y revelan que la venta de los netbooks se ha disparado frente a la disminución prevista de un 20% en las ventas del “portátil tradicional”. El gasto del usuario final se está reduciendo a pasos agigantados y con ello, dicen, los márgenes de fabricantes, ensambladores y también de las compañías de software, en especial de la más potente para el mercado de consumo, Microsoft.

 

Incluso se está igualando el precio del portátil genérico con el ordenador de escritorio, cuando habitualmente en los últimos años, éste era muy inferior. En sistemas operativos, ocurre algo similar. El tirón de Windows XP en netbooks, en detrimento de Vista, supone a Microsoft un recorte de márgenes (Vista cuesta al menos el triple que XP), potenciado por la rebaja agresiva de precio para competir con Linux. En netbooks tampoco están presentes grandes suites ofimáticas como Office, otro de los productos que más beneficios reportan a la compañía.

 

Las soluciones son complejas. Una de las estrategias pasa por el aumento de subvención de las operadoras de telecomunicaciones a los netbooks, ofertándolos con contratos de banda ancha con pago mensual, los que podría suponer un alivio para los integradores y dejarían margen al consumidor para la compra de otro portátil, aunque por otro lado, el usuario en época de crisis económica, podría optar por tener el netbook subvencionado como primer y único equipo (y no como un complemento como en un principio se pensaba) en detrimento del portátil genérico. Lo que está claro es que el de los netbooks es un sector vertiginoso.

 

  • Share This