Boda a través de Skype

Boda a través de Skype
7 de marzo, 2011

Una pareja de California cuya boda parecía que no iba a poder celebrarse cuando una infección pulmonar dejó aislado al novio en el hospital, se casó el fin de semana, en una ceremonia realizada a través de Skype. Samuel Kim y Helen Oh, ambos de 27 años, habían invitado a amigos y familiares de fuera, de sitios como Corea y Nueva York, a su boda, que se iba a celebrar en la localidad californiana de Fullerton el pasado sábado. Finalmente, se consiguió lo imposible gracias a la tecnología Skype.

Cuando Kim comenzó a escupir sangre la semana previa a la boda, en un principio no dijo nada a su novia por miedo hacer daño a su futura esposa, comentó a Reuters. Finalmente se lo dijo y la pareja tuvo que improvisar una solución, que no fue otra que celebrar la boda a través del sistema de videollamadas a través de Internet, Skype.

"Los invitados dijeron que fue conmovedor, admiraron a mi novia por ser capaz de permanecer de pie en el altar del modo que lo hizo, sola y sin llorar todo el tiempo", dijo Kim desde su cama en el Centro Médico UCI de Orange. "Fue capaz de resistir, y yo también, sin llorar ni nada de eso", dijo.

La novia dijo que la boda por Skype no fue la forma perfecta de casarse, pero que los invitados estaban contentos. "Dijo que lo compensará, me prometió que va a ser el mejor marido del mundo […] Se sentía fatal por no estar allí".

La boda empleó cinco cámaras en directo, que captaron la ceremonia para que los invitados pudieran seguirla por pantallas gigantes, y para el propio Kim, que la vio en la sala de aislamiento del hospital a través del ordenador. El hospital donde estaba el novio no estaba muy lejos de la iglesia, y dijo que no se sintió distante de los 500 invitados.

La presentación profesional incluyó imágenes partidas y un equipo de sonido que avisaba a Kim cada vez que su rostro iba a aparecer en pantalla. La sala del hospital se decoró con flores que las enfermeras compraron con su propio dinero, dijo el novio.

Oh dijo que no atribuía sólo a la tecnología el hecho de que la boda hubiera sido un éxito. "No podría haberlo hecho sin Dios", dijo. Por delante queda la luna de miel. Kim sorprendió a Oh con billetes de avión para Europa, donde visitarán París y Praga, una vez se haya recuperado. Kim dijo que espera que le den el alta esta semana.

  • Share This