Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Cinco mitos sobre PS5 que debes tener claros

Publicado el

Sony por fin rompió su silencio y decidió confirmar por voz de Mark Cerny una parte de las especificaciones de PS5, un movimiento que francamente fue algo totalmente inesperado, ya que no creía que la compañía nipona tuviera interés por hablar tan pronto de su consola de nueva generación.

Ahora mismo PS4 y PS4 Pro se mantienen como las consolas más vendidas de la presente generación, así que Sony no tiene una necesidad real de precipitar el tema de la próxima generación. Esta situación me hace pensar que es probable que la compañía japonesa haya querido adelantarse a Microsoft y empezar a generar expectación para desviar la atención de cara al E3 2019, un evento en el que el gigante de Redmond podría llevar a cabo una presentación parcial de la que será la gran rival de PS5: Xbox Scarlett.

Volviendo a las especificaciones de PS5 no hay duda de que las palabras de Mark Cerny fueron bastante claras, pero algunos comentarios que realizó este ingeniero resultaron un poco desafortunados y han contribuido a crear una serie de informaciones erróneas que, como no podía ser de otra forma, ya han empezado a correr como la pólvora por Internet y a generar falsas expectativas.

En MC tenemos un compromiso con vosotros, nuestros lectores, ofreceros información realista, y como parte de ese compromiso hemos decidido hacer este artículo especial donde veremos cinco mitos de PS5 que ya han empezado a circular y que debéis olvidar.

1.-PS5 ofrecerá resolución 8K

Ha sido uno de los datos que más se ha repetido en muchos titulares, y sí, es cierto que dicha consola alcanzará esa resolución como máximo, pero debemos interpretar esto de forma correcta.

Decir que PS5 ofrecerá resolución 8K no equivale por sí mismo a decir que podrá mover juegos con ese conteo de píxeles. Ya vimos el peso que tiene la resolución en el rendimiento de los juegos y os explicamos por qué se había recurrido tanto a la resolución reescalada en la presente generación de consolas.

La resolución 8K equivale a 7.680 x 4.320 píxeles, cifra que en total suma 33.177.600 de píxeles. A efectos comparativos una resolución 4K (3.840 x 2.160 píxeles) representa 8.294.000 de píxeles. Como vemos la diferencia es tan grande que hablamos de casi cuatro veces más píxeles.

A día de hoy ni siquiera una RTX 2080 TI es capaz de mover juegos en resoluciones 8K de forma fluida, así que es evidente que PS5 no va a llegar ni de broma a dicha resolución. Dicho esto es probable que te preguntes por qué ha hablado entonces Mark Cerny de dicha resolución y la respuesta es muy simple, porque la resolución 8K en contenidos multimedia es una realidad en algunos países, como Japón por ejemplo, y es por ahí por donde debemos orientarla.

En resumen, PS5 podrá mover contenidos multimedia en 8K, pero no llegará a dicha resolución en juegos.

2.-Los juegos de PS5 cargarán en 0,8 segundos

Este mito es fruto de una explicación confusa por parte de Mark Cerny. Cuando habló de la importancia de la inclusión de un SSD en PS5 dijo que gracias a este componente los tiempos de carga se reducirían hasta 0,8 segundos, algo que, obviamente, no es cierto.

No podemos descartar que algún juego básico pueda cargar en tan poco tiempo, pero es un dato totalmente irreal. En mi PC, que monta un Ryzen 7 1800X a 4 GHz, 32 GB de RAM DDR4 a 3,2 GHz (CL15) y un SSD PCIE NVMe Corsair MP510 de 960 GB a 3.480 MB/s-3.000 MB/s (lectura y escritura secuencial) los tiempos de carga son, en general, de varios segundos al mover juegos actuales.

Sí, he nombrado el procesador y la RAM porque a la hora de hablar de tiempos de carga en juegos no solo importa la unidad de almacenamiento utilizada y su rendimiento, sino también la velocidad a la que la CPU es capaz de sacar adelante la carga de trabajo necesaria para que el juego arranque, y el tiempo que tardan los datos fundamentales en quedar almacenados en la memoria para que el procesador pueda acceder a ellos de nuevo cuando sea necesario sin tener que completar nuevos ciclos de trabajo.

Como vemos todos esos componentes trabajan de forma conjunta y determinan el tiempo de carga y no, no debemos esperar que los juegos de PS5 carguen «mágicamente» en menos de un segundo, es imposible.

3.-El tema del trazado de rayos

Sabemos que el trazado de rayos no es exclusivo de las tarjetas gráficas GeForce RTX serie 20 de NVIDIA, y también tenemos claro que cualquier gráfica compatible con la API DirectX 12 podría acceder a dicha tecnología, pero esto no cambia el hecho de que es una técnica de renderizado muy exigente, y que implica un gran consumo de recursos.

Actualmente tarjetas gráficas tan potentes como la RTX 2080 TI tienen que recurrir a un rederizado híbrido para poder obtener un buen nivel de rendimiento: rasterización, reescalado inteligente con DLSS y trazado de rayos, una combinación que, como sabrán muchos de nuestros lectores, se divide entre los diferentes elementos que forman dicha GPU, incluyendo ROPs (unidades de rasterizado), núcleos ténsor (para IA y aprendizaje profundo) y núcleos RT (trazado de rayos).

Bien, el hecho de que PS5 vaya a ser compatible con trazado de rayos no quiere decir que vaya a poder mover dicha tecnología al mismo nivel que podríamos esperar, por ejemplo, de una RTX 2080 TI. En absoluto, si Radeon Navi carece de hardware dedicado para trazado de rayos dicha tecnología será implementada de una manera bastante discreta, ya que de lo contrario el impacto a nivel de rendimiento acabaría siendo enorme.

No hablamos por hablar, ya lo vimos en las pruebas de rendimiento de las GTX serie 10 y GTX serie 16 con trazado de rayos activado. Sí, puede que gracias a la optimización PS5 consiga un resultado más equilibrado, pero no estará al nivel de una RTX serie 20 con hardware dedicado.

4.-Marcará un enorme salto técnico

Esta es una afirmación errónea porque no se ha puesto en perspectiva de forma apropiada. Como ya hemos dicho en artículos anteriores la GPU de PS4 Pro equivale más o menos a una RX 470, si se confirma que PS5 monta una Radeon Navi 12 con 2.560 shaders su rendimiento bruto sería entre un 80% y  un 100% mayor que el de PS4 Pro.

Dicho de otro modo, la GPU de PS5 equivaldría aproximadamente a una Radeon RX Vega 64. Sí, hay un salto considerablemente en términos de rendimiento, pero no un salto tan enorme como pintan algunos. Está muy bien dejarse llevar por el entusiasmo, pero de forma moderada, que luego ocurren cosas como aquello de que «PS4 va a ser una consola 4K», y fíjate qué cosas, apenas ha podido aguantar en 1080p.

¿Quiere decir esto que PS5 va a ser más de lo mismo? No exactamente, pero el salto técnico será más marcado gracias a la CPU y a la mayor cantidad de memoria. Durante la transición generacional que habrá con PS4-PS4 Pro veremos una temporada de títulos intergeneracionales que podrían no mostrar por completo el potencial de PS5, sobre todo a nivel de animaciones, física, IA, número de NPCs y tamaño de los mundos en títulos tipo «sandbox».

Con esa sencilla afirmación ya os he dado los dos puntos en los que más evolución conseguirá PS5 frente a la generación actual, y será gracias al enorme salto que representa una CPU Zen 2 frente a la obsoleta CPU Jaguar que montan las consolas actuales, y también por la mayor cantidad de memoria disponible.

5.-PS5 va a costar 400 dólares-euros

No, PS5 todavía no tiene un precio definido, así que es imposible asegurar que vaya a costar una determinada cantidad de dinero. A pesar de todo la cifra de 400 dólares-euros que barajan algunos medios y ciertos analistas parece poco realista, sobre todo si tenemos en cuenta la relación de costes que hicimos en su momento al hablar del posible precio de PS5.

Puede que Sony esté dispuesta a perder dinero durante la primera etapa de lanzamiento, pero lanzar una consola con las especificaciones que tendrá PS5 a 400 dólares-euros supondría unas pérdidas aproximadas de entre 75 y 100 dólares por unidad vendida, y en el mejor de los casos, una cifra que francamente nos parece intolerable.

Sony ya ha lanzado en ocasiones anteriores consolas con precio que superaba los 400 euros. Por ejemplo, PS2 llegó a España en el año 2000 con un precio de 74.900 pesetas, unos 450 euros, y PS3 tuvo un precio de 599 euros en su versión con disco duro de 60 GB. Con esto en mente no resulta extraño pensar que PS5 pueda llegar al mercado con un precio de 500 a 600 euros.

En lo personal me reitero, creo que PS5 llegará con un precio aproximado de 500 euros, ya que es una cifra equilibrada y permite, además, jugar mejor con el precio de PS4 y PS4 Pro, dos consolas que podrían acabar cayendo hasta los 200 euros y 300-350 euros (respectivamente) cuando se produzca el lanzamiento de la nueva consola de Sony.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído