Los vinilos, de moda de nuevo

Los vinilos, de moda de nuevo
5 de enero, 2009

Las ventas de CDs de música han ido cayendo de forma continuada durante los últimos 3 años,  y parecía que las descargas de música en Internet eran las únicas beneficiadas, pero no es así: los discos de vinilo han resucitado, y de hecho este formato está ganando interés muy rápidamente. Las ventas se han doblado con respecto al año anterior, y los audiófilos valoran mucho la calidad de sonido que ofrece este veterano formato.

 

Cuando apareció el Compact Disc sus desarrolladores nos lo vendieron como si fuera la última revolución en sonido gracias a su calidad digital. Todos nos creímos a pies juntillas aquel argumento, cuando en realidad los discos de vinilo almacenan la información acústica de forma más fidedigna y precisa, además de tener ese encanto de los pequeños “defectos” durante la reprodución. Y no olvidemos que las carátulas de los discos de vinilo se convirtieron en una forma más de arte para muchos diseñadores y para los propios consumidores de estos discos.

 

 

Precisamente estos argumentos han hecho que tanto la industria como los usuarios vuelvan a apostar por este mercado. En 2008 se compraron 1,88 millones de álbumes, más que en ningún otro año de la historia reciente según los datos de Nielsen SoundScan, que comenzó a registrar este tipo de ventas en 1991. Obviamente dado que el CD apareció a mediados de los 80 las cifras fueran muy superiores en años y décadas anteriores, pero desde la aparición del compacto nunca se habían vendido tantos LPs como durante el año que acaba de terminar.

 

De hecho, los vinilos crecieron un 14% entre 2006 y 2007, cuando vendieron 990.000 discos. Ahora esa cifra ha crecido el 100%, se ha doblado, lo que indica claramente el avance de este tipo de formato en un segmento que parece querer rescatar sus virtudes. Resulta irónico dado que ahora los CDs se están vendiendo menos que nunca, una tendencia que se ha confirmado los últimos 3 años y que ha hecho que en 2006 se vendieran 553,4 millones de compactos, por 360,6 millones de 2008.

 

 

Así pues, parece que no sólo las ventas de música on-line (esencialmente, de MP3s sueltos, y no tanto de álbumes completos) están creciendo: los que gustan de “saborear” la música están reconciliándose con un formato que parecía perdido y que no obstante vuelve a estar muy de moda, como muestran algunos artistas y grupos de primera línea que vuelven a apostar por este formato.

  • Share This