Corel VideoStudio Pro x2

Corel VideoStudio Pro x2
24 de enero, 2009

Corel VideoStudio Pro x2 es una completa suite de edición de vídeo que permite controlar todos los pasos del proceso de producción (importación, edición y exportación). Destaca por la sencillez de su manejo y por un nutrido grupo de efectos, filtros y transiciones. En su contra juega el manejo de la barra de tiempo, su verdadero talón de Aquiles. 

 

Video Studio ProX2 no es el primer producto que se lanza al mercado desde que Corel compró Ulead, aunque sí es el primero al que se le ha querido distinguir con el sello de Corel. En este sentido, aquellos que estén familiarizados con la gama de productos de Ulead no notarán demasiadas diferencias con respecto a  VideoStudio 11 Plus, ya que este producto puede entenderse más como un conjunto de mejoras que como una actualización en toda regla. Sin embargo, esto no impide que esta nueva versión tenga algunas novedades interesantes que merece la pena destacar.

 

Nueva utilidad Painting Creator

 

La principal novedad de VideoStudio Pro lleva como título Painting Creator, y consiste en una miniaplicación con la que podemos introducir ciertos efectos presentes en suites profesionales como Adobe After Effects.  En este sentido Painting Creator incluye una selección de herramientas de pintura que incluyen, entre otros, un pincel, un spray, ceras, carboncillos, lápices, rotuladores, etc.

 

Gracias a estas herramientas podemos componer una imagen estática e incorporarla a nuestro trabajo de vídeo pero, lo realmente interesante,  es que podemos grabar el proceso mismo de pintar, cuyo resultado visible es una macro editable que podemos arrastrar sobre nuestra línea de tiempo. Manejando parámetros como la transparencia o la saturación podemos conseguir efectos realmente interesantes y crear vídeos muy artísticos.  Además, como podemos trabajar con la friolera de 38 texturas diferentes, la diversión está más que garantizada.

 

La única pega es que no podemos editar estas macros una vez hayan sido renderizadas, por lo que, si queremos introducir algún cambio, tendremos que trabajar de nuevo sobre el archivo en bruto y volver a renderizar (proceso más o menos lento según el nivel de nuestro hardware).

 

Otras novedades

Las demás novedades de este producto son mucho más modestas, aunque desde luego no pasarán desapercibidas a los amantes de la edición multimedia. Por ejemplo, podemos añadir animación a una presentación de fotografías y la biblioteca de efectos se ha ampliado considerablemente. De hecho, en esta versión se han añadido 15 nuevas animaciones en Flash y nada menos que 20 nuevas transiciones de objeto, más que suficiente para la mayoría de usuarios.

 

En cuanto a los filtros, el único que aporta algo realmente novedoso es ?Efectos de cine? de NewBlue. Contiene un conjunto de filtros cuyo objetivo es el de dotar de una apariencia muy profesional al material digital del videoaficionado. No podemos asegurar que el filtro cumpla al cien por cien con lo que promete pero sí que es verdad que la mejora de iluminación, ruido, granulado, balance de blancos y demás es bastante considerable.

 

Trabajo con la línea de tiempo

 

A diferencia de Ulead VideoStudio Plus 11, en esta nueva versión se ha habilitado la funcionalidad de añadir transiciones en todas las pistas de vídeo, una posibilidad que aunque programas de edición como Adobe Premiere o Sony Movie Studio han implementado desde hace algunos años, no estaba disponible en VideoStudio hasta ahora.

 

Sin embargo, el trabajo con la línea de tiempo sigue siendo una experiencia algo frustrante, a menos hasta que consigamos soltura con el programa. Para nosotros, el principal problema radica en lo exasperante que resulta la forma en la que Corel ha decidido presentar los archivos que se añaden en este apartado.

 

En este sentido, tenemos dos opciones básicas. O incluir el archivo tal cual (tras haber realizado un único corte o multicorte). O bien dividir el vídeo que añadimos por escenas, para lo cual la suite dispone de una utilidad específica en la que podemos determinar el grado de sensibilidad. El resultado de esta división por escenas puede ser más o menos certero dependiendo del material que hayamos grabado.

 

Sin embargo, lo que realmente hace complicado el proceso es que no hay forma de que podamos dividir los vídeos por segundos, por minutos o por grupos de frames, como hacen la mayoría de suites semiprofesionales. Es más, todo recorte que hagamos en nuestros archivo lo deberemos hacer desde un editor externo, lo cual complica sobremanera todas las tareas relativas a cortar, pegar, arrastrar y, en definitiva, movernos con soltura.

Importar, editar, animar y exportar

 

Sencillez. Este es el axioma con el que han trabajado en Corel para esta nueva versión. La interfaz del programa es muy limpia e intuitiva permitiendo que podamos editar nuestro primer vídeo prácticamente sin haber leído una sola línea de las instrucciones. Importar nuestro material es tan simple como hacer un clic y especificar si importamos desde una cámara DV, un disco óptico o un archivo de nuestro disco duro. Automáticamente, el programa añadirá el material a nuestra biblioteca y podremos empezar a editar. En este punto nada que objetar al magnífico trabajo de Corel.

 

En cuanto a la edición, las carencias que presenta y que ya hemos mencionado, se suplen en cierta medida por la gran cantidad de opciones y parámetros con los que podemos jugar. En primer lugar, de la misma forma que haríamos con un software de edición fotográfica podemos cambiar los niveles de iluminación, transparencia o saturación y curvas de color con una facilidad pasmosa.

En segundo lugar, la galería de filtros, transiciones y efectos es realmente amplia, y dudamos seriamente de que un usuario aficionado o semi profesional eche en falta alguno. Eso sí, hay que tener en cuenta de que hay algunos, como el pack de  NewBlue que son auténticos devoradores de recursos, así que conviene aplicar únicamente los que necesitemos. El mismo consejo es válido a la hora de añadir títulos o subtítulos (contamos con esta opción si queremos traducir una película)

 

En cuanto a la edición de audio, no es precisamente lo mejor del software, pero tampoco es el propósito del programa. Corel ha incluido algunos efectos prefefinidos como risas enlatadas, aplusos, etc. y dispone de un rudimentario editor en el que podemos modificar algunos parámetros y aplicar pequeños efectos que pueden sernos de utilidad en más de una ocasión. Sin embargo, el hecho de que el programa no nos permita incorporar una segunda pista de audio, limita bastante nuestro trabajo por lo que recomendamos llevar la edición de audio con otros programa.

 

Finalmente, la exportación del vídeo es casi tan sencilla como la importación del mismo. Los formatos disponibles van desde los clásicos DVD, VCD, AVI, MOV o MPEG a los más novedosos FLV o Bluray. Además, en este apartado tenemos la opción de exportar directamente nuestro proyecto a un iPod/iPhone, a una Sony PSP o a cualquier otro dispositivo móvil genérico a través del formato 3GP.

 

Conclusiones

 

En definitiva, Corel presenta un producto  cuidado, con una excelente relación calidad/precio y con una potencia y funcionalidad que sobrepasa de largo las expectativas del videoaficionado medio. Por contra, su uso puede ser algo frustrante si lo único que queremos es cortar, pegar, arrastrar y ordenar elmentos, una de las tareas básicas con las que comienza la edición de vídeo.

 

  • Share This