Blusens web:tv

Blusens web:tv
23 de diciembre, 2010

La firma gallega pone en el mercado su nuevo Blusens web:tv, un reproductor multimedia que promete llevar Internet al televisor de manera sencilla y práctica. Especificaciones técnicas interesantes y un precio competitivo lo posicionan como una interesante alternativa para los usuarios que buscan algo más que la mera reproducción de contenido multimedia en el televisor. Para completar su oferta, Blusens ofrece un videoclub online asociado al dispositivo con cientos de películas disponibles.

El producto que analizamos se puede considerar como heredero natural del Blusens Blu:Brain, una apuesta competitiva que no terminó de cuajar en el mercado tras varios retrasos en el desarrollo y un precio final notablemente más elevado de lo que muchos usuarios esperaban. Así, con este Blusens web:tv la compañía española intenta poner en el mercado un producto económico con muchas de las prestaciones de su modelo estrella, aunque prescinda del disco duro y la calidad de construcción diste bastante de aquel. Analizamos el nuevo Blusens web:tv en el laboratorio técnico de MuyComputer.


El mando a distancia incluido no nos ha convencido.

 

Ficha técnica

Recibimos el nuevo Blusens web:tv en una caja muy compacta y profusamente ilustrada que da pistas sobre lo que ofrece el dispositivo. El kit incluye, además del reproductor, un mando a distancia, pilas, el cable de alimentación, cables HDMI, Ethernet y RCA y una guía rápida de instalación. Como podéis ver todo lo necesario para poner el aparato en marcha desde el minuto uno.

El hábitat natural de un reproductor como este debe ser el salón, conectado a un televisor de alta definición vía HDMI y a Internet ya sea vía WiFi o Ethernet (si queremos usar de manera intensiva la conectividad de red es recomendable apostar por la segunda opción). La instalación no presenta ninguna dificultad y sólo en entornos de red muy singulares necesitaremos cambiar algún parámetro.

El dispositivo funciona como reproductor de contenidos multimedia a través de USB o red (no incluye disco duro integrado), sintonizador de TDT de alta definición con posibilidad de grabación y servidor multimedia DLNA. Además, si lo conectamos a Internet, podemos utilizarlo para navegar por la web, consultar contenidos sindicados por RSS, correo electrónico, noticias, el tiempo, … (incluye algunos widgets de serie que se irán ampliando gracias al SDK libre de Blusens) y acceder al videoclub online de Blusens.

Como reproductor multimedia puro pocas pegas podemos ponerle a este Blusens web:tv. Compatible con multitud de formatos, ofrece la fluidez suficiente para lidiar con todo tipo de archivos en alta definición sin saltos ni parones, incluso trabajando con bitrate elevado. Sólo hemos encontrado una pega: no decodifica DTS por HDMI, sino utilizando la salida óptica de audio. Es justo comentar que aunque en nuestras primeras pruebas tuvimos algunos problemas con los subtítulos de las películas, estos se solucionaron actualizando el dispositivo a la última versión disponible.

Las pruebas de rendimiento con streaming vía WiFi han resultado ser una grata sorpresa. El soporte para el estándar 802.11 n y el buffer de 4 Gbytes que incorpora le permiten reproducir contenido en alta definición sin que echemos de menos la estabilidad del cable. Sobresaliente en este punto. También se puede utilizar como servidor de medios (contenidos multimedia, emisiones de TDT, música, etc.) hacia otros dispositivos conectados a la red compatibles con DLNA, como portátiles, otros televisores, etc.

El sintonizador de TDT HD también cumple, aunque no deja de ser un engorro tener que utilizar el mando a distancia de Blusens para usar nuestro flamante televisor. Si tenemos sintonizador integrado lo mejor es utilizar el del aparato sólo para funciones de grabación y programarlas manualmente dejando un amplio margen (lamentablemente las cadenas siguen sin respetar los horarios establecidos y la EPG sólo puede servir de orientación). Otro hándicap (este común a la mayoría de reproductores con TDT) es la ausencia de ranura para TDT Premium, que nos impide utilizarlo para ver y/o grabar contenidos en canales de pago.

La interfaz de control apuesta por la sencillez y aunque no tiene la riqueza visual de alguno de sus rivales resulta intuitiva y directa. Es una lástima que no hayan cuidado más el mando a distancia incluido; su calidad deja bastante que desear y el tacto es muy mejorable, suponiendo un punto negativo importante a la hora de valorar la experiencia de uso con el aparato.


Internet llega a tu televisor

El factor diferencial de este producto frente a su competencia directa es la posibilidad de conectarlo a Internet para navegar, consultar el correo electrónico, noticias, leer nuestros feeds o acceder a nuestros servicios web favoritos. Así, hemos querido valorar el profundidad qué ofrece en la práctica el aparato probando durante unos días la oferta disponible.

El navegador web funciona pero, de nuevo, falla el control. Escribir una dirección web o una contraseña con el teclado alfanumérico en pantalla es tedioso y el salto entre enlaces no está bien resuelto. Por otra parte, la ausencia de Bluetooth hace inviable utilizar un teclado inalámbrico, una de las soluciones más directas para minimizar este problema. ¿El plan B? Que lancen una aplicación gratuita para smartphones para controlar el web:tv via WiFi.

En cualquier caso la complejidad de las webs actuales deja el sencillo navegador (no soporta Flash, aunque desde la empresa aseguran que lo solucionarán) integrado más cerca de la anécdota o la curiosidad que de una funcionalidad realmente útil en la práctica; muchas páginas cargan mal y otras, directamente, provocan un cuelgue del dispositivo. Esperemos que alguna actualización de software consiga mejorar este punto.

El sistema de widgets (que ya hemos visto en proyectos similares) funciona bien y de serie vienen todos los imprescindibles. El SDK libre es un buen punto de partida y puede ser muy importante para el futuro del producto, siempre la comunidad de usuarios y desarrolladores se implique.

El videoclub online es otra de las grandes apuestas de BluSens para el futuro, en general y para este producto en particular. La oferta disponible a día de hoy son unas 1.100 películas que cuestan entre 2 y 3 euros y se ven por streaming (el servicio lo ofrece Streamr). Una propuesta sencilla, que peca de escasez de catálogo y de no ofrecer la calidad HD de algunas propuestas de la competencia pero que no nos impide reconocer la valentía de Blusens en incorporarlo y confiar en mejoras futuras.


Conclusiones

El Blusens web:tv nos deja sensaciones encontradas: sobre el papel estamos ante un producto muy económico (150 euros) que ofrece un amplio abanico de funciones y la posibilidad de llevar Internet al televisor de la forma más sencilla posible. En la práctica, la falta de fluidez de un sistema de menús poco cuidado, un mando a distancia infame y un navegador limitado lo dejan en “lo que pudo ser y no fue” que, lamentablemente, nos recuerda mucho a lo que pasó con Blu:Brain.

  • Share This