Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Jeep Compass, genética

Publicado el

«Anoche soñé que volvía a Manderley…» Señora de Winter (Rebeca, 1940)

Anoche debí dormirme encima de mi sombrero sin querer. Está arrugado y yo no he dormido bien. Así que ninguno de los dos tenemos buen aspecto esta mañana. Dormir al raso no es mi especialidad pero no ha habido más remedio porque dentro del coche no lograba encontrar la postura para conciliar el sueño. Como no hacía frío salí y me tumbé en el suelo. Y la víctima ha sido mi sombrero pero también mi espalda. Porque eso que no parece tan incómodo cuando te tumbas a la mañana siguiente descubres que era una cámara de tortura. Anoche no podía más del cansancio, llevaba más de seis horas conduciendo por caminos de tierra y atravesando sembrados abandonados con el maíz pudriéndose en las mazorcas. Evitándoles.

Miro en la parte de atrás, no recuerdo qué cosas me dio tiempo a coger. Fue todo tan rápido… Los gritos de los vecinos atravesando la pared, las luces deslumbrantes en la calle y ese olor extraño, como a amoníaco. Así que cogí lo que pude de la despensa y de la nevera. Me llevé el cargador y el móvil a pesar de que ya no funcionan, hace menos de un mes que se han convertido en un trasto inútil. Desde que aparecieron ellos. Quizás en esos pocos segundos pensé que si lograba huir, si lograba esconderme, algún día las cosas cambiarían y todo volvería a ser como antes. No tengo gran cosa, algo de pan de molde, una almohada que podía haber salvado a mi sombrero anoche, unas doce latas de comida de vario tipo y un helado que se ha derretido sobre el asiento de atrás. Mastico media rebanada de pan de molde a modo de desayuno apoyado en el coche calzando mi sombrero arrugado. Entonces me doy cuenta del olor a amoníaco.

Hay muy pocas marcas como Jeep (o Land Rover) a las que se asocie tanto su nombre con las capacidades todoterreno de sus modelos. Se trata de una marca que en realidad debe su nombre al apodo que reciberon los vehículos todoterreno ligeros que encargó el ejército de los Estados Unidos para sus campañas de la Segunda Guerra Mundial. En realidad los primeros Jeep se basaron en el diseño de la empresa Bantam que fue mejorado y modificado por los fabricantes Willys-Overland y posteriormente por la propia Ford pero el resultado fue un vehículo que gracias a sus capacidades marcó la diferencia en diferentes escenarios de la guerra.

Ficha técnica del Jeep Compass

La marca Jeep desde entonces ha pasado a ofrecer toda una gama de todoterrenos adaptándose cada vez más a la estética y las características de los SUV modernos, conservando el Wrangler como el heredero del espíritu del Jeep original. Desde su adquisición por parte del grupo FIAT los motores diésel multijet entraron a formar parte de las motorizaciones de estos todoterrenos ganando en versatilidad y eficiencia de combustible e incorporando algunos elementos de producción del resto de automóviles del grupo.

Gama Jeep Compass

El Jeep Compass que hemos podido probar es un todoterreno de tamaño medio, sobre los 4,4 metros, que ofrece cinco motorizaciones distintas, tres e ellas diésel, y la posibilidad de elegir entre tres sistemas de tracción. Este modelo puede incorporar tracción delantera, para un uso más urbano y de carretera, o dos sistemas de tracción total: el Active Drive y el Active Drive Low. Este último se asocia a una caja de cambios automática y simula el funcionamiento de una caja reductora para conseguir un mejor uso fuera del asfalto.

En nuestro caso pudimos probar un modelo con el motor diésel de 140 caballos y tracción total Active Drive estándar y con cambio automático de nueve velocidades, una combinación que a priori resulta un buen equilibrio que permite afrontar tanto los trayectos todoterreno como conducir por el asfalto de forma confortable y con buenas prestaciones.

El aspecto exterior del Compass no es tan espartano como cabría esperar de un todoterreno puro, con formas redondeadas y protecciones en la parte inferior en plástico negro que no hacen que su aspecto sea más campero. El frontal luce una parrilla muy elevada con un parachoques de tamaño generoso que le dan apariencia «musculosa» al diseño del coce. La parrilla queda dividida en franjas que proporcionan el aire de familia. Los faros también se colocan en la parte superior flanqueando la parrilla.

En la parte inferior otra toma de aire en color negro con los faros antiniebla a cada lado y por debajo limitada por un spoiler también grande. El diseño del perfil claramente  no busca la aerodinámica sino una línea simple y robusta que por otro lado maximiza el espacio interior. En general una línea moderna pero más sobria que lo que podemos ver en la competencia. En la parte trasera un gran portón flanqueado por los grupos ópticos también bastante elevados.

Interior espacioso

En lo que respecta al interior la primera impresión es que los acabados del Compass no son de alto nivel pero su aspecto es bueno, aunque los materiales plásticos de algunos elementos no sean de una calidad muy alta el tacto es suave y cómodo para apoyar los brazos por ejemplo. Se conduce quizás más erguidos que en otros SUV que hemos probado. Los asientos delanteros son grandes y cómodos y envuelven bastante bien aunque son algo duros y el tejido es algo deslizante. Los reposacabezas sin embargo son altos y mullidos.

La parte de los indicadores tras el volante es de diseño tradicional con dos diales para contabilizar velocidad y revoluciones del motor con una pantalla LCD entre ellos que da información sobre el funcionamiento del coche. También cambia la imagen si por ejemplo escogemos distintos modos del funcionamento del sistema de tracción con una imagen del coche afrontando distintas situaciones como nieve, barro, arena…

Entretenimiento

En general los indicadores y la pantalla nos han parecido algo pequeños para un coche tan grande pero dan información suficiente. Sobre el salpicadero en una posición central, menos elevada que en otros SUV más urbanitas, se encuentra la pantalla del sistema Uconnect. La pantalla es de 7 pulgadas con una visibilidad buena pero no excepcional y unos menús con aspecto algo anticuado. El sistema de sonido es de buena calidad con el asesoramiento de la marca Beats, aunque la insonorización no es perfecta y eso perjudica la calidad del sonido.

En la parte trasera gracias al diseño de la carrocería pueden viajar personas de cierta estatura con comodidad y tres pasajeros pueden acomodarse sin problemas. Hay cierto inconveniente en el espacio que hay para los pies bajo los asientos delanteros si éstos los colocamos en su posición más baja, pero en general son plazas confortables aunque no tanto como las que pueda ofrecer un SUV de categoría similar menos orientado al todoterreno. Tanto la parte de atrás como la delantera luce materiales resistentes y que pueden lavarse fácilmente fruto de esta orientación.

La carga

El maletero es grande (438 litros) pero se reduce bastante si optamos por equipar una rueda de respuesto de tamaño completo, algo casi indispensable si vamos a emprender aventuras fuera del asfalto y no encontrarnos en una situación difícil. Es un maletero accesible y con el detalle de que si utilizamos el reposabrazos / portabebidas trasero se abre un hueco en el maletero.

Esto facilita la carga de objetos largos y si solamente viajan dos pasajeros permite el acceso al compartimento de carga. Por otro lado esta solución puede ser un inconveniente si frenamos o afrontamos terrenos con baches y hemos cargado objetos pequeños porque podrían acabar en el habitáculo. Si hemos optado por el sistema de sonido de 9 altavoces de Beats en el maletero también veremos el altavoz de graves.

Al volante del Jeep Compass

En la prueba de conducción el Compass mostró un comportamiento en carretera no demasiado alejado a lo que se espera de un SUV cualquiera. Su motor de 140 caballos le permite desenvolverse con soltura tanto en ciudad como en carretera con buenas aceleraciones a pesar de la importante masa del coche. Se muestra, como hemos comentado, algo ruidoso sobre todo a altas revoluciones o con el motor en frío.

Nos ha gustado la caja de cambios automática de nueve velocidades, sobre todo en autopista donde permite conducir más tranquilos y con la capacidad de exigir potencia cuando la necesitemos para adelantar. Tiene un funcionamiento suave y preciso también a la hora de maniobrar con el coche partiendo de parado. Este relax sin embargo no lo encontramos en las suspensiones cuando hay irregularidades del terreno porque éstas no las filtran con suficiente eficacia.

Esto sin embargo es una consecuencia de la personalidad del coche, pensado también para su funcionamiento todoterreno donde las suspensiones más blandas provocan dificultades. Donde se portaron con competencia fue en los terrenos virados sujetando el coche en las zonas de curva curvas con solidez y colaborando con el sistema de control de tracción. Podemos conducir con cierta alegría en terrenos trotuosos sin que el Compass nos transmita ningún titubeo ni cabeceo.

Fuera del asfalto es donde el Compass se diferencia más de sus competidores y donde muestra su verdadera personalidad. A pesar de no disponer de reductora (ni en este modelo del sistema alternativo que mencionamos al principio) si ponemos el modo de tracción en automático el coche supera sin problemas terrenos con adherencia comprometida. También podemos bloquear el sistema de tracción integral para que transmita constantemente fuerza a las cuatro ruedas simultáneamente.

Aunque tiene cierto talento para el todoterreno, esta versión del Compass sigue siendo un coche urbano por lo que hay que tener cuidado con posibles obstáculos que sobresalgan mucho como piedras. Jeep ofrece una versión del Compass llamada Trailhawk que tiene una altura mayor y reduce algunos elementos como los parachoques además de ofrecer un sistema de tracción retocado con más capacidades para salir del asfalto. En cualquier caso el modelo que hemos probado si tenemos cuidado es un coche divertido en cualquier terreno.

Conclusiones

Con el Compass Jeep quiere competir en el mercado de los SUV de tamaño medio con un coche que ofrece una buena experiencia en carretera con unos acabados dignos y un buen espacio tanto en el habitáculo como en el maletero. Sin embargo tampoco ha querido renunciar a sus orígenes con buenas aptitudes para su funcionamiento todoterreno. Para competir con los mejores le falta una mejor insonorización, mejorar algún acabado y quizás actualizar la instrumentación y el sistema multimedia.

Este modelo es uno de los más recomendables si lo que buscamos es un coche que se desenvuelva bien fuera y dentro del asfalto con un buen motor (con un consumo algo alto) y una caja de cambios que nos ha gustado bastante. Además es un coche práctico que por los materiales que usa y el tipo de ensamblaje da la impresión de estar hecho para durar.

Valoración final
7.1 NOTA
NOS GUSTA
Buenas capacidades todoterreno
Amplio habitáculo
A MEJORAR
Consumos algo altos
RESUMEN
El Jeep Compass es sin duda una de las mejores opciones para disponer de las características de un SUV cómodo de tamaño medio con buenas capacidades todoterreno
Prestaciones7.5
Diseño7.5
Consumo6
Confort7.5
Sistema de infoentretenimiento7

1 comentario
  • Leonmafioso

    Venía a tirarle piedras si era con la caja CVT, desde que salieron las primeras generaciones con el motor Tigershark y caja CVT habían sido un desastre por culpa de esa horrible transmisión.

Top 5 Cupones

Lo más leído