Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Google Card, ¿es necesaria una tarjeta de crédito de Google?

En las últimas horas se ha sabido de Google card, el proyecto de la empresa del buscador para crear su tarjeta de crédito. ¿Tiene sentido?

Publicado el
Google Card, ¿es necesaria una tarjeta de crédito de Google?

A estas alturas lo más probable es que nadie se haya sorprendido al saber de Google Card, el proyecto de tarjeta de crédito en el que la empresa del buscador lleva ya un tiempo trabajando y que podría no tardar demasiado tiempo en ver la luz. Las últimas horas han volado los titulares hablando de este nuevo de pago y, con él, del desembarco de Google en un sector a la vez tan tentador y complicado como lo es el financiero. Y, desde luego, ya serán muchas las personas que, por diversas motivaciones, están deseando la llegada de este medio de pago a sus billeteras.

De momento no es mucho lo que se sabe de Google Card. TechCrunh ha conseguido algunas imágenes filtradas en relación con este proyecto, de las que podemos deducir que estaríamos hablando de un medio de pago asociado con Visa, que como era previsible apuesta exclusivamente por el chip e identificación contactless (pese a que la banda magnética todavía cuenta con bastante predicamento en algunos lugares del mundo) y que, obviamente, todas las gestiones relacionadas con la tarjeta serán gestionadas a través de su app asociada (¿quién dijo «cajero»?)

Lo dicho, de momento nada sorprendente, y menos después de que Apple ya presentara su tarjeta hace poco más de un año. ¿Y por qué Google y no Amazon, por ejemplo? Bueno, lo cierto es que Amazon también tiene sus propias tarjetas de crédito (si bien es cierto que, en este caso, su modelo de funcionamiento es similar al de las tarjetas tradicionales). Es más, podemos intentar adivinar cuál será el próximo gigante tecnológico en dar este paso. Es pura especulación pero es divertido. Venga, empiezo yo apostando por la traslación de Samsung Pay a una tarjeta física, ¿tú quién piensas que lo hará?

 

¿Por qué Google Card?

O también nos podemos preguntar si es necesaria, si aporta algo original y novedoso, si en el futuro todos tendremos esta tarjeta… Igual me equivoco, pero más que intentar hacer reviews de productos que ni siquiera existen todavía (y algo he visto ya por ahí), creo que lo interesante es intentar entender la razón de este paso por parte de Google, que no es más que exactamente lo mismo que ya hizo Apple hace un año.

Lo mejor es empezar haciendo un poco de historia: ¿recuerdas Google Wallet? Pues lo interesante es que ese servicio de Google, desde hace ya unos años absorbido por Google Pay, ya se planteó tener su propia tarjeta de crédito allá por 2013. Por aquel año el término fintech ya empezaba a pegar con fuerza (tanto que algunos abogaban por la desaparición de las empresas clásicas de los sectores bancario y financiero en un máximo de 3 años) y la empresa del buscador quiso subirse a la cresta de la ola. El problema, visto ahora con perspectiva, es que era demasiado pronto.

¿Y por qué una tarjeta de crédito? Es decir, un trozo de plástico con un nombre, un anagrama y un chip. De acuerdo, a día de hoy es un medio de pago de uso masivo pero ¿no están las tecnológicas pensando en el futuro? ¿El plástico es el futuro? No, está claro que no. En el caso de Google Card y de Apple Card el plástico es solo un puente entre el presente y el futuro, una especie de pasillo para guiar  los usuarios en su transición.

Dicho de otra manera, la tarjeta de crédito de Google no es más que un asistente de transición para que los usuarios pasen de medios de pago «clásicos» a uno que combine parte de los mismos (concretamente el medio físico de pago) con el uso de un servicio financiero ofrecido por las mismas. Y de ahí, el salto a un ecosistema cada vez más fintech. Un escenario en el que, de seguir extendiéndose las interfaces contactless en los dispositivos de pago, nos acerca un poco más a un modelo que sí que encaja más con las tecnológicas: el pago con smartphone, smartwatch, etcétera.

Esa es la verdadera guerra, ese es el verdadero mar de fondo en el que las tarjetas como Google Card y Apple Card solo son la parte del iceberg que se muestra más allá de la superficie. Conseguir centralizar la gestiones de nuestras transacciones económicas es un gigantesco pastel, y a estas (y otras) tecnológicas les encantaría poder llevarse una buena porción. Las tarjetas solo son la puerta de entrada, lo verdaderamente interesante está dentro. Y es a lo que merece la pena prestarle bastante atención.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído