Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

SpaceX agrega enlaces láser a los satélites de Starlink

Publicado el
SpaceX agrega enlaces láser a los satélites de Starlink

A estas alturas ya nadie duda de lo increíblemente ambicioso que es Starlink, el proyecto de SpaceX para ofrecer acceso a Internet de manera global vía satélite. Ya son más de 1.000 los satélites puestos en órbita por el proyecto de Elon Musk para no dejar ni un rincón de nuestro planeta sin acceso a la red, y de cumplirse los planes a medio y largo plazo, su red completa alcanzaría los 42.000 satélites. Por poner este dato en perspectiva, hasta los primeros lanzamientos de Starlink la cantidad aproximado de satélites alrededor de la Tierra era de 2.100.

Ahora bien, aunque el grueso de la conexión del servicio de SpaceX son los satélites, evidentemente es necesario que existan estaciones base en la Tierra, que provean a los satélites de las conexiones necesarias con Internet. Unas estaciones que pueden ser puestas en funcionamiento sin problema en gran parte de nuestra geografía, pero que se enfrentan a un despliegue mucho más complicado, cuando no imposible, en determinadas regiones, y el ejemplo perfecto de ello son los polos.

La solución sencilla sería, claro, descartar la cobertura en dichas regiones, puesto que además la demanda de Internet de banda ancha en las mismas es bastante reducida. Sin embargo, y dado que el propósito de SpaceX es ofrecer cobertura global, la solución ideada para solventar el problema de las bases terrestres es poner en órbita satélites con enlaces láser entre ellos, capaces por lo tanto de actuar como transmisores de datos, para eludir así la necesidad de dichas instalaciones. Los enlaces láser entre satélites permiten transferir comunicaciones entre ellos, ya sea en el mismo plano orbital o en un plano adyacente.

De momento SpaceX ha puesto en órbitas polares 10 satélites con enlace láser , a modo de prueba de esta tecnología y tras recibir la aprobación por parte de la FCC para llevar a cabo esta operación. No obstante este número crecerá muy rápidamente, puesto que los planes son equipar con este tipo de conexión todos los satélites que sean puestos en órbita para la red StarLink en 2022, y se entiende que también en años sucesivos.

No obstante, esto no significa que los planes de SpaceX en lo referido a la conexión de sus satélites haya cambiado o vaya hacerlo en el corto plazo. Esta tecnología es definida por muchos como emocionante, pero se enfrenta al elevado coste de producción de estos láseres, y a la dificultad de producirlos de una manera tan rápida como para mantener el ritmo de lanzamientos de Starlink. Así, y aunque los planes iniciales de Musk para 2022 sí que pasen por un enorme despliegue de esta tecnología, habrá que esperar para comprobar si esta propuesta se convierte en una realidad.

Sea como fuere, lo que resulta indudable es que la posibilidad de establecer enlaces entre los satélites de la red de SpaceX que reduzcan la necesidad de bases terrestres puede ser una baza excelente para regiones remotas en las que el despliegue de dichas instalaciones se pueda enfrentar a dificultades.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

2 comentarios
  • Álvaro Lázaro Laín

    La intención me parece buena, aunque me parezca una barbaridad saturar de satélites el espacio.
    Saludos

  • Benito Camelas

    Sin duda Elon hace unos coches más «limpios» con sus tecnologías terrestres, pero deben ser para compensar todo lo que va a contaminar las orbitas terrestres, con 40.000 futuras chatarras, y eso solo por 1 empresa, que obviamente no será la única.

    El día que vayamos a enviar una tripulación a Marte, igual ocurre la desgracia de que alguno de los 250.000 satélites privados que circularán por esas capas acabe impactando con la nave, bueno ese no sería el problema ya que si están en uso están bien identificados, pero los que se hayan quedado rotos por el camino y sus fragmentos, se lo van a poner difícil a la misión, quizás el propio Musk esté hipotecando su futuro con esta iniciativa, pero bueno el contaminar el espacio nunca le importo, ya que bien se gasto su dinerico en enviar un coche como chatarra espacial al espacio, para dar buen ejemplo de fribolidad multimillonaria.

    Quizás estas macro redes satelitales, sean «la energía nuclear de nuestros tiempos» y en el siglo XXII se cag… en nosotros, por tener que lidiar con nuestros residuos.

Lo más leído