El éxito de la Campus Party

El éxito de la Campus Party
2 de agosto, 2008

Más de 9.000 adictos a la tecnología se han dado cita en esta nueva edición de la Campus Party que se celebra como es habitual en Valencia. Banda ancha a velocidad estratosférica, muchos microtalleres, buen ambiente y pocas chicas son las señas de identidad de este punto de encuentro ya clásico en el verano español. Valencia es, durante la última semana de agosto, la meca de los tequis.

 
MuyComputer no podía fallar a la party por excelencia en España y, por lo que dicen, en el mundo. Y hasta Valencia nos fuimos para palpar in situ el atractivo del mayor encuentro de internautas, tuneros y demás fauna tecnológica de España, algo así como una meca cibernética que engancha al que lo prueba. Y repite año a año. Muchas amistades se han fraguado en la Campus.

 
Este año, la Campus destaca por el apoyo masivo de las grandes instituciones y empresas: Telefónica, Microsoft, Google, la Generalitat Valenciana…  son los que hacen  posible que este encuentro se celebre a lo grande, con una infraestructura de lujo, a pesar de que el grueso de los asistentes tiene menos de 25 años y lo que busca durante estos siete días non stop es jugar hasta reventar, descargarse todo lo inimaginable y fardar de ordenador.

 
Dos grandes salas con capacidad para más de 3.000 puestos de trabajo cada una, dos pabellones para descanso con capacidad para cerca de 3.000 tiendas de campaña, un comedor y una sala de ocio llena de juegos para desconectar un poquito conforman la Campus de este año. En total, 60.000 metros cuadrados cuajados de ordenadores y cables. Y un ambiente de fiesta tequi que se respira por todos lados entre los cerca de 10.000 visitantes que se han pasado estos días por el recinto ferial de Valencia.

 

Dos instantáneas del recinto ferial valenciano. Antes de comenzar la Campus y unos de los miles de PCs tuneados.

 

El ambiente es festivo. Los tuneros se dejan ver con sus torres espectaculares que enseñan con orgullo. Y los juegos on-line, con el ya clásico Quake a la cabeza, siguen despertando pasión. Pero también hay espacio para los blogueros, los programadores, los amantes del software libre… Eso sí, los campuseros suelen agruparse en torno a clanes. Andan juntos pero no revueltos.

 
Conferencias de lujo

 
El carácter más académico y serio lo aportan una serie de conferencias y microtalleres que en total suman más de 300 horas de actividad. Este año, ha sido Tim Berners-Lee, el inventor de la Web, el encargado de inaugurar oficialmente la Campus. Tim, alabó la capacidad de convocatoria y el buen rollo entre los campuseros, y habló, cómo no, del nuevo escalón de Internet, la Web semántica.

 
Telefónica, el principal promotor de esta iniciativa junto a la Generalitat valenciana, ha puesto a prueba el ingenio de los campuseros en el desarrollo de servicios de internet sobre interfaces abiertas (Open movilforum), al igual que programación para el iPhone, desarrollo de widgets convergentes para móviles y TV o aplicaciones para IP-TV de Imagenio. Y todo trufado de suculentos premios, algo que abunda en la Campus y que los asistentes espabilados aprovechan bien. Teclados, teléfonos móviles, Xbox 360… son alguno de los premios que se reparten con alegría estos días.

 
Telefónica también ha promovido diferentes encuentros profesionales sobre tendencias tecnológicas y de I+D. En ellas se ha hablado sobre redes P2P, el futuro de los buscadores, la videoconferencia 3D o la tecnología móvil 4G. Y se han visto interesantes demos como la TV 3D o la Ventana Virtual.








Google y Microsoft también han estado presentes en la Campus. La primera además de presentar toda la batería de nuevos servicios que ha desarrollado recientemente, ha centrado el protagonismo en Android, el nuevo sistema operativo para móviles que está perfilando.

Microsoft (ver artículo aparte) además de contar con un atractivo y animado stand, también ha mostrado los productos que vienen dentro de la oferta de Windows Live. 

Una de las áreas más llamativas ha sido la dedicada a la robótica con algunos modelos espectaculares como la azafata nipona que parece de carne y hueso y responde y gesticula a preguntas convencionales, eso sí, en inglés. O la mascota inteligente que aprende a tener cariño de sus amos.

La nipona, aunque no lo parezca, es una robot rellena de cables y chips.

 








La mascota era un encanto y el del al lado un robot clásico pero muy listo.

El Ejército también ha estado presente con un atractivo despliegue de simuladores de última generación con intención de demostrar a la juventud aquí presente que hay algo más que armas en las fuerzas armadas.

Una infraestructura de lujo

Para soportar a los 9.000 campuseros que pululan por aquí con sus PCs, Telefónica ha montado una infraestructura de escándalo: 7,5 gigabytes de ancho de banda, lo que permite literalmente volar de web en web, soportada por 80 kilómetros de cable convencional, 10 kilómetros de fibra óptica de última generación y un montón de servidores Blade. Y es que aquí el WiFi se utiliza muy poco.
 
Y lo dicho al principio, pocas chicas. Una de cada diez campuseros. Está claro que esto de encerrarse toda una semana sin ver el sol tiene claro componente masculino. Eso sí, las pocas que se atreven a venir a esta encerrona o se dejan ver o son azafatas.

 

Artículos especiales sobre la Campus Party

Un día en la vida de un campusero 

 

Microsoft en la Campus Party

 

  • Share This