ATI HD 4870X2: fuego cruzado

Hemos acogido en nuestro laboratorio la que según su fabricante es la tarjeta gráfica más rápida del mundo. Un momento clave que coincide con la presentación del Larrabee por parte de Intel en el SIGGRAPH. Se compone de dos procesadores gráficos 4870 que funcionan mediante la tecnología Crossfire de ATI. Fuego cruzado pues para NVIDIA, que se encuentra entre la artillería pesada de ATI y el desembarco del Larrabee de Intel.

 

 

ATI ya anunciaba que iba a dar guerra en el mercado de las tarjetas gráficas con el anuncio de su serie HD 4800 con una relación precio prestaciones inédita en el mercado. Tuvimos ocasión entonces de probar tanto la 4850 como la 4870 y comprobar en vivo y en directo la gran apuesta de ATI para desbancar a NVIDIA de los primeros puestos en ventas. A continuación ATI se ha puesto manos a la obra para ocupar su puesto también en el ránking de las tarjetas más potentes.

 

 
Divide y vencerás

 
En cierto modo esta es la estrategia de AMD a la hora de diseñar sus tarjetas gráficas. Primero desarrollan los modelos de gamas medias y precios asequibles basados en un chip relativamente comedido en cuanto a número de transistores y tecnología de fabricación, y luego comercializan el modelo de gama extrema usando una configuración de chip gráfico doble.

 

 

 

Ya ocurrió así con los modelos de la familia 38xx, donde primero se comercializaron los modelos HD 3850 y HD 3870 y luego el HD 3870 X2. Con la familia Radeon HD 48xx ocurre lo mismo: primero los modelos HD 4850 y HD 4870 y ahora por fin el HD 4870 X2 para usuarios con necesidad de alta potencia gráfica. NVIDIA, por su parte, adopta una estrategia más “simple”: construye un chip “grande” y despues ofrece versiones más o menos limitadas de acuerdo con la gama de producto que comercialice y además de un modo tal que las tarjetas de distintas generaciones conviven en el mercado. Así, un modelo que hace seis meses era de gama alta, simplemente baja de precio para acomodarse en la gama media. Cada estrategia tiene sus ventajas e inconvenientes, aunque de momento la mayor coherencia y estabilidad está en manos de AMD con el permiso de NVIDIA y sus tecnología emergentes como Cuda y Physx.

 
Un Crossfire encubierto

 

Tras esta filosofía de AMD se esconde la tecnología Crossfire X, que es la que permite que dos chips gráficos trabajen al unísono en una misma tarjeta. Es una tecnología similar a la que se emplea en configuraciones con más de una tarjeta gráfica conectadas mediante la faja Crossfire, o en el caso de NVIDIA mediante la faja SLI.

 

En el caso de NVIDIA, diseñar una tarjeta con dos chips gráficos GeForce GTX 280 es casi imposible debido al elevado consumo y tamaño de estos chips, pero en el de AMD, es posible confeccionar una única tarjeta con dos procesadores RV770. A la vista de las (tremendas) dimensiones de la tarjeta analizada, y de los requerimientos de energía, lo cierto es que se está ante un producto difícil de manejar para usuarios poco experimentados o que no tengan un hardware especializado. Se precisan desde una caja de generosas dimensiones, hasta una fuente de alimentación con una potencia por encima de los 600 Vatios y con conectores adecuados para poder poner en marcha la tarjeta.

 

 

El pico de consumo alcanzado por el sistema a plena carga gráfica ha sido de casi 500 W en ocasiones, una cifra complicada de manejar por equipos que no estén por encima de la media. Para configuraciones super extremas, con dos tarjetas 4870 X2 e Crossfire, estaríamos hablando de fuentes de alimentación en torno a los 1.000 o 1.200 W certificadas expresamente por los fabricantes. Y por supuesto, contar con un monitor de 24 pulgadas o incluso de 30 pulgadas para poder apreciar realmente las diferencias. De otro modo, con resoluciones más bajas, no tendría cuenta invertir tanto dinero en este modelo. Con una VGA de gama media serviría.
 

 

Tabla de contenidos:

 

1.- Introducción

 

2.- Pruebas, gráficas y resultados

 

3.- Conclusiones finales

 

  • Share This