Sistemas operativos instantáneos

Sistemas operativos instantáneos
16 de enero, 2009

Una nueva tendencia se está afianzando entre los fabricantes de placas base y los desarrolladores de BIOS para estos componentes: la integración de un sistema operativo embebido de arranque instantáneo y con funciones básicas. Todos hemos oído hablar de los sistemas Instant-On, que ofrecen acceso a este tipo de entornos en apenas 5 segundos, pero ¿realmente valen la pena como alternativas a los SSOO tradicionales?

 

¿Qué te parecería encender tu ordenador en frío y disponer de un entorno de trabajo listo en 5 segundos? Eso es lo que te ofrecen los sistemas Instant-On, unas soluciones en las que están apostando mucho empresas como DeviceVM (la creadora de Splashtop) y Phoenix Technologies (que ha desarrollado HyperSpace). En ambos casos nos encontramos con soluciones punteras que tratan de solucionar una de las molestias más comunes para los usuarios.

 

 

Hoy en día los sistemas operativos tardan tiempos que van entre 1 y 3 minutos en ponerse en marcha, sobre todo dependiendo de qué tipo de PC o portátil estamos usando y qué cofiguración software tenemos. Un sistema operativo recién instalado normalmente arranca relativamente rápido, pero a medida que vamos instalando componentes se van cargando recursos y servicios durante ese arranque que ralentizan el proceso.

 

De hecho, en la mayoría de los casos tras cierto tiempo el arranque del ordenador se convierte en una tarea tediosa que casi nos obliga a “ir haciendo otra cosa” mientras el ordenador se enciende. Muchos usuarios recurren a los modos de suspensión e hibernación, que consumen muy poca energía pero permiten reanudar la sesión de forma mucho más rápida y sin tener que recurrir al apagado y encendido en frío del ordenador.

 

 

Precisamente para solventar estas limitaciones han aparecido estas propuestas que se basan en la instalación de un sistema operativo Linux embebido en las placas base o en soluciones alternativas (HyperSpace, por ejemplo, hace uso de un concepto parecido al de la virtualización). Dichos sistemas disponen de un entorno de trabajo muy básico, pero cuya arquitectura permite que se carguen en apenas 5 segundos.

 

En la concepción actual el sistema operativo “real” sigue cargándose mientras el sistema operativo instantáneo está funcionando, lo que nos permite cambiar uno por otro de forma inmediata cuando el verdadero entorno de trabajo esté disponible, una idea fantástica que hace que no perdamos el flujo de trabajo en ningún momento y podamos tener nuestro PC o portátil disponible desde el primer momento. En este especial destacamos dos proyectos que ofrecen visiones distintas de estas soluciones y que prometen convertirse en las referencias del mercado.

 

Contenidos del especial

 

1. Introducción

 

2. DeviceVM Splashtop

 

3. Phoenix HyperSpace

 

  • Share This