Placa Base » MuyComputer
[ Placa Base ]
Guía para elegir la placa base que necesitas

Guía para elegir la placa base que necesitas

La placa base es el gran pilar que da forma a un PC, ese elemento central sobre el que se asientan y acomodan el resto de componentes y del que dependen las posibilidades de ampliación de nuestro equipo, un detalle que hace que su importancia esté fuera de toda duda.Sin embargo a la hora de elegir una placa base no todo el mundo es consciente de la importancia real que tiene, un desconocimiento que se ve agravado por la gran cantidad de modelos que podemos encontrar en el mercado y que hace que en muchas ocasiones el usuario se encuentre en un laberinto del que no sabe salir por sí mismo.Esto suele terminar normalmente con una mala compra, bien porque el usuario se acaba haciendo con una placa base insuficiente para sus necesidades o que no cumple el mínimo de calidad deseable, o bien porque hace un gasto excesivo y adquiere algo que no va a poder aprovechar.Hay muchos ejemplos, como aquél que se compra una placa sin soporte de overclock para un procesador que pretender subir de frecuencia, o el de aquél que se hace con un modelo que no soporta más de una tarjeta gráfica y sin embargo pretende hacer SLI o CrossFire.Podríamos seguir nombrando ejemplos mejor vamos a entrar de lleno en el objetivo de esta guía, que es ayudaros a elegir bien una placa base, y para ello vamos a ver algunas claves y os vamos a dar una serie de pautas que os serán de gran utilidad.Para que todo quede más completo os dejaremos al final una serie de recomendaciones de modelos concretos, que podréis tomar como referentes directos.Empezamos por lo básico, el tamaño Lo primero que debemos tener claro a la hora de elegir una placa base es el tamaño que necesitamos. Hay una gran cantidad de tamaños y formatos diferentes, pero en este artículo nos centraremos en los tres que se utilizan en el mercado de consumo general, ya que el resto pueden ser considerados casi como soluciones de nicho.ATX: Es el tamaño estándar y el más utilizado en general. Tiene unas medidas de 305 x 244 mm. Micro-ATX: Ha adquirido una gran popularidad a la hora de montar equipos compactos pero potentes. Tiene unas medidas de 244 x 244 mm. Mini-ITX: No es el más habitual, pero es muy útil para montar equipos pequeños. Tiene unas medidas de 170 x 170 mm.Es importante tener en cuenta que las placas base más completas y potentes, como por ejemplo aquellas dedicadas a "gaming", suelen utilizar el formato ATX para ofrecer mayores prestaciones en general y permitir mayores posibilidades de expansión.Con esto no queremos decir que sean las únicas válidas, sino que debéis tener en cuenta que normalmente son las más completas. A la hora de elegir el tamaño de una placa base tened en cuenta que el tamaño también importa en relación con el espacio interno de vuestra torre.Así, es posible utilizar sin problemas una placa base micro-ATX en una torre ATX pero no a la inversa, así que cuidado, ya que una torre de formato estándar no os cabrá en una torre pequeña. Plataforma y chipset Lo segundo que debemos tener en cuenta es qué plataforma vamos a utilizar, y de ello depende el procesador que queramos montar. Actualmente los dos grandes fabricantes, Intel y AMD, mantienen diferentes procesadores en el mercado que utilizan sockets diferentes, aunque en algunas ocasiones son compatibles con los anteriores.A pesar de todo ese soporte suele ser parcial y montar un procesador nuevo con un socket anterior no es una buena idea, ya que lo normal es que nos perdamos algunas funciones avanzadas y que no disfrutemos totalmente de nuestro procesador.Por otro lado tenemos el chipset, elemento fundamental dentro de una placa base ya que de él dependen buena parte de las prestaciones de la misma. Normalmente se agrupan en tres grandes gamas; baja, media y alta, aunque Intel ofrece además una gama "entusiasta" que se limita a los procesadores de serie "Extreme".A continuación os dejaremos un resumen con los sockets y chipsets más importantes.Sockets y chipsets Intel1-Socket LGA 1150: se utiliza para los procesadores de serie Haswell (Core serie 4000) de Intel. Se divide en una gran cantidad de chipsets, ya que llegaron dos generaciones diferentes y hubo una especie de "refresco", así que nos centraremos en los tres chipsets más importantes y conocidos que todavía se comercializan:Chipset H81: es el más básico. No soporta configuraciones multiGPU ni están preparados para overclock, y tampoco es compatible con Broadwell. Limitado a PCI-E 2.0 x16. Ideal para equipos económicos. Chipset H97: son modelos asequibles y recomendables si no pensamos hacer overclock. Soportan CPUs Broadwell (Core serie 5000) y traen tecnologías avanzadas. Chipset Z97: es el tope de gama. Están especialmente pensadas para overclock con procesadores serie K, soportan CPUs Broadwell y configuraciones con hasta tres tarjetas gráficas.2-Socket LGA 1151: se utiliza en procesadores Skylake de Intel (Core serie 6000), pero será compatible también con los procesadores Kaby Lake (Core serie 7000). Esta plataforma utiliza muchos tipos de chipset diferentes, así que nos vamos a centrar en los más importantes:Chipset H110: es el nivel más básico. No soporta configuraciones multiGPU ni están preparados para overclock, y tampoco es compatible con Broadwell. Ideal para equipos económicos. Chipset H170: es un punto intermedio que añade detalles como un máximo de cuatro ranuras para RAM, RAID y soporte de tecnologías avanzadas como Intel Active Management, Trusted Execution y vProTechnology. Chipset Z170: es el único preparado para oveclock, y por tanto la solución ideal para usuarios que quieran utilizar procesadores serie K y que además aspiren a poder montar configuraciones SLI o CrossFire, ya que soportan hasta tres tarjetas gráficas.3-Socket LGA 2011-v3: es la plataforma tope de gama de Intel, y en ella se utilizan los procesadores serie extrema que tienen entre seis y diez núcleos. Es lo máximo a lo que podemos aspirar en consumo, y aunque sólo tiene un tipo de chipset os daremos los detalles más importantes.Chipset X99: es una solución muy completa, ya que soporta overclock, permite montar un máximo teórico de cinco tarjetas gráficas y soporta las tecnologías más avanzadas de Intel, incluyendo Smart Response Technology.Sockets y chipsets AMD1-Socket AM3+: es un auténtico veterano y se utiliza para dar soporte a los procesadores FX de AMD, tanto los de la serie 8000 como los de las series 6000 y 4000. Actualmente las placas base más importantes equipadas con este socket utilizan un total de tres chipsets diferentes:Chipset 970: a pesar de ser un modelo básico es bastante completo y recomendable, ya que permite hacer overclock sin problemas y soporta configuraciones CrossFire con dos tarjetas gráficas. Chipset 980D: está un peldaño por encima. Mantiene lo anterior pero añade soporte de configuraciones SLI con hasta dos tarjetas gráficas de NVIDIA. Chipset 990FX: es la versión tope de gama y la más completa. Añade soporte de configuraciones SLI o CrossFire con hasta cuatro tarjetas gráficas.2-Socket FM2+: este socket sirve de sustento a las APUs de AMD, que integran CPU y GPU, y también a los procesadores Ahtlon. Está compuesta por un total de tres chipsets diferentes:Chipset A55: es el más económico y el más limitado. No soporta configuraciones multiGPU. Limitado a PCI-e de segunda generación, no soporta SATA III. Chipset A75: un pequeño avance frente al anterior, ya que añade soporta para dos tarjetas gráficas. Limitado a PCI-e de segunda generación. Chipset A88X: es el tope de gama. Ideal para sacar el máximo partido a tu APU o procesador y hacer overclock. Soporta hasta dos tarjetas gráficas y utiliza PCI-e de tercera generación.Conectividad y calidad de construcción Ahora que tenemos claras las plataformas y los principales chipsets toca hablar de dos cuestiones muy importantes, la conectividad y la calidad de construcción. La primera debemos entenderla en sentido amplio, es decir, tanto en materia de ranuras de expansión y soporte de estándares como de salidas para conectar dispositivos USB y accesorios.En materia de conectividad es fundamental revisar estos puntos antes de elegir una placa base:Número de slots para módulos de memoria RAM, ya que si tenemos cuatro y compramos una placa base con dos ranuras no podremos utilizarlos todos. Ranuras PCI-E para conectar más de una tarjeta gráfica, y también otro tipo de componentes específicos, como unidades SSD NMVe de última generación. Soporte de los estándares que necesitamos, como por ejemplo SATA III para un SSD convencional o M.2. Tened claro qué componentes pensáis montar primero y luego elegid una placa base que sea suficiente para ellos. Conexiones adicionales que vamos a necesitar, entre las que se incluyen por ejemplo los puertos USB y su tipo (2.0 o 3.0) y los de sonido.Saltamos ahora a hablar de la calidad de construcción, otro elemento fundamental ya que de él dependerán también las prestaciones de nuestra placa base, así como su fiabilidad, su estabilidad y su vida útil.Cada fabricante utiliza sus propios distintivos para definir la calidad de sus placas, como por ejemplo GIGABYTE, que emplea el nombre "Ultra Durable" como sinónimo de alta calidad de construcción.Hay muchos detalles y entrar a valorarlos todos haría que esta guía se hiciese eterna, así que vamos a repasar los elementos más básicos e importantes que debe tener una placa base que cumpla con un nivel mínimo de calidad de construcción:Protección contra humedad y electroestática, así como frente a fallos eléctricos y contra altas temperaturas. Condensadores sólidos japoneses, ya que ofrecen una mayor vida útil y consiguen un funcionamiento más estable. MOSFETs de baja RDS que permiten trabajar a temperaturas más elevadas sin perder estabilidad.Elementos que añaden valor Ya hemos visto lo que podríamos considerar como el núcleo central de claves que debemos valorar antes de elegir una placa base, es decir, los cimientos sobre los que debemos empezar a formar nuestra decisión de compra, y ahora nos toca repasar otros elementos que podemos calificar como secundarios pero que al mismo tiempo suponen un gran valor añadido.Como hemos hecho en puntos anteriores nos vamos a limitar a los que realmente marcan una diferencia importante, y dejaremos a un lado aquellos que no aportan nada verdaderamente relevante.Soluciones de red dedicadas: hay una gran cantidad de modelos que incorporan este tipo de componentes, como por ejemplo las placas base GIGABYTE de gama media y alta que incluyen soluciones Killer que nos ayudan a gestionar y controlar mejor el rendimiento de nuestra red. Sonido integrado de alta calidad: no hablamos de los típicos chips RealTek que traen casi todas las placas base, sino de soluciones premium como por ejemplo Sound Core3D, un chip de sonido fantástico que GIGABYTE utiliza en sus placas base de gama alta. Calidad de construcción premium: con esto no nos referimos a los puntos básicos anteriores, sino a otros que están un nivel por encima, como por ejemplo el uso de una mayor cantidad de cobre en el PCB, los condensadores de sonido de alta calidad, el uso de capas y zonas aisladas para mejorar el sonido y también la presencia de conectores de última generación, como el USB Type-C. Software avanzado: es un elemento al que no terminamos de darle la importancia que se merece hasta que lo probamos. A nivel personal tengo una placa base GIGABYTE Z97X-Gaming 3 y debo decir que la suite de aplicaciones que ofrece el fabricante es fantástica y muy útil, ya que permite desde simplificar las configuraciones hasta hacer overclock a los componentes en unos pasos muy sencillos y con total seguridad. Esto es muy importante, sobre todo para los usuarios que tienen menos experiencia en este ámbito pero quieren aprovechar al máximo su equipo.Modelos recomendados Hemos llegado al punto final de la guía. Ya tenemos todas las claves que necesitamos para hacer una buena elección, pero no queremos terminar sin recomendaros algunos modelos concretos de placas base que creemos que pueden cumplir a la perfección con vuestras necesidades.Para que os sea verdaderamente útil las vamos a agrupar por plataformas y rangos de precio, aunque si tenéis alguna duda podéis dejarla en los comentarios.Intel socket LGA 1150:Opción económica: GIGABYTE GA-H81M-HD3, una solución muy completa y con una alta calidad de construcción gracias a la tecnología Ultra Durable 4 a un precio muy contenido, 56 euros. Opción de alto rendimiento: GIGABYTE Z97X-Gaming 3, un modelo de gran rendimiento que permite aprovecha al máximo procesadores serie K. Presenta una alta calidad de construcción, soporta SLI y CrossFire y viene acompañada de una solución de red Killer E2200, todo por 130,36 euros.Intel socket LGA 1151:Opción económica: GIGABYTE GA-H110M-S2H, es una excelente alternativa para aquellos con presupuestos muy ajustados. Tiene una calidad de construcción muy buena y un precio muy razonable, 56 euros. Opción de alto rendimiento: GIGABYTE GA-Z170-HD3P, una de las placas base con mejor relación calidad-precio del mercado. Ideal para hacer overclock y aprovechar memorias de alto rendimiento y procesadores serie K. Soporta CrossFire X, tiene una calidad de construcción soberbia e incluye conector USB Type-C. Su precio es de 119 euros.Intel socket LGA 2011-v3:Opción con buena relación calidad-precio: GIGABYTE GA-X99-GAMING 5P, es una placa base de alta calidad que no sólo ofrece un nivel de prestaciones excelente, sino que además viene acompañada de elementos premium, como una tarjeta de red Killer E2200, sonido integrado Creative Sound Core3D y condensadores sólidos Durable Black. Tiene un precio de 306 euros.AMD socket AM3+:Opción económica: GIGABYTE GA-970A-DS3P Rev 2.0, alta calidad de construcción, soporte de overclock y CrossFire X en una placa muy asequible y bien equipada. Su precio es de 65 euros. Opción de alto rendimiento: GIGABYTE GA-990FX-Gaming, una placa base sobresaliente en todos sus aspectos. Ideal para overclock avanzado, permite configuraciones CrossFire X o NVIDIA SLI, soporta USB Type-C y viene con una solución de red Killer E2200. Su precio es de 142 euros.AMD socket FM2+:Opción con buena relación calidad-precio: GIGABYTE GA-F2A88XM-D3HP, una placa base que incorpora una construcción sólida y de gran calidad, permite hacer overclock sin problemas y soporta además CrossFire X, todo por apenas 71 euros.Contenido ofrecido por GIGABYTE.
18 comentarios110 shares
07/12/2016Isidro Ros
ASUS ROG Strix Z270G, primera placa microATX para Kaby Lake

ASUS ROG Strix Z270G, primera placa microATX para Kaby Lake

ASUS ROG Strix Z270G es la primera placa base filtrada en formato microATX para la nueva plataforma de procesamiento de Intel, Kaby Lake.Los próximos microprocesadores de Intel son compatibles con las actuales placas base socket LGA-1151 y chipset serie 100 mediante una actualización de la BIOS, También tendrán su propio chipset, serie 200, con características como un mayor número de líneas PCI-E a 24, el soporte de vídeo en 5K, la aceleración de HEVC 10 bits y VP9 10 bits, el soporte de Thunderbolt 3 o compatibilidad con Intel Optane, la memoria 3D XPoint.El chipset Z270 será la gama alta entre las placas base para procesadores Kaby Lake de sobremesa y el ASUS ROG Strix Z270G es una buena muestra, con un aspecto fantástico y características de gran nivel, condensados además en un formato microATX.Tiene un diseño de alimentación de 8 + 2 + 1 fases fases + 1, condensadores metálicos 10K, un MOSFET NexFET PW y un regulador de voltaje DIGI+ Power Control para ajuste en tiempo real. Todos estos componentes son parte de la nueva tecnología ASUS Extreme que mejora la estabilidad y el overclocking de la CPU.La placa base cuenta con cuatro ranuras DIMM DDR4 que pueden soportar hasta 64 GB de memoria con una velocidad de hasta 4000 MHz (O.C +). Las ranuras de expansión incluyen dos ranuras PCI-E 3.0 x16 (x16 / x8), dos ranuras PCI-e 3.0 x1 y dos ranuras para SSD M.2.Soporta seis conectores SATA III 6 GB/s, Wi-Fi ac, Gigabit LAN, HDMI, Display Port, sistema de audio SupremeFX y un montón de puertos USB 3.1 y 3.0. Una placa que hará las delicias del usuario que busque calidad en formato microATX en los nuevos desarrollos para Kaby Lake.Wccftech también ha filtrado otras placas ASUS serie 200, como la ROG Maximus IX Formula, Code y Hero, la ASUS STRIX Gaming Z270 y otras.No tenemos precio ni disponibilidad. Deben estar en el mercado con el lanzamiento de los Kaby Lake de sobremesa en la feria CES de enero.
6 comentarios78 shares
30/11/2016Juan Ranchal
ROG Strix X99 Gaming, ASUS prepara la llegada de Broadwell-E

ROG Strix X99 Gaming, ASUS prepara la llegada de Broadwell-E

ROG Strix X99 es la nueva serie de placas base que ASUS ofrece para el lanzamiento de la plataforma de procesamiento entusiasta de Intel, Broadwell-E.ASUS comercializa la serie en cuatro variantes, entre la que destaca la ROG Strix X99 Gaming, con características como el software de iluminación adaptable para los conectores de los ventiladores y el esquema de color general de la placa a base de LED RGB y control del tráfico de red par facilitar el juego on-line.Más allá de colores, ROG Strix X99 es una superplaca con chipset X99 y socket LGA 2011 v3, con soporte para los nuevos microprocesadores Broadwell-E o los actuales Haswell-E, lo más potente que se puede montar en el mercado de consumo.Soporta hasta 128 Gbytes de memoria DDR4 en 8 módulos, con frecuencia overcloqueada de serie hasta 3333 MHz. Ofrece tres ranuras PCI-Express 3.0 x16, un PCI-Express 2.0 x16 y dos PCI-Express 2.0 x1 slots, con modos para multigráfica en SLI o Crossfire X.Incluye 8 conectores SATA a 6 Gbps y un socket M.2 para alojar unidades de estado sólido bajo interfaz PCIe. En cuanto a puertos externos ofrece Thunderbolt 3, USB 3.1 Type C, otro Type A y 8 puertos USB 3.0. Su chip de audio es un Supreme FX y además de Ethernet Gigabiy, ofrece módulo Wi-Fi ac con MU-MIMO y Bluetooth 4.1.ASUS incluye todas sus tecnologías y software (ROG RAMCache, AI Suite 3, USB 3.0 Boost, USB 3.1 Boost, ASUS Fan Xpert 4, ASUS Q-LED, SupremeFX, Sonic Radar II, GameFirst IV....) en esta superplaca que como puedes imaginar no costará barata: 339 dólares. Una inversión porque entre sus características y la potencia de Broadwell-E, tendrás placa base para muchos años.Por supuesto hay placas más económicas y además, el usuario tendrá que valorar el salto a lo nuevo de Intel.
2 comentarios129 shares
12/05/2016Juan Ranchal
Primera placa Mini-STX basada en Intel 5×5

Primera placa Mini-STX basada en Intel 5×5

CES 2016. ASRock ha presentado la primera placa Mini-STX. Un nuevo formato propuesto por Intel, ideal para el usuario que quiera montar un mini-PC de tamaño mínimo pero no exento de potencia.Las placas base Mini-STX están basadas en Intel 5x5, la plataforma que el gigante del chip utiliza en sus soluciones NUC con un tamaño cuadrado entre 5,5 y 5,8 pulgadas.Lo bueno de contar con este tipo de placas base es que podremos personalizar totalmente nuestro mini-PC, montando cualquier microprocesador (hasta 65 vatios) para socket LGA 1151, incluyendo los nuevos Skylake, Celeron, Pentium o Core. Procesador pinchado y no soldado como suele ser habitual en mini-PCs OEM lo que nos permitiría actualizarlo en el futuro.La ASRock Mini-STX ofrece dos ranuras para instalar memorias DDR4 2133 y soporte para instalar unidades de estado sólido en formato M.2 o SATA para acoger un disco duro.Incluye un segundo slot M.2 disponible para instalar una tarjeta de conectividad inalámbrica WiFi + Bluetooth, más salidas HDMI y Display Port, un puerto de nueva generación USB 3.1 Type C, tres puertos USB 3.0, dos puertos USB 2.0, Gigabit Ethernet y audio.Una joya teniendo en cuenta su tamaño reducido (14 centímetros), ideal para crear mini-PCs en un escritorio, ordenadores de cine en casa, etc. No tenemos precio de esta placa pero creemos que será económica. Más caro será comprar sus componentes pero la tendencia de bajada de precio de memorias DDR4 y las SSD M.2 se acentuará en los próximos meses.Especialistas como Silverstone  han presentado en el CES 2016 chasis para esta nueva placa Mini-STX, muy interesante para minicomputadoras.
3 comentarios238 shares
12/01/2016Juan Ranchal
Asoma la placa base GIGABYTE Z170-SOC Force

Asoma la placa base GIGABYTE Z170-SOC Force

Gracias a una filtración hemos podido ver una completa galería de imágenes de la placa base GIGABYTE Z170-SOC Force, nueva solución de gama alta del conocido fabricante que viene acompañada de un diseño sólido y unas especificaciones realmente buenas.Lo primero que llama la atención es el diseño, ya que mantiene el color naranja de la gama SOC de GIGABYTE, aunque si miramos un poco más a fondo nos daremos cuenta de que los disipadores de la placa están preparados para instalar un sistema de refrigeración líquida, un punto muy positivo ya que hablamos de una solución de alto rendimiento.A nivel de especificaciones destaca especialmente la presencia de un VRM de 24 fases para la CPU, así como el soporte de hasta 64 GB de memoria RAM DDR4 y los cuatro puertos PCI-E 3.0 x16, que nos permitirán instalar hasta cuatro tarjetas gráficas en modo x8/x4/x4/x4.Sus posibilidades de ampliación están fuera de toda duda y se completan con la presencia de una amplia variedad de conexiones, entre las que podemos citar por ejemplo tres M.2, dos USB 3.1, ocho puertos USB 3.0 y uno Thunderbolt 20 Gb/s.Finalmente no podemos pasar por alto la integración del sistema avanzado de sonido Amp-Up y de un completo conjunto de controles centrados en aprovechar al máximo las capacidades de overclock de esta placa que, recordamos, está centrada en la plataforma LGA 1151.Más información: TechPowerUP![gallery link="file" ids="108520,108519,108518,108517"]
2 comentarios609 shares
22/07/2015Isidro Ros
Guía: claves para elegir bien la placa base

Guía: claves para elegir bien la placa base

La placa base es uno de los componentes más importantes de cualquier PC, pero también es uno de los que menos se suelen tener en cuenta a la hora de montar o de adquirir un nuevo equipo, error muy frecuente que afecta incluso a usuarios relativamente avanzados.Al igual que ocurre con componentes como el procesador o la tarjeta gráfica su elección no es nada sencilla, algo que se agrava no sólo por la gran variedad de soluciones que podemos encontrar actualmente en el mercado, sino también por la extensa variedad de elementos que debemos considerar en cada uno de ellos.Por ello hemos decidido hacer esta guía, en la que os ayudaremos a tener claras una serie de pautas o puntos que es conveniente seguir, ya que os permitirán elegir correctamente la placa base que mejor se adapta a vuestras necesidades.Como siempre intentaremos evitar complicaciones innecesarias y nos centraremos en lo importante, de forma que así esta guía sea útil incluso para los usuarios con menos experiencia. Consideraciones previas Es posible que algún usuario se pregunté por qué es tan importante la placa base, y lo cierto es que podríamos dar una respuesta muy extensa y rica en conceptos a esa cuestión, pero para que resulte más fácil de asimilar lo mejor es hacerlo de forma resumida:La placa base es el sustento general del equipo, todos los componentes se conectan e interactúan entre sí gracias a ella. Una placa base integra funciones vitales, muchas de ellas accesibles a través de la BIOS, que pueden acabar afectando y limitando nuestra experiencia de uso a nivel general. De la calidad de construcción y solidez de la placa depende no sólo la vida útil de nuestro equipo, sino también la del resto de componentes, que pueden verse afectados por el mal funcionamiento de aquella. Las posibilidades de actualización de nuestro equipo dependen también directamente de la placa base, un detalle muy importante que puede ayudarnos a alargar la vida útil de nuestro sistema con pequeñas actualizaciones en lugar de comprar un equipo entero. Influye en el aprovechamiento de los componentes del sistema, hasta tal punto que la elección de un procesador de última generación y su instalación en una placa base inadecuada puede suponer una pérdida de prestaciones, por ejemplo.Estos cinco puntos nos permiten entender mejor porque es tan importante la placa base dentro de un equipo, y es que la misma viene a ser para un PC lo mismo que los pilares para una casa. Socket que vamos a utilizarAntes de lanzaros a elegir una placa base debemos tener claro el socket, o lo que es lo mismo, la plataforma por la que tenemos pensado apostar.El socket, también conocido como zócalo, es el elemento de conexión que integra cada placa base para instalar el procesador. Dado que existen diferentes tipos de socket cada uno permite el uso de determinados procesadores concretos.A continuación os dejamos los diferentes tipos de socket que podemos encontrar actualmente.Intel:LGA1150. LGA1155. LGA2011. LGA2011-3.AMD:AM3/AM3+. FM2/FM2+. AM1.Debemos tener presente que en ocasiones un mismo socket soporta diferentes generaciones de procesador, como ocurre por ejemplo en las placas base con socket LGA1150, que permiten instalar tanto procesadores Intel Core serie 4000 como los nuevos Core serie 5000. Chipset que utiliza la placa base Este detalle es muy importante, ya que del chipset dependen buena parte de las funciones de la placa base e influye directamente en la posibilidad de aprovechar terminados tipos de componentes y configuraciones.En el caso de Intel los chipsets Z75, Z77, Z87 y Z97 forman la gama alta dentro de la línea de consumo general y son los que permiten disfrutar de una mayor cantidad de funciones.Si vamos a utilizar CPUs serie K (multiplicador desbloqueado) es imprescindible utilizar una placa base con dichos chipsets, ya que de lo contrario no podremos sacar partido de este tipo de procesadores.Por el contrario los modelo con chipsets H87 y H97 no tienen soporte de oveclock y resultan un poco más limitadas, pero para el usuario medio son más que suficientes.Finalmente si optamos por la gama baja con chipsets como los H77 o H81 la placa no ofrecerá soporte de configuraciones multiGPU y mostrará un nivel de prestaciones más básico, pero de nuevo esto no tiene porque ser negativo, siempre que su calidad de construcción sea buena y se ajuste a nuestras necesidades reales.En lo que respecta a AMD el chipset tope de gama es el AMD 990FX, que ofrece soporte completo de overclock y permite configuraciones multiGPU con un total de 32 líneas PCI-E a repartir.Un peldaño por debajo tenemos el AMD 990X. La diferencia más importante que presenta frente al anterior es que cuenta con 16 líneas PCI-E, lo que nos limita a configuraciones con dos tarjetas gráficas a x8 cada una.También existe el socket AMD 980G, pero es una rareza que soporta únicamente CPUs FX, no otras como los Ahtlon o Phenom II. Suele ser poco habitual y no es recomendable. Finalmente el chipset AMD 970 es de gama baja aunque, a pesar de todo, puede soportar hasta dos tarjetas gráficas trabajando juntas, aunque limitadas a 4 líneas PCI-E (x4) cada una.En lo que respecta a la plataforma FM2+ los chipsets más recomendables son los A88X, A78, y A55 ya que soportan APUs Kaveri, Trinity y Llano, aunque sólo el primero permite utilizar dos tarjetas gráficas trabajando cada una en x8. Formato de la placa base Esto también es importante, ya que dependiendo del tamaño del equipo que queramos montar deberemos optar por una placa base de menor o mayor.Actualmente podemos encontrar los siguientes formatos de placa base:ATX: Es el tamaño estándar y el más utilizado en general, tiene unas medidas de 305 x 244 mm. Micro-ATX: Ha adquirido una gran popularidad a la hora de montar equipos compactos pero potentes, tiene unas medidas de244 x 244 mm. Mini-ITX: No es el más habitual, pero es muy útil para montar equipos pequeños y normalmente de menor potencia, tiene unas medidas de 170 x 170 mm.Conectores y posibilidades de ampliación Como dijimos anteriormente la placa base determinará los componentes que podremos instalar hoy y mañana, y por tanto las posibilidades de ampliación que tendremos a corto y medio plazo, por lo que debemos asegurarnos de que integra todo lo que vamos a necesitar realmente.Estos son los puntos básicos que debemos revisar y valorar:Capacidad total y tipo de memoria RAM que permite instalar, así como la velocidad máxima que permite. Ranuras PCI-E, que deben ser tipo 3.0. Si tenemos pensado utilizar más de una tarjeta gráfica debemos buscar modelos que tengan más de una de estas ranuras e intentar que permitan configuraciones de x16 y x8 cómo mínimo, aunque lo ideal es x16/x16. Puertos SATA III y USB 3.0 para aprovechar al máximo los dispositivos de almacenamiento. Si tenemos pensado utilizar un SSD de última generación y alto rendimiento en conector PCI-E debemos buscar una placa con uno de estos puertos tipo x4.Calidad de construcción y valor añadidoUna placa base puede perfectamente ser económica y de gama baja pero contar con una buena calidad de construcción y ofrecer una excelente fiabilidad, sólo tenemos que cuidar nuestra elección y buscar con cabeza.De ello dependerá su vida útil y el buen funcionamiento de nuestro equipo, así que es recomendable que nuestra placa base tenga, como mínimo, condensadores sólidos, un PCB resistente, un sistema de alimentación que no debería bajar de las 6 fases para equipos de alto rendimiento y sistemas de protección contra picos de tensión. Obviamente todo lo que exceda de lo dicho es bienvenido y contribuirá a garantizar una mayor durabilidad.Si bien es cierto que la calidad de construcción representa en sí misma un valor añadido también hay otros elementos integrados en la placa base que debemos tener en cuenta, como la calidad del chip de sonido y la tarjeta de red. Algunas recomendaciones concretas: Para terminar os dejamos algunas recomendaciones con ejemplos de productos concretos en los que hemos aplicado todos los puntos que se han expuesto en esta guía, de forma que podáis terminar de asimilarla con mayor facilidad.Si vamos a montar un equipo para jugar basado en un Core i5 4670K (socket LGA1150) y tenemos intención de utilizar ahora o en el futuro dos tarjetas gráficas la GIGABYE Z97X-Gaming 3 es una de las mejores soluciones que podemos encontrar. Su precio es de unos 130 euros.En el caso de que tengamos en mente hacernos un equipo basado en un FX-8350 (socket AM3+) y queramos también utilizar dos tarjetas gráficas la GA-990FXA-UD3 Rev 4.0 sería una excelente elección, ya que ronda los 140 euros.Enlaces de interés ⇒ Recopilación de guías MuyComputer.
12 comentarios3 shares
24/05/2015Isidro Ros
Cómo saber los datos de tu placa base sin abrir el PC

Cómo saber los datos de tu placa base sin abrir el PC

La placa base es el componente principal de un PC incluyendo el chipset base de toda la arquitectura, el socket en el que pinchamos el procesador, las ranuras donde instalamos las memorias, los slots de expansión donde instalamos las tarjetas adicionales como la gráfica y los conectores internos y externos que alimentan nuestras soluciones de almacenamiento o periféricos.Conocer el fabricante de la placa, modelo, socket, arquitectura, chipset, etc, es importante a la hora de actualizar la BIOS que incluye, los controladores para el sistema, si queremos ampliar la memoria, actualizar el procesador u otro componente.La manera más sencilla es revisar la documentación o directamente abrir el PC. A no ser que hayamos comprado y montado nosotros la placa no siempre tendremos acceso a esa documentación y hay maneras más sencillas que tener que abrir el ordenador. Comentamos un par de ellas (para equipos con Windows) aunque hay más. Línea de Comandos La primera es utilizar la línea de comandos de Windows que también existe como explicábamos en un especial sobre esta herramienta. En Windows 7 podemos acceder mediante Inicio> Todos los programas> Accesorios> símbolo del sistema o también mediante la barra de búsqueda o archivos del menú de inicio introduciendo “cmd” o “símbolo del sistema”. En Windows 8/8.1, el acceso más sencillo lo encontramos en el menú de usuario haciendo clic secundario en el botón de inicio.En ambos casos nos encontraremos con un programa que a los más viejos del lugar recordará poderosamente al sistema MS-DOS aunque se trata de una aplicación donde ejecutar órdenes como la que nos ocupa para saber los datos de la placa base y que en este caso es: "wmic baseboard get product,Manufacturer,version,serialnumber" (sin las comillas)Dependiendo de la placa, la orden nos devolverá más o menos información pero como mínimo, siempre veremos el fabricante, modelo y chipset. Datos suficientes por si queremos buscar más información en Internet o directamente revisar o descargar el manual que nos ofrecerá el fabricante. Aplicaciones de terceros Hay una buena oferta (gratuita y de pago) de soluciones de terceros que nos ofrecen en una interfaz visual información no solo de la placa base sino del resto de componentes instalados. Una de las que nos gustan es el Speccy de Piriform (un desarrollador que te sonará por el CCleaner). Gratuita y en español, ofrece un montón de información sobre la placa, y el resto de componentes, procesador, memoria, almacenamiento, periféricos, etc.Por último y una vez que conocemos nuestra placa base podemos comprobar las aplicaciones que el fabricante ha publicado para ellas y que además de información general, monitoriza temperaturas o voltajes y suelen incluir actualizadores de la BIOS, gestión de la velocidad de los ventiladores u overclocking del procesador o de la memoria. Fabricantes como Gigabyte, ASUS o MSI tienen disponibles este tipo de herramientas.
33 comentarios78 shares
05/02/2015Juan Ranchal
Cómo saber la versión de BIOS que tenemos instalada

Cómo saber la versión de BIOS que tenemos instalada

BIOS (Basic Input/Output System) es el sistema básico de Entrada/Salida que proporciona la comunicación de bajo nivel para lograr el funcionamiento y configuración básica del hardware en el arranque del sistema.Almacenado en un circuito integrado en la placa base y con mínimos cambios en los últimos 25 años, BIOS está siendo sustituido por las nuevas UEFI y es un programa muy importante que es necesario actualizar para agregar nuevas características, corregir errores o añadir soporte para componentes como los nuevos procesadores que van llegando al mercado. ¿Y cómo sabemos que tenemos la última versión? Todos los fabricantes publican cada cierto tiempo en sus sitios web nuevas versiones de la BIOS. La manera clásica de conocer si tenemos la última versión instalada en cualquier máquina, pasa por acceder a la misma BIOS pulsando una tecla (F2, F10, Supr, etc) que determina el fabricante y que hay que pulsar justo al inicio del equipo. Una vez allí, encontraremos la versión en la información del sistema. Algunos equipos muestran el número de versión durante el inicio pero la rapidez de la carga impide verlo la mayoría de veces.¿Y no hay una forma más sencilla? Sí, unas cuantas En sistemas Windows nada más fácil que acceder a la aplicación Información del sistema desde el panel de control o introduciendo desde la búsqueda del menú de inicio este programa:También puedes verlo desde el registro del sistema. Accedemos mediante "regedit" en la ruta HKEY_LOCAL_MACHINE\HARDWARE\DESCRIPTION\System\BIOS:También mediante la consola de Windows, accediendo al cmd de la manera habitual e introduciendo el comando "systeminfo | findstr /I /c:bios". Para usuarios más avanzados que usen el Powershell el comando a utilizar es "Get-WmiObject win32_bios".Otra forma de conocer la versión de la BIOS instalada es mediante aplicaciones de terceros como CPU-Z. Instalamos y en la sección dedicada a la placa base lo tendremos disponible, amén de otra información.Por último, la mayoría de fabricantes de placas base y/o equipos, ofrecen aplicaciones dedicadas de control que también ofrecen la información de la BIOS y la disponibilidad de nuevas versiones. El Control Center de MSI es un ejemplo:
3 comentarios709 shares
27/10/2014Juan Ranchal
Guía: Montando un PC para jugar en resoluciones 2K (básico)

Guía: Montando un PC para jugar en resoluciones 2K (básico)

Seamos realistas, a día de hoy jugar en resolución 4K es algo que no está al alcance de cualquiera, ya que el precio de un monitor aceptable que soporte dicha resolución manteniendo unas tasas de refresco aceptables es, en esencia, prohibitivo.Esta gran piedra en el camino irá cediendo poco a poco, puesto que algunos fabricantes han mostrado productos que llegarán en los próximos meses y tendrán un precio por debajo de los 1.000 euros. A modo de ejemplo podemos citar el Dell P2815Q, que ya está disponible en Estados Unidos con un precio de 699 dólares.Sí, su precio es muy llamativo, pero su tasa de refresco a 3.840 x 2.160 píxeles es de 30 Hz, una cifra que empaña considerablemente su atractivo.Dicho esto la resolución 2K (2.560 x 1.440 píxeles) se revela como como la mejor opción a día de hoy para los que quieran ir más allá del Full HD, puesto que cualquier inversión en un monitor con resolución 4K se verá devaluada enormemente en los meses venideros.Con este planteamiento en mente hemos querido ofreceros dos guías, en las que siguiendo el binomio precio-rendimiento montaremos dos equipos capaces de correr cualquier juego en resolución 2K y calidad alta-ultra, pero divididos en dos categorías, básica y premium.En esta primera guía nos centraremos, como anticipamos, en elegir los mejores componentes con los que montar un PC para jugar en resoluciones 2K, pero buscando siempre una configuración lo más básica posible, esto es, intentando mantener el presupuesto por debajo de los 2.000 euros, e incluiremos monitor, teclado, ratón y altavoces.Por contra en la segunda guía optaremos por una configuración premium, esto es, con un presupuesto mucho mayor, aunque no por ello caeremos en derroches innecesarios y absurdos.Tened en cuenta que con la primera configuración (básica) el equipo resultante también será capaz de correr juegos en resoluciones de 3.840 x 2.160 y 5.760 x 1.080 píxeles, con lo que será una inversión a prueba de futuro aunque, eso sí, no siempre en calidad alta-ultra.Sin más preámbulos entramos en materia y, como en guías anteriores, os desmenuzaremos cada uno de los componentes y sus detalles más importantes. Placa baseYa sabéis, nunca hay que empezar la casa por el tejado, y por ello lo primero que debemos considerar es qué plataforma vamos a montar y, en consecuencia, entre qué gama de placas base vamos a tener que decidir.Todos los benchmarks y medios siguen mostrando claramente el dominio de Intel Haswell a nivel de rendimiento en juegos, es algo indiscutible, así que nos decantamos por la plataforma LGA 1150.Una vez llegados a este punto empezamos a considerar las diferentes opciones de placas base que encontramos en el mercado y vemos que, sin ningún género de duda, la G1.Sniper Z87 de GIGABYTE es la mejor opción calidad-precio que podemos encontrar en el mercado.Son muchos los puntos que marcan la diferencia frente a otras opciones que hemos teniendo en mente, pero destacan sobre todo su sólida construcción, el chip integrado Creative Sound Core3D, que nos garantiza un sonido de calidad y nos evita tener que comprar una tarjeta de sonido independiente, y el soporte de configuraciones multi-GPU 2-Way NVIDIA SLI y AMD CrossFire, que nos deja abierta la puerta a futuras ampliaciones.¿No está mal verdad? Pero lo mejor es su precio, 139 euros. ProcesadorComo anticipamos hemos optado por Intel y la plataforma LGA 1150. Dentro de dicha plataforma nos decantamos por el Core i5-4670K, que cuenta con cuatro núcleos físicos a 3,4 GHz-3,8 GHz, mono normal y turbo, 6 MB de caché L3 y viene con el multiplicador desbloqueado, lo que hace que sea muy fácil overclockearlo por encima de los 4 GHz.En este sentido la placa base que hemos elegido, la G1.Sniper Z87, nos facilitará aún más las cosas, garantizando en todo momento la estabilidad del sistema.¿Por qué este procesador? Pues básicamente por su buena relación calidad-precio. Su rendimiento por núcleo (IPC) es el más alto que podemos encontrar actualmente en el mercado, mientras que su potencial para hacer overclock es bastante bueno.Así tenemos, en definitiva, un micro que nos permitirá jugar con garantías por un precio de 192 euros. Memoria RAMEn este punto la elección se antoja en principio complicada, aunque tenemos un punto claro del que partimos, la idea de montar 16 GB de DDR3 en doble canal.Tras varias consideraciones nos decantamos por las G.Skill Ripjaws X DDR3 2133 PC3-1700. Esta memoria viene en un kit de dos módulos de 8 GB y trabajan a 2.133 MHz con una latencia CL9, todo ello manteniendo un precio razonable.Si saltamos a las memorias DDR3 2.400 MHz nos encontramos con un aumento en el precio y en las latencias, así que finalmente decidimos quedarnos con estas.Actualmente los juegos más exigentes ya empiezan a pedir más de 4 GB de RAM, así que con 16 GB nos aseguramos no tener que actualizar a medo plazo.El precio de este kit de G.Skill es de 166 euros. Tarjeta gráficaEn esta guía el objetivo es poder jugar a resoluciones 2K en calidades máximas o altas, pero que a su vez resulte competente en resoluciones 4K.Con esta meta debemos poner la mirada directamente en la gama alta de AMD y NVIDIA, donde encontramos dos opciones interesantes: la R9 290 y la GTX 780.La GTX 780 ronda los 455 euros, mientras que la R 290 se puede encontrar por 355 euros, una diferencia de precio muy grande que, lamentablemente, no se traduce en una diferencia de rendimiento a favor de la solución de NVIDIA.En algunos juegos ambas tarjetas empatan, mientras que en otros como Metro Last Light la R9 290 arrolla a la GTX 780, así que la elección está clara, nos quedamos con la opción de AMD en el modelo de referencia de Sapphire, que cuenta con 4 GB de GDDR5.Su precio es, como anticipamos, de 355 euros. Fuente de alimentaciónUna vez que hemos elegido los cuatro componentes anteriores llega el momento de buscar una fuente que pueda alimentarlo con garantías y que, de paso, sea capaz de aguantar el tipo si decididos añadir una segunda tarjeta gráfica.Es evidente que necesitamos una fuente de calidad, pero sin exagerar, ya que sería un derroche innecesario.A la hora de elegir una fuente importa su potencia, pero también su eficiencia real. Con esto en mente hemos buscado una fuente de alto rendimiento y con certificación 80 Plus Oro, pero que a su vez no resultase excesivamente cara.Junto a esto hemos teniendo en cuenta el pico máximo de consumo de un CrossFire de R9 290 para que, como decimos, nuestra elección sea a prueba de futuro.Dado que el pico máximo que registra dicha configuración en carga máxima es de 495W hemos elegido la Corsair RM850 850W 80 Plus Gold Modular, ya que no sólo nos garantiza un funcionamiento silencioso y fiable, sino además una alimentación continua, sin picos.Su precio es de 135 euros. Almacenamiento primarioPara el almacenamiento primario no hay dudas, buscamos un SSD, ya que este tipo de unidades de almacenamiento nos garantizan tiempos de carga menores, un funcionamiento más ágil en la instalación y copia de archivos y, en general, que nuestro sistema operativo funcione con una gran agilidad.De nuevo buscamos un modelo que ofrezca un buen rendimiento, sin renunciar por ello a unas tasas altas de lectura y escritura pero sin gastar más de lo necesario, y nuestra elección ha sido el Samsung 840 Evo SSD Series 250 GB.Este pequeñín ofrece unas velocidades de lectura y escritura de 540 MB/s y 520 MB/s, mientras que en escritura y lectura aleatoria 4K alcanza los 66.000 y 97.000 IOPS, respectivamente.Su precio es de 141 euros.  Almacenamiento secundarioEs evidente que el Samsung 840 Evo puede limitarnos bastante, ya que sólo cuenta con 250 GB. Para romper esa barrera recurrimos a un HDD como segunda unidad de almacenamiento.El modelo que hemos elegido es el WD Black de 1 TB, ya que ofrece una excelente relación calidad-precio, un buen nivel de rendimiento, una gran fiabilidad y 5 años de garantía.Su precio es de 71,95 euros Disipador para la CPUTanto la placa base como la CPU que hemos elegido cuentan con un potencial muy grande para hacer overclock, ¿qué nos falta? Sí, un buen disipador.Actualmente la oferta de ventiladores para CPU es muy grande, tanto que puede abrumar y complicar la elección.Siguiendo el binomio calidad precio hemos optado por el Scythe Katana 4, un ventilador silencioso y muy capaz, tanto que no tendremos que preocuparnos por las temperaturas aunque subamos nuestro procesador por encima de los 4 GHz.Su precio es de 26 euros. CajaA la hora de elegir una caja adecuada para este equipo debemos considerar dos puntos clave. El primero es que tiene que ser grande, ya que la R9 290 mide unos 27 centímetros de largo.El segundo es que tiene que estar bien ventilada, ya que con ello nos evitaremos quebraderos de cabeza si en un futuro queremos añadir una tarjeta gráfica al equipo.Con esas dos ideas claras, y siempre buscando una opción económica pero de calidad, nos decantamos por la Cooler Master K380 USB 3.0, ya que cumple con todas nuestras exigencias.Así, no sólo está bien ventilada, sino que además admite tarjetas gráficas de hasta 30 centímetros y cuenta con USB 3.0 en la parte frontal.Su precio es de 38 euros. Lector de DVDEl lector de DVD sigue siendo un componente esencial en cualquier PC para jugar, ya que el formato físico todavía sigue siendo el medio de distribución predominante en el mercado.Esta elección no plantea mayor problema y nos decantamos por el lector-grabador ASUS DRW-24F1ST 24X.Su precio es de 16,95 euros. MonitorDado que nuestra intención es jugar en resoluciones 2K (2.560 x 1.440) necesitamos un monitor de un tamaño aceptable, que soporte, evidentemente, dicha resolución y que mantenga una tasa de refresco de al menos 60 Hz.De nuevo la idea es buscar la mejor opción calidad-precio, y en el Dell UltraSharp U2713HM cumple con nuestras exigencias.Este monitor utiliza un panel IPS de 27 pulgadas y ofrece una resolución máxima de 2.560 x 1.440 píxeles a 60 Hz.Su calidad de imagen es realmente buena y su tiempo de respuesta es de 8 ms, unos datos que junto a su precio lo convierten en una gran elección.Tiene un precio de 499 euros. AltavocesLa placa base que hemos elegido integra el chip Creative Sound Core3D, lo que nos garantiza que disfrutaremos de una buena calidad de sonido.Dicho esto merece la pena ir a por un juego de altavoces 5.1, ya que con ellos podremos explotar mejor el potencial del sonido integrado de nuestra placa base.Aquí elegimos los Creative Inspire T6300 5.1, ya que ofrecen una calidad de sonido muy buena y resultan bastante económicos.Su precio es de 64 euros. Teclado y ratónEn este punto hay muchas posibilidades. Personalmente he optado por una de las más económicas, pero que a su vez ofrece un gran acabado y un buen desempeño, el kit de teclado y ratón Cooler Master CM Storm Devastator.Ambos periféricos cuentan con retroiluminación azul y tienen un acabado muy bonito. El ratón tiene una resolución de hasta 2.000 DPI y el teclado es de membrana, pero esto último no le impide ofrecer un buen funcionamiento.Evidentemente no son comparables a otras soluciones más caras, pero teniendo en cuenta su ajustado precio son una elección muy buena.Su precio es de 31 euros. Notas finalesEl coste final del equipo es de 1.873,90 euros, un precio que nos deja un margen de maniobra para que podamos cambiar ciertos periféricos, como por ejemplo el teclado y el ratón, en el caso de que nuestro presupuesto sea de 2.000 euros redondos.A nivel de rendimiento tenemos un auténtico bicho. A continuación os adjuntamos algunos resultados en resoluciones de 2.560 x 1.440 con calidad máxima:Metro Last Light (DirectX11 y teselación): 45 FPS. Crysis 3 (4xAA activado): 26 FPS. Far Cry 3 (4xAA activado): 32 FPS. Hitman Absolution: (4xAA activado): 36 FPS. Battlefield 4: 42 FPS. Diablo III (AA activado): 149 FPS. Assassin's Creed IV: Black Flag (4xAA activado): 38 FPS.Como vemos estamos ante un equipo muy capaz, ya que incluso con filtros es capaz de mantener tasas jugables de fotogramas por segundo.Si subiéramos la resolución a 3.840 x 2.160 píxeles (4K) podríamos jugar sin problemas a la mayoría de los juegos sacrificando dichos filtros, pero podríamos mantener el nivel de calidad al máximo.Esperamos que os haya gustado este artículo y como siempre os invito a opinar en los comentarios.
44 comentarios238 shares
08/02/2014Isidro Ros