Consejos para niños en Tuenti

Consejos para niños en Tuenti
19 de noviembre, 2009

El 47% de los menores de 18 años tienen un perfil en Tuenti o Facebook y por tanto son susceptibles de entrar en contacto con usuarios que no llegan hasta ellos con las mejores intenciones. Tanto padres como tutores deben ser conscientes de este peligro y advertir y promover acciones defensivas dentro de las redes sociales. No es necesario alarmarse pero sí es recomendable tener en cuenta unas recomendaciones para mantener a salvo a los más pequeños de la casa.

Panda Security ha elaborado una serie de consejos para que los menores estén a salvo en las redes sociales. Teniendo en cuenta que, según una encuesta realizada por la propia compañía, el 49% de los jóvenes menores de 18 años están en Tuenti y el 43%, en Facebook, alertar a nuestro hijos de los peligros y adoptar unas medidas de seguridad puede ahorrarnos más de un disgusto.

Como ya comentamos días antes, el 75% de los niños europeos ya están en la Red. Muchos de ellos están inscritos en redes sociales a pesar de que la normativa de las comunidades lo prohibe. Por ello, es aconsejable que, sin alarmar, los padres promuevan estas medidas entre sus hijos:

No publiques datos que puedan servir para identificarte como un menor o para conocer tu lugar de vivienda, de estudio… Es recomendable no utilizar el verdadero nombre en el perfil, sino un pseudónimo o nick. Y, en cualquier caso, nunca dar datos como el número de teléfono móvil, tu dirección física…

Si alguien contacta contigo y comienza a molestarte o a enviarte mensajes extraños, cuéntaselo a un adulto.

– Ten especial cuidado con qué información compartes y a quién das permiso para ver esta información. Sobre todo cuando subas fotos, vídeos, etc., ya que pueden ir a parar a manos de desconocidos.

Acepta sólo como amigos a personas que conozcas.

No te cites nunca con un desconocido con el que hayas contactado a través de estas redes sociales.

No pinches en links sospechosos provenientes de fuentes no seguras o que no puedas contrastar. Esta regla debería aplicarse tanto a mensajes recibidos a través de redes sociales como a través del correo electrónico.

– Si finalmente pinchas en dichos links, fíjate siempre en la página destino. Si no la reconoces, cierra el navegador.

– Si no aprecias nada raro en la página destino, pero te pide que realices una descarga, desconfía y no aceptes, ya que lo más probable es que se trate de algún tipo de malware.

Con estos consejos y un poco de precaución y vigilancia, navegar por Internet y las redes sociales puede ser un ejercicio de aprendizaje y socialización para los menores.

  • Share This