El reloj más preciso del mundo

El reloj más preciso del mundo
6 de febrero, 2010

Físicos del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología estadounidense han creado el reloj atómico más preciso del planeta, con un desfase máximo de un segundo cada 3.700 millones de años. El modelo aún en fase de prototipo, duplica la exactitud del modelo que ostentaba el récord anterior y los expertos los consideran un hito en el sector de relojes atómicos (aunque se nos escape a los profanos) con múltiples aplicaciones en distintos campos científicos según explican los físicos del NIST. 

 

Físicos del NIST han desarrollado una versión mejorada de un reloj atómico experimental basado en un solo átomo de aluminio que es ahora el reloj más preciso del mundo, doblando la exactitud del modelo más preciso anterior basado en un átomo de mercurio.

 

 

Los científicos explican que el nuevo reloj “es un hito entre los relojes atómicos”, demostrando que el uso del aluminio es más efectivo que el mercurio y que los relojes ópticos amplían su ventaja sobre los basados en Cesio, el utilizado por el sistema internacional para el cronometraje oficial. El reloj de átomo de Cesio tiene un error de un segundo en 100 millones de años frente a los 3.700 millones de precisión que ofrece el basado en átomos de aluminio.

 

Aunque a los mortales a pie de calle nos parezca una cuestión baladí (más los españoles acostumbrados a llegar algo tarde a las citas por sistema xD), los expertos lo consideran un gran avance para medir los posibles cambios en las constantes fundamentales de la naturaleza, una línea de investigación que tiene grandes implicaciones en la Cosmología y en leyes de la física como las teorías especial y general de la relatividad de Einstein.

 

 

La próxima generación de instrumentos de medida basados en este proyecto permitirá crear nuevos tipos de sensores para la exploración de recursos naturales subterráneos y estudios fundamentales de la Tierra. Otras aplicaciones destacadas serán la llegada de instrumentos ultraprecisos de navegación autónoma, como los aviones que aterrizan por GPS, destacan los físicos del NIST.

  • Share This