¿Confía Gates en Microsoft?

¿Confía Gates en Microsoft?
10 de febrero, 2011

Bill Gates, co-fundador de Microsoft, vendió la semana pasada diez millones de acciones de su compañía completando una desinversión fortísima en el último año de 90 millones de títulos y en global, un 22 por ciento de participación en la compañía. ¿Desconfía Gates del futuro de Microsoft? se pregunta un medio estadounidense que revela que las alarmas están saltando en grandes inversores ante la venta masiva de títulos del co-fundador de la primera compañía mundial de software. 

 

Documentos normativos presentados revelan que Bill Gates vendió 5 millones de acciones de Microsoft el 2 de febrero y otros 5 millones el 3 de febrero. Una estrategia de desinversión en su compañía que no está pasando desapercibida ya que en el último año, Gates se ha deshecho de 90 millones de títulos.

 

Aunque la explicación oficial habla de diversificación de inversiones y de los intereses personales de Gates comprometiendo miles de millones para proyectos filantrópicos en la fundación Bill & Melinda Gates, la reducción de la participación a través de una docena de operaciones en un 22 por ciento en la compañía que co-fundara, podría saltar todas las alarmas de los grandes inversores. Y ello a pesar que Gates sigue siendo el primer inversor individual de Microsoft.

 

 

Tras la venta de acciones medios como Information Week se preguntan si Bill Gates piensa que Microsoft se ha convertido en una mala inversión apoyándose en los datos que hablan de un retorno de inversión de Microsoft menor al 3 por ciento en los últimos diez años, cuando competidores como Apple, Google, Oracle o IBM han ofrecido en el último lustro guarismos que van del 20 al 40 por ciento de retorno.

 

Un estancamiento del valor de la acción que contrasta con los buenos resultados financieros ofrecidos (en general) por la compañía y que se explica “por la parálisis de la compañía en nuevos sectores estrella como el Tablet PC , smartphones, búsquedas o redes sociales”, indica el medio estadounidense.

 

Se imponen cambios y la compañía está en ello, impulsando cambios en la cúpula directiva con directivos más técnicos y especializados en productos volviendo a sus raíces de ingeniería de software intentando reducir la percepción (o realidad) que los de Redmond se han convertido en nada más que una concha gigante del marketing con una cartera de tecnologías anticuadas y dispares”, opinan desde Information Week.

  • Share This