Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Probamos el smartwatch Fitbit Blaze

Publicado el
Probamos el smartwatch Fitbit Blaze 29

¿Te acuerdas de cuando los teléfonos eran solo para llamar? Hace ya mucho ¿Y de cuando los relojes solo daban la hora? Eso parece que está más cerca, pero cada vez quedan menos «relojes tontos» y que la tendencia es hacerlos inteligentes. Llegará un momento que el Casio nos producirá la misma sensación que aquel Nokia 3210, algo que estaba muy bien para su tiempo, pero que se ha quedado obsoleto.

En esta carrera, la de los relojes inteligentes, no podía faltar Fitbit, los líderes de los wearables que hace unas semanas presentaban su potente smartwatch bajo el nombre de Blaze.

Cuando hablamos de relojes inteligentes podemos enfrentarnos a varios problemas: «intentan ser un móvil sin llegar pero con una pantalla enana», «son difíciles de manejar», «son muy grandes y no se adaptan a todas las muñecas», «la batería dura poco», y, el peor de todos, «me cansé de él». Con Blaze, Fitbit ha luchado por solventar algunos de estos problemas y en nuestro análisis veremos si lo ha conseguido.

Fitbit Blaze es un reloj inteligente para fitness creado para sacar el máximo partido a los entrenamientos de los usuarios, con un diseño versátil para que se adapta a cada estilo personal y con notificaciones inteligentes.

Fitbit ha intentado crear un reloj que cualquier persona pueda llevar, independientemente de su estilo. De líneas cuadradas y con colores oscuros, el Fibit Blaze recuerda a los anteriormente nombrados Casio.

Además de la pantalla táctil, el Fitbit incorpora tres botones, uno para volver atrás y otro para subir y bajar el volumen de la música que reproduzcamos en nuestro móvil.

fitbit_blaze_09

Con el Fitbit Blaze, la marca ha conseguido ir más allá de un wereable cuantificador pero sin ser un smartwatch demasiado completo con funcionalidades que muchas veces no llegamos ni a utilizar. El sistema que utiliza es propietario, pero puede vincularse con iOS y Android. Este dispositivo nos dará la oportunidad de monitorizar nuestros pasos, controlar nuestro sueño, recibir notificaciones de llamadas, mensajes de texto y el calendario; cuenta con una alarma silenciosa y además mide nuestras pulsaciones. Por último podremos contestar llamadas o controlar la música del móvil una vez que lo hayamos vinculado mediante el Bluethoot

La pantalla táctil funciona a la perfección y podremos moderar el brillo a nuestro gusto así como cambiar el diseño para mostrar la hora. Precisamente con la hora, podemos ver de un solo vistazo los pasos, las calorías consumidas y las pulsaciones del momento.

Fitbit Blaze tiene un pequeño menú al que accederemos deslizando la pantalla hacia la derecha, para volver atrás en el menú, utilizaremos el botón de la izquierda. Utilizaremos el menú cuando queramos monitorizar actividades concretas como correr, montar en bici, pesas, carrera en cinta, elíptica o «ejercicio físico», en que se catalogan el resto de actividades físicas. Aquí también tenemos un temporizador y podremos modificar algunas características del reloj directamente desde el mismo en el menú de configuración.

fitbit_blaze_10

Pero si nos olvidamos de «decirle» al reloj que ejercicio estamos haciendo, el Fitbit Blaze también cuenta con la opción SmartTrak que reconoce automáticamente algunos deportes o actividades físicas. Resaltamos la palabra algunos porque los más suaves, como Yoga o Pilates, no los reconoce, y además no podemos categorizarlos posteriormente en la aplicación (algo que si podemos hacer con la Up de Jawbone).

Nos dejamos lo mejor para el final: FitStart, con Fitbit Blaze además tienes un entrenador personal en tu muñeca. Esta modalidad del smartwatch es la más llamativa y la que de verdad le convierte en un reloj deportivo. El FitStart consiste en instrucciones guiadas e imágenes animadas para tres de los entrenadores personales más populares de FitStar: Calentamiento (8 minutos), Entrenamiento de 7 minutos y 10 Minutos de Abdominales. Cada ejercicio es gratuito y se puede acceder en cualquier momento puesto que no se requiere ni aplicación ni smartphone, ofreciendo ejercicios rápidos y eficaces que se pueden hacer en cualquier parte.

Más allá del reloj, así es la aplicación

Todos los que hayan tenido alguna vez una pulsera de este tipo saben en que consiste una aplicación de este estilo. De un vistazo vemos los pasos y el sueño. Si además cuentan las pulsaciones, pues también. La clave de estos werables se esconde en la aplicación, porque al final llegará un día en el que el número de paso o el tiempo dormido nos de igual.

Ese «algo más» de la aplicación de Fitbit se encuentra en los amigos, los desafíos y las insignias. Hay que tener en cuenta que esta aplicación vale para cualquier dispositivo de la marca y como Fitbit es la marca más popular entre este tipo de pulseras es fácil que tengamos algún amigo que también tenga una y al que podamos retar. Así no se basa solo en andar, si no que también puede ser un juego durante nuestro día a día. Pero si nos gusta jugar solos también podemos ganar insignias según nos vayamos moviendo.

fitbit_blaze_11

Llegados a este punto me es imposible no compararla con la de su principal competidor, Jawbone. La aplicación de Fitbit solo recopila datos que después nos muestra, bajo mi punto de vista con muy poca profundidad. La aplicación no incluye ninguna valoración, ni si quiera nos pide que valoremos nosotros mismos el rendimiento. En cambio, la aplicación Up de Jawbone, ofrece pequeños consejos y nos infunda ánimos para que consigamos nuestras metas y así, también, no dejemos la pulsera abandonada en un cajón.

Buenas noches Fitbit Blaze

Para mi el punto fuerte de estos wearables no son los datos que te ofrecen cuando estás activos, si no la información que recoge mientras duermes. Al fin y al cabo cuando andamos estamos conscientes y sabemos si hemos andado más o menos que días anteriores. Pero ¿qué pasa por la noche? A veces pasa que aunque durmamos 8 horas después no nos sentimos descansados y si tenemos una pulsera que tenga una medición precisa, descubriremos que es debido a que no nuestro sueño no es profundo.

Aquí la aplicación de Fitbit nos vuelve a dejar con poca información, mientras que la Jawbone nos ofrece una medición mucho más detallada.

up3

sue

El sueño profundo es el sueño reparador y en el que de verdad descansamos, mientras que el sueño ligero, nuestras pulsaciones son más altas y es el menos reparador. Por lo tanto, si a pesar de haber dormido 8 horas no nos sentimos descansados es por que nuestro sueño ha sido en su mayor parte ligero. Esta información nos la ofrece al detalle en la Up de Jawbone, mientras que Fitbit tan solo nos dice si nos hemos movido o si hemos estado inquietos.

De hecho la información es similar a la que nos aporta el reloj Geeksme, un gama media/baja presentado hace poco.

sue geeksm

¿Necesitas un Fibit Blaze?

Tal vez antes deberías hacerte otra pregunta ¿Qué tipo de deportista soy? El Fitbit Blaze no es un mero wearable que nos monitoriza lo que andamos. Por 300 euros es una inversión considerable que tenemos que pensar seriamente.

Fitbit Blaze es tu reloj si para ti ir al gimnasio no es una obligación, si no un momento de liberación o si para tu un fin de semana no es lo mismo sin la bici. Y si además nuestros amigos también son unos enganchados al deporte, nos aseguramos piques sanos y superación diaria.

Pero si estás pensando empezar en el «mundo wearable» te aconsejamos otras opciones más asequibles como la Fitbit flex o incluso la Xioami Mi Band, mucho más barata.

Notas finales

7Nota

Diseño5

Pantalla10

Funcionalidades9

Batería8

Precio5

1 comentario
  • 3Lazaro

    y también tiene GPS

Lo más leído