Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Análisis Lenovo ThinkPad X1 Yoga

Publicado el

Pantalla OLED 2K (2560 x 1440). Estas son las tres palabras con las que debes quedarte al considerar el nuevo Lenovo ThinkPad X1 entre tus opciones de compra. Un portátil pensado claramente para conquistar el mercado empresarial y que cuenta como veremos a continuación con más de un as en la manga para convertirse en uno de los firmes candidatos a conseguirlo.

Comencemos en primer lugar por esa estupenda pantalla con la que hemos abierto nuestro análisis. Pese a que algunas marcas lo anunciaron en el último CES, este Lenovo ThinkPad X1 Yoga es de los primeros que apuestan por OLED en su pantalla, en este caso de 14″. ¿Se nota? No sólo eso, sino que realmente marca la diferencia. Para los usuarios obligados a trabajar varias horas frente a su ordenador, sin lugar a dudas, esta es una de “las pantallas” que deberían tener en cuenta.

¿Podría mejorar? Sin duda, si  hubieran apostado por eliminar completamente o reducir al máximo los marcos, como hace Dell en su XPS 13, aplaudiríamos “con las orejas”, pero no olvidemos que tenemos entre manos un ordenador de empresa, equipos en los que el diseño minimalista rara vez es una prioridad. Siguiendo la tradición Yoga, su pantalla táctil pivota sobre unas bisagras que permiten girar el monitor hasta 180º, de modo que podamos utilizar el equipo en modalidad tablet. Y si así lo deseamos, podemos utilizar el stylus que incorpora el equipo y que puede tener su utilidad en determinadas situaciones.

thinkpad2

Nos ha parecido una pena eso sí, que lo nuevo de Lenovo no se aparte ni un milímetro del clásico diseño de empresa. ¿En resumen? Aburrido. Un sobrio cuerpo construido en policarbonato negro mate, en el que apenas hay (si es que hay alguna) florituras estéticas. Lo cual no es necesariamente malo. Sobran los ejemplos que han pasado por nuestras manos en los que, en un esfuerzo del fabricante por gustar, ha conseguido precisamente el efecto contrario. Lenovo sabe a quién se dirige y juega sobre seguro.

Y precisamente porque sabe a quién se dirige, este Thinkpad incorpora un teclado excepcional. Un teclado en el que, como pocos, da gusto escribir. Desde ya pedimos fin a la nueva moda de incorporar teclados planos y damos a las gracias a Lenovo por volver a apostar por ese teclado de la casa que nunca debió abandonar.  Y sin embargo, porque como también es marca de la casa, Lenovo no renuncia a seguir incrustando ese trackpoint rojo en mitad de las teclas (G,H,B) que en el mejor de los casos tiene una utilidad limitada y en el peor, sobra por completo.

Sobre todo si tenemos en cuenta que como en el caso del teclado, la multinacional china ha decidido incorporar un trackpad en condiciones. Un trackpad en el que podemos ejecutar con total comodidad todos los gestos de Windows 10, que literalmente vuela y que por lo tanto, hace inexplicable la presencia de tres botones físicos en su lado superior.

¿No hubiera sido mejor aprovechar ese espacio para estirar aún más el trackpad? Esa sin duda hubiese sido nuestra apuesta, aunque intuimos que el “pensamiento conservador” se impone también en este campo. Afortunadamente dichos botones están bien construidos y responden de forma suave y precisa y distan mucho de la solución de compromiso obligado que hemos visto en otros equipos. El conjunto se completa con un lector de huellas dactilares que ha demostrado su buen hacer a la hora de desbloquear e identificarnos con nuestra cuenta de usuario.

thinkpad3

Rendimiento, conectividad y autonomía

A diferencia de algunos de los ultrabooks que han pasado por nuestra redacción, el rendimiento de este Lenovo ThinkPad X1 Yoga es sobresaliente. Es verdad que no tiene excusas para no serlo: contar un Intel Core i7 2,60 GHz, 8 GB de RAM y disco duro SSD 256 GB deben cumplir sí o sí en el 99% de las situaciones a las que podamos someter este equipo en un entorno corporativo. Y efectivamente, así lo hace. Pese a nuestros esfuerzos, únicamente en una ocasión hemos conseguido que salte el sistema de refrigeración y como no podía ser de otra forma, ha sido Chrome el que lo ha conseguido. Pese a los esfuerzos de Google para “adelgazar” uno de sus productos estrella, su navegador sigue siendo una máquina devora recursos y equipo tras equipo lo demuestra.

En el apartado de la conectividad, lo nuevo de Lenovo se presenta con tres puertos USB 3.0, HDMI  y Mini Display Port. El conjunto se completa con un lector de tarjetas SD y el propietario puerto OneLink que permite al equipo integrarse en una docking station. Así que nada de USC Type C en este equipo, un detalle que hubiéramos agradecido, ya que es hacia aquí hacia donde se dirige la industria, pero que en estos momentos tampoco parece imprescindible.

thinkpad4

En cuanto a la autonomía, Lenovo promete unas más que interesantes 11 horas para un uso básico del equipo. Nuestra experiencia sin embargo reduce esa autonomía a las 7-8 horas. Cumple por lo tanto con lo que podemos pedirle para una jornada de trabajo media, pero si lo que nos interesa es la máxima movilidad e independencia tal vez esta no sea la mejor opción.

Con un precio base de 1.500 euros, el  Lenovo ThinkPad X1 Yoga se posiciona en el sector premium de los portátiles de empresa. Un precio que puede resultar un tanto elevado para la mayoría de los puestos de trabajo (ofimática, e-mail, etc.) pero que se justifica cuando consideramos aspectos como su estupenda pantalla, la comodidad de su teclado y un rendimiento que raya a gran altura. En el apartado del “debe” podríamos incluir ese diseño poco adaptado a los nuevos tiempos y tal vez una mentalidad que peca de conservadora en muchos de los aspectos del equipo. Con todo, aquellos que se decanten por este portátil difícilmente van a sentirse defraudados.

Notas finales

8Nota

Pantalla10

Rendimiento9

Diseño6

Autonomía7

Relación calidad precio8

Top 5 Cupones

Lo más leído