Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Analizamos el teclado KM780 RGB de G.Skill

Publicado el
Analizamos el teclado KM780 RGB de G.Skill 29

G. Skill nos tiene acostumbrados generalmente a módulos de tarjetas RAM. Pero ya son varias las ramas tecnológicas a donde ha llegado esta empresa. Una que últimamente es muy interesante es la de los periféricos gaming. Esta vez hemos probado el KM780 RGB, un modelo de teclado mecánico retroiluminado. Y es que nada tiene que envidiar a otros teclados de gama alta.

El empaquetado de este producto es simple y adecuado para el mismo. Con varias de sus características indicadas en su exterior. Dentro encontramos las instrucciones, el teclado, el reposamanos modular y una caja para configuración gaming de la que hablaremos en el siguiente punto.

En cuanto a la calidad de los materiales, la base del propio teclado es de aluminio y las teclas son de plástico duro con un led por debajo. Además se le nota bastante consistente. La distribución de las teclas es clásico y lleva la tecla Ñ para el modelo en castellano. Los cables de conexión son bastante robustos y tienen una distancia estándar.

Customización a la orden del día

El aspecto del KM780 RGB es bastante llamativo. No solo por la forma y distribución de teclas, sino también por la cantidad de colores que ofrecen sus leds y configuraciones de iluminación. Además tiene un par de guiacables, unas piezas de plástico que pueden regularse para meter los cables por ellas y que no estorben. Algo que es de agradecer sobre todo en la parte del ratón. Muy bien pensado.

Antes comentamos que en el paquete viene una caja de configuración gaming. Esta es una caja de plástico que contiene varias teclas de letras con un diseño texturizado y algunas curvado. Son de color rojo, por lo que sirve para detectar rápidamente y a simple vista la tecla que queremos pulsar. Las curvas son algo acentuadas y para algunas situaciones de tecleado puede despistar un poco. Para sustituir las teclas, la caja viene con una pinza que permite extraer la tecla con mucha comodidad. La colocación de la teclas es tan simple como ponerla encima y apretar.

Algo que les suele pasar a este tipo de teclados es la distribución de las teclas de las macros. Están a la izquierda del todo y quizás, si no estamos acostumbrados, se nos pueda ir el dedo más de una vez sin querer. Dispone de seis posibles configuraciones que se pueden programar desde la aplicación de escritorio del que mencionamos en funcionalidades.

Ordena los cables del ratón y del headset

Conectar y hacer uso del KM780 RGB es bien fácil. Como la amplia mayoría de periféricos actuales está basado en la tecnología plug and play y basta con conectarlo a la máquina para poder utilizarlo. Para programar las configuraciones avanzadas (iluminación y macros) tendremos que usar el software que proporciona el fabricante y del que os contamos más en el siguiente punto.

Algo que nos ha gustado mucho y, creemos que es destacable, es la conexión para headsets que tiene por detrás. Una entrada de USB y dos para minijack de 3.5mm para audio y micrófono. Esto facilita mucho a la hora de conectar unos cascos y no tener mucho cable de por medio gracias al guiacables que tiene en la parte trasera.

La configuración que necesitemos

Cuando un usuario busca un teclado mecánico se centra en principalmente en poder tener el control de la configuración de las macros. Para ello, G.Skill pone a nuestra disposición una aplicación de escritorio muy interesante que está disponible en su web. El software tiene una interfaz de usuario bastante intuitiva y en cuanto empezamos a cacharrear nos hacemos con ello enseguida.

Como dispone de seis teclas enfocadas a macros, podemos ponerle la configuración que queramos, desde una combinación de teclas con sus tiempos a abrir programas, por ejemplo. Además de ello, tiene tres memorias a las que podemos acceder rápidamente desde el propio teclado. Por lo que es muy interesante tener configurado en cada una de ellas distintas macros para distintos juegos o iluminaciones que nos ayuden a encontrar rápidamente la tecla ya que podemos configurar los colores a nuestro antojo. Y si no siempre podemos usar  los patrones de iluminación preconfigurados.

También dispone de teclas de acceso rápido a distintas aplicaciones de Windows, aunque se echa en falta la de la calculadora. Pero siempre podemos programarlo. Asimismo es de agradecer tener un control de volumen en la parte superior derecha en una interfaz en forma de ruleta vertical con unos indicadores leds.

Conclusión

En definitiva, tenemos un teclado mecánico que cumple perfectamente con las expectativas. La customización de teclas y configuración nos ha gustado mucho, y la aplicación de escritorio para programar el comportamiento del teclado es bastante intuitivo. Además el diseño es bonito. Queremos destacar que tener una entrada de conexión para los headset en el propio teclado es muy cómodo, y además con guiacables que nos libran generalmente de tirones.

El precio puede que sea algo alto pero no llega a pasar el límite de estos periféricos, por lo que es recomendable su compra si buscas algo para gaming.

A destacar:

  • Buen teclado mecánico
  • Diseño serio y cromático
  • Muy configurable tanto en teclas como en macros
  • Entrada y salida de audio
  • Guía para cables muy bien pensada

A mejorar:

  • Quizás las curvaturas de las teclas especiales

producto-recomendado-muy_computer-359x450-1-1

Notas finales

9Nota

Empaquetado y calidades10

Diseño y ergonomía9

Conectividad9

Funcionalidades10

2 comentarios
  • ¿Funciona con GNU/Linux? xD

  • SuperTaz

    Tiene muy buena pinta el teclado y detalles muy chulos. Pero no me lo compraría por varias razones:
    – La tecla de intro solo ocupa una fila. En el curro tengo un teclado con el intro igual y no lo he tirado ya por la ventana de milagro xDD. Estoy acostumbrado a la tecla grande y siempre termino pulsando alguna tecla que no debería.
    – Lo botones de macro están justo a continuación del teclado y cada vez que fuera a darle a Ctrl terminaría dando a G6. Ya me pasaba con un portátil que tuvo mi mujer, que cada vez que quería darle a Ctrl+C terminaba abriendo la calculadora.
    – Y por último, el precio. No lo pone, pero no creo que sea muy barato.

Lo más leído