Web Analytics
Conecta con nosotros

Prácticos

¿Trabajas con máquinas virtuales? 10 consejos para mejorar el rendimiento

Publicado el
máquinas virtuales

Las máquinas virtuales son un método rápido, cómodo y seguro para ejecución de software. Muestra su valor en aplicaciones profesionales ante el incremento de las infraestructuras de computación en nube, pero también es una tecnología muy interesante a nivel cliente, profesional y también en consumo.

El uso de las máquinas virtuales no es nuevo ya que se utiliza desde la década de los 60 para virtualizar hardware, software, sesiones de usuarios, dispositivos de almacenamiento o redes. Un recurso tecnológico muy valioso utilizado desde los años 60 indicado especialmente para ejecutar sistemas operativos, para pruebas de software, aplicaciones o juegos incompatibles sin necesidad de tocar el sistema principal que actúa como anfitrión.

Mejorando el rendimiento de máquinas virtuales

Hay oferta disponible para crear máquinas virtuales en las plataformas principales (Windows, Mac y Linux) y algunas versiones son gratuitas. Sea cual sea la aplicación usada, hay una serie de consejos útiles para acelerar su rendimiento. Entre otros:

  1. Asegúrate que Intel VT-x o AMD-V esté disponible y activado. Son extensiones especiales para los procesadores que mejoran su capacidad de virtualización activando la aceleración por hardware. Casi todos los procesadores de las últimas generaciones las soportan. AMD-V está activada por defecto en modelos compatibles. Con procesadores Intel es diferente y lo habitual es que el Intel VT-x venga desactivada por defecto, provocando errores a la hora de utilizar aplicaciones de virtualización. La solución es sencilla y pasa por entrar en la BIOS del equipo o en la configuración del firmware UEFI para activar esta característica.
  2. Crea discos de tamaño fijo y no dinámicos. Al crear la máquina virtual, puedes elegir entre dos tipos diferentes de discos virtuales. Por lo general, aplicaciones como VirtualBox o VMware, utilizan discos discos asignados dinámicamente que crecen a medida que los vas utilizando y necesitas más espacio. Sin embargo, es preferible asignar un espacio fijo desde el principio, tendrás un mayor rendimiento y menor fragmentación. Es la mejor opción a no ser que tu espacio en disco sea crítico y no te quede más remedio que emplear almacenamiento dinámico.
  3. Elige la unidad de almacenamiento más rápida. Muchos usuarios tendemos a instalar y ejecutar las máquinas virtuales en una unidad de almacenamiento secundaria con mayor capacidad y que suele ser un disco duro. Si puedes, haz espacio a tu SSD y utilízala en su lugar, porque la mejora de rendimiento será brutal. Por el mismo motivo, evita emplear unidades externas que -por lo general- te van a ralentizar la ejecución de las máquinas virtuales, a no ser que dispongas de medios rápidos con interfaces Thunderbolt/USB 3.1.
  4. Instala herramientas software adicionales. Después de instalar un sistema operativo invitado en una máquina virtual, debes instalar los paquetes adicionales de software que para ellos disponga la aplicación de VM que estés utilizando. VirtualBox, VMware o Parallels ofrecen herramientas y/o controladores especiales que ayudan a que cada sistema funcione mejor en el hardware particular de tu máquina.
  5. Asigna más memoria RAM. Las máquinas virtuales son devoradoras de memoria RAM. Cada máquina virtual contiene un sistema operativo completo, por lo que tienes que repartir la memoria RAM del ordenador en varios sistemas separados. Microsoft recomienda al menos 2 GB de RAM para sistemas con Windows 7/10 y lo mismo podemos decir de las distribuciones GNU/Linux actuales. Ese es el mínimo recomendado, pero si tienes hardware suficiente deberás asignar una mayor cantidad. máquinas virtuales
  6. Asigna más núcleos de CPU. En máquinas virtuales el procesador sí importa, y mucho. De hecho, hace la mayor parte del trabajo. Si tienes un procesador multinúcleo, asigna los que te puedas permitir. Como con la memoria RAM, todo dependerá del número de máquinas virtuales que arranques simultáneamente y del sistema a virtualizar. Prueba con varias opciones hasta lograr el equilibrio y que no te ralentice tu sistema principal.
  7. Ajusta la configuración de vídeo. Ajustar la configuración de vídeo también puede mejorar el rendimiento de tu máquina virtual y además de gestionar resolución de pantalla como haríamos en el sistema principal, debemos asegurarnos de tener habilitadas la aceleración 2D y 3D. También podemos gestionar la cantidad de memoria de vídeo dedicada. máquinas virtuales
  8. Excluye directorios en el antivirus. La solución de seguridad de tu equipo puede estar escaneando los archivos de la máquina virtual cada vez que se acceda a ellos, reduciendo el rendimiento. El antivirus no puede ver el interior de la máquina virtual para detectar virus que se ejecuten en sistema operativo invitado, por lo que esta exploración es inútil. Para acelerar las cosas, añade el directorio de la máquina virtual a la lista de exclusiones de tu antivirus.
  9. Suspender en lugar de apagar. Cuando hayas terminado de utilizar la máquina virtual, es posible que desees guardar su estado en lugar de apagarla completamente. La próxima vez que la necesites, basta hacer un doble clic para ponerla en marcha. El sistema operativo huésped se reanudará donde lo dejó en lugar de arrancar desde cero. La función es similar a la hibernación o suspensión. La aplicación guarda el contenido de la memoria de la máquina virtual en un archivo en el disco duro, para cargarla cuando lo requiera el usuario.
  10. Para máquinas virtuales, mejora tu hardware. Todo lo dicho anteriormente es una ayuda para mejorar el rendimiento de nuestras máquinas virtuales pero, no hay milagros al utilizar este recurso tecnológico. Aquí sí vale el dicho de cuanto más mejor. Como habrás visto, para que funcionen adecuadamente tenemos que cederles recursos de nuestra máquina principal. Y no pocos. Si tu hardware no es lo suficientemente potente y las utilizas, puedes bloquear por completo tu equipo en cuanto ejecutes un sistema que requiera un cierto nivel de potencia, si bien el consumo de recursos de, por ejemplo, Windows 10 o DOS es totalmente diferente.

Utilizando máquinas virtuales

Como habrás visto la virtualización es un método rápido, cómodo y seguro para ejecución de software, adecuado también para uso en máquinas de consumo para pruebas, ejecución de software incompatible, emuladores y un largo etc.

Los sistemas operativos soportados por las máquinas son numerosos (Windows, FreeBSD, GNU/Linux, OpenBSD, OS/2 Warp, Solaris, MS-DOS, OS X…) y solo están limitados por el propio soporte del software de virtualización que empleemos.

No todas las aplicaciones funcionan igual sobre distinto hardware. Quizá la mejor para empezar sea VirtualBox, software libre y gratuito y que nos permite instalar un montón de sistemas sobre Windows, Linux, Macintosh y Solaris. VMware es una auténtica referencia y además de las versiones de pago, ofrece VMware Workstation Player de manera gratuita para usos no comerciales. Si estás usando macOS, el mejor rendimiento lo obtendrás con Parallels Desktop, aunque puedes usar el mismo VirtualBox o VMware Fusion.

Como guía práctica, puedes repasar la guía “paso a paso” que dedicamos a la instalación de Windows 10 usando VMware. La instalación es muy similar con VirtualBox.

 

Prácticos

Cómo iniciar el modo seguro en Windows 10

Publicado el
modo seguro en Windows 10

Cualquier usuario de Windows se habrá tenido que enfrentar a problemas de funcionamiento en el sistema. Pantallazos de la muerte BSOD, malware, problemas con aplicaciones instaladas o controladores, pueden impedir el arranque normal del sistema o no realizarlo en las debidas condiciones. O simplemente borrar ficheros rebeldes o desinstalar software y drivers que un arranque estándar no nos permite realizar.

Como herramienta de solución de problemas, hace tiempo que Microsoft implementó una herramienta que puedes conocer como “modo seguro”, “inicio a prueba de errores”, “arranque a prueba de fallos” o “arranque avanzado” donde el sistema carga una interfaz minimalista, solo con los servicios esenciales y los controladores mínimos para su funcionamiento.

Muy útil (y a veces imprescindible) ante problemas en la carga de la versión completa del sistema, hasta Windows 7 acceder a este modo seguro era tan sencillo como pulsar la tecla ‘F8’ cuando arrancamos la computadora y antes del inicio del sistema. La llegada de Windows 8, la implementación de las UEFI y el auge de las unidades de estado sólido para almacenamiento que ofrecen un arranque rapidísimo, impiden el acceso en muchos equipos por esta vía.

Modo seguro en Windows 10 (Windows 8 / 8.1)

Por supuesto hay otros métodos para acceder a este modo especial a prueba de errores en los últimos sistemas operativos de Microsoft. Repasamos todos los conocidos, dando por seguro que cualquier usuario de Windows tendrá que usarlo más pronto que tarde.

Msconfig

Una de las opciones es utilizar la herramienta de configuración del sistema ‘msconfig.exe’ , bien con la aplicación ‘ejecutar’ del panel de control, mediante la combinación de teclas Windows + R o utilizando el asistente Cortana.

Una vez en el configurador del sistema, ve a la pestaña ‘Arranque’ y activa el ‘arranque a prueba de errores’ con las opciones que necesites, como la básica ‘mínimo’.

La aplicación te ofrecerá el reinicio del sistema y cuando lo hagas ya entrarás automáticamente en el modo seguro de Windows 10.

Mayúsculas + Reinicio

Otra forma de acceso es aún más sencilla porque se consigue a golpe de clic pulsando la tecla mayúsculas en el reinicio del sistema. Abre el menú de inicio y pulsa sobre el botón de apagado. Con la tecla mayúsculas pulsada haz clic sobre el botón de reinicio.

Accederás a otra pantalla de configuración que te permitirá acceder al modo seguro, mediante “Solución de problemas-Opciones avanzadas-Configuración de Inicio”. 

Reinicia el sistema y accederás a una pantalla que te permitirá inicio en modo seguro, con funciones de red, con símbolo del sistema, etc.

Mayúsculas + F8 (No funciona en todos los equipos)

Es el método más rápido para arrancar en modo seguro en Windows 10, pero no funciona en la mayoría de equipos con UEFI y SSD. La rapidez de las nuevas BIOS UEFI sumadas a la de una unidad de estado sólido no dejan tiempo para interrumpir el proceso de arranque normal y entrar en el modo seguro. Si usas discos duros suele funcionar.

USB / DVD Recovery Drive

En Windows 8 / 8.1 podemos crear un disco óptico CD/DVD de recuperación del sistema mediante aplicaciones incluidas como Windows File Recovery o un medio de recuperación del sistema arrancable desde un pendrive o disco duro externo USB, mediante la herramienta Recovery Media Creator. De la misma forma podemos crearlo en Windows 10 mediante la herramienta “Unidad de recuperación”.  

Una vez creado el pendrive para recuperación del sistema, arrancamos el equipo desde él. Estos medios de recuperación incluyen varias herramientas y entre ellas, la posibilidad de acceder al modo seguro de Windows 10, activando “Solución de problemas-Opciones avanzadas-Configuración de Inicio”. 

Cómo facilitar el uso del modo seguro en Windows 10 (Avanzado)

Este “inicio a prueba de errores” no es un método que un usuario de a pie vaya a utilizar habitualmente, pero si te interesa tenerlo lo más a mano posible, también lo puedes añadir al menú de arranque de Windows 10 (funciona de la misma manera en Windows 8 y Windows 8.1) lo que facilitará el acceso en cada reinicio del sistema. Hay que hacer varios pasos, de la siguiente manera:

  • Lo primero es crear una entrada que contenga los parámetros de carga del sistema operativo. Al instalar Windows, se crea una entrada de inicio estándar por defecto que se carga cada vez que se inicia el equipo. Si esa entrada de inicio es única el equipo se carga automáticamente. Si tiene varias, como cuando instalamos otros sistemas operativos Windows, mostrará un menú con las distintas opciones de arranque.

Windows7y10

  • Para añadir las correspondientes al modo seguro necesitamos la consola de Windows. Entra en el símbolo del sistema (como administrador) haciendo clic derecho sobre el botón de inicio o con la combinación de teclas “Windows + X”.
  • Copia y pega el siguiente comando y pulsa enter: bcdedit /copy {current} /d “Windows 10 Modo Seguro” (puedes poner el nombre que quieras entrecomillado. Ese será el que veas en el menú de arranque. 
  • Adicionalmente, y con el mismo comando, puedes crear otras entradas permitidas en el modo seguro, por ejemplo para acceder mediante el símbolo del sistema sin interfaz gráfica. Añadimos otra entrada como prueba de ello: bcdedit /copy {current} /d “Prueba Modo Seguro MuyComputer” 

Hasta ahora solo hemos creado las entradas para el menú de arranque por lo que si no las configuramos no veremos ningún efecto. Lo haremos con la herramienta de configuración del sistema.

  • Haz clic derecho sobre el botón de inicio o con la combinación de teclas “Windows + R” para entrar en la función ejecutar. Escribe msconfig.

  • Ve a la pestaña Arranque y como verás, ya tendremos disponible las dos nuevas entradas añadidas en el paso anterior junto a la entrada estándar por defecto creada en la instalación de Windows.

Modoseguro3

  • Pulsa sobre la que henos creado para “Modo seguro” y configúrala según tus necesidades. En esta caso marcamos la opción “Arranque a pruebas de errores” en su opción “Mínimo” y activamos la opción “Convertir en permanente toda la configuración de arranque”.

Modoseguro4

  • Pulsamos sobre la segunda entrada añadida y la configuramos de la misma manera. Por ejemplo con Shell alterno, solo con funciones de red o con los parámetros que te interesen.

Modoseguro5

  • El configurador del sistema también permite configurar el “Tiempo de espera” en segundos para arrancar, establecer la entrada predeterminada que normalmente será la creada en la instalación o acceder a las opciones avanzadas donde podremos asignar el número de procesadores o la cantidad máxima de memoria.

Modoseguro6

  • Si posteriormente no las necesitas, para eliminar cualquiera de las entradas creadas solo necesitas seleccionarlas y pulsar sobre el botón eliminar.

Una vez configuradas todas las entradas solo nos resta aplicarlas recibiendo la correspondiente advertencia de los cambios. Para comprobar lo que hemos hecho solo nos resta reiniciar el equipo. Verás que el sistema nos muestra un menú de arranque con la posibilidad de seleccionar las tres entradas, así como la posibilidad de cambiar los valores predeterminados de ellas o elegir otras opciones.

Modoseguro7

Para no perder tiempo, puedes seleccionar simplemente un par de segundos como tiempo de espera y la entrada creada en la instalación de Windows como predeterminada. De esta forma siempre arrancará el sistema por defecto sin seleccionar ninguna, pero también tendremos acceso a otros métodos de inicio como este modo seguro, siempre que lo necesitemos y de forma muy sencilla.

Aunque no tan rápidas como el popular ‘F8’ acceder al modo seguro de Windows 10 no solo es posible sino que sus funciones han aumentado. Acuérdate de ello porque seguro que tendrás que utilizarlo en más de una ocasión al ser un método que a veces se torna imprescindible para recuperar el buen funcionamiento de Windows.

Continuar leyendo

Prácticos

Guía de configuración básica de Ubuntu 18.04 LTS

Publicado el
Ubuntu 18.04 LTS

Continuamos nuestra guía de instalación de Ubuntu con otra guía, la de postinstalación, configuración básica, primeros pasos, cosas que hacer después de instalar … Da igual cómo la llames, siempre que te sirva. Y es que instalar Ubuntu o ponerla a punto es muy sencillo, pero si prefieres que alguien te lo dé mascado, para eso estamos.

En esta guía te explicamos lo mínimo que debes hacer nada más has instalado Ubuntu, paso a paso, de la manera lo más concisa y simple posible, pero con apuntes adicionales para mayor información. Sin embargo, antes de comenzar te recomendamos leer con detenimiento:

Leer artículo completo

Continuar leyendo

Prácticos

Cómo activar el modo oscuro en las aplicaciones más populares

Publicado el
Modo Oscuro

WhatsApp está desarrollando un modo oscuro que será implementado en próximas versiones estables de la app móvil del cliente de mensajería instantánea líder del sector.

El modo oscuro es un tema gráfico que mejora la visualización en algunos entornos, protege los ojos del usuarios en ambientes con poca luz y también algunas pantallas, especialmente OLED, más propensas a problemas debido al aumento del contraste que emplea esta tecnología.

Cómo activar el modo oscuro

WhatsApp no será de los primeros en sumarse a este tipo de modos visuales y por ejemplo, su máximo rival, Telegram, lo tiene desde hace tiempo. La opción se extiende en sistemas operativos como Windows 10 y Android 9, navegadores u otras aplicaciones, aunque no todas están igual de conseguidas ni gustan a todos los usuarios.

Aprovechando la próxima implementación en WhatsApp, repasamos la forma de activarlo en algunas de las aplicaciones más populares.

Windows 10

De las mejores implementaciones que puedes probar. Se ve genial en ambientes oscuros y también en otros con más luz, pero se limita a la herramienta de configuración. Se activa en Configuración > Personalización > Colores.

Modo Oscuro

Para conseguir este modo oscuro en las aplicaciones del sistema se puede utilizar las opciones de accesibilidad activando las opciones de alto contraste en Accesibilidad > Contraste alto. No es un modo oscuro nativo y se ve bastante peor que en la configuración.

Edge

También bien implementado con modo nativo. Se activa en Menú > Configuración y es independiente del que uses para Windows 10:

Modo Oscuro

La opción de Edge solo cambia la interfaz. Si quieres cambiar las propias páginas web, puedes utilizar extnsiones como Turn Off the Lights, disponible en la Microsoft Store.

Gmail

Se activa desde la herramienta de Configuración > Temas y sirve para el antiguo y nuevo cliente de mensajería:

Modo Oscuro

Firefox

Puedes habilitar el modo oscuro en Firefox en cualquier sistema operativo y sin instalar ningún tema de terceros. Esto funciona en Windows 7, Windows 10, macOS y Linux. Se activa en Menú > Complementos:

Chrome

El navegador de Google no cuenta todavía con un tema oscuro incorporado, pero puedes obtenerlo con unos cuantos clics e incluso aplicar un tema oscuro a cada página web que visitas. Recomendamos Morpheon Dark, uno de los temas más populares. Este tema convierte en oscuro la barra de pestañas, la barra de título, la barra de herramientas y la página Nueva pestaña:

Modo Oscuro

Si no te gusta puedes revertirlo en Menú > Configuración > Aspecto > Restablecer valores predeterminados

Telegram

Como decíamos, el máximo rival de WhatsApp tiene su modo oscuro desde hace tiempo. Se activa directamente desde el menú:

Modo Oscuro

 

Son unos ejemplos. Hay muchas aplicaciones con este modo oscuro que se está extendiendo cada vez más como opción de visualización, si bien no todos están tan logrados. La solución de futuro será seguramente dotar de soporte directo a los modos implementados por Microsoft o Google en Windows 10 y Android 9. No es la panacea, no gusta a todos los usuarios que prefieren modos de visualización más claros ni ofrecen los mismos beneficios según los entornos o aplicación.

Continuar leyendo

Top 5 Cupones

Lo más leído