Web Analytics
Conecta con nosotros
Cinco mitos a la hora de montar un PC Cinco mitos a la hora de montar un PC

Guías

Cinco mitos a la hora de montar un PC que te harán perder dinero, y que debes superar

Publicado

el

Montar un PC es, hoy por hoy, algo relativamente sencillo. Gracias a la enorme cantidad de información que podemos encontrar por Internet, y a los menús de configuración que ofrecen muchas tiendas de informática, podemos dar forma a un equipo en cuestión de minutos. También podemos encontrar numerosas comparativas de rendimiento de los componentes que hemos elegido, y valorar, con calma, si esa configuración que teníamos en mente se ajusta de verdad, o no, a nuestras necesidades.

Esto es muy positivo, pero al mismo tiempo puede convertirse en un arma de doble filo. En Internet también podemos encontrar, con cierta frecuencia, informaciones y opiniones parcializadas que, en muchos casos, acaban dando forma a campañas de desinformación que no nos hacen ningún bien, y que puede que nos lleven a hacer una mala compra. Todavía recuerdo, hace ya unos años, cuando un amigo me pidió ayuda para montar un PC. Estaba encabezonado con Intel, quería un procesador Intel porque le habían dicho, tanto conocidos como vendedores en tiendas, que era lo mejor, y no, en aquel momento no lo era.

Cuando hicimos ese montaje fue en la época de los Pentium D y los Athlon 64 X2. Obvia decir que los segundos daban sopas con honda a los primeros, tanto en rendimiento como en valor precio-prestaciones, y por suerte al final acabó haciéndome caso. También estaba empecinado con NVIDIA, y casi rechaza una oferta excelente que pudimos encontrar de la Radeon X1950XTX, una tarjeta gráfica que, en su momento, fue un auténtico objeto de deseo.

Es curioso ver que, a pesar de todo el tiempo que ha pasado, muchos de esos mitos que existían entonces a la hora de montar un PC siguen todavía presentes, y no solo no han mejorado, sino que en algunos aspectos han empeorado. Si nos dejamos llevar, muchos de esos mitos nos harán montar un PC que puede no ajustarse realmente a nuestras necesidades y, en muchos casos, también nos harán perder dinero. Soy el primero que entiende la gravedad de esto, y por eso he querido compartir con vosotros esta guía, donde vamos a descubrir cinco mitos actuales que debemos evitar a la hora de montar un PC.

Cinco mitos a la hora de montar un PC

Primer mito al montar un PC: NVDIA e Intel siempre son mejores que AMD

Este mito ha estado presente desde «tiempos inmemoriales», de hecho ya os he comentado anteriormente que estuvo a punto de llevar a un amigo a comer un error importante a la hora de montar su nuevo PC, hace ya unos cuantos años. No ha sido el único, durante todos estos años que llevo disfrutando del mundo de la informática me he encontrado con gente que ha llevado ese mito a niveles ridículos, defendiendo a una u otra compañía como si fuese su equipo de fútbol favorito.

Pensar que debes montar un PC con CPU Intel y GPU NVIDIA «sí o sí», porque AMD no está a la altura, es un error gravísimo, y hoy más que nunca, ya que AMD ha superado a Intel en el sector CPU con Zen 3, y cuenta con soluciones gráficas bastante competitivas. Siendo justos, es cierto que la compañía de Sunnyvale no ha cumplido del todo con las expectativas que generaron las Radeon RX 6000, debido a su menor rendimiento en trazado de rayos y a la ausencia de un rival real que pueda competir con la tecnología DLSS de NVIDIA (FSR no está a su nivel, le pese quien le pese), pero en rasterización son auténticas bestias.

Si vamos a montar un PC, debemos valorar lo que ofrecen AMD, NVIDIA e Intel en cada momento concreto, y elegir en consecuencia. Por ejemplo, ahora mismo Intel ofrece un valor más interesante en la gama media por la bajada de precios que adoptó para responder a Zen 3, pero AMD tiene las soluciones más potentes, y también ha empezado a afinar los precios para mejorar el valor de sus soluciones. En mi caso, cuando me decidí a montar mi nuevo PC, opté por un Ryzen 7 5800X porque necesitaba un alto nivel de rendimiento y una plataforma a la última, algo que Intel no podía ofrecerme en ese momento.

La conclusión que debéis sacar de este punto es simple, no debes montar un PC partiendo del clásico prejuicio de que NVIDIA e Intel siempre son mejor de AMD porque no tiene sentido, y porque puede llevarte a hacer una mala compra.

Cinco mitos a la hora de montar un PC

Segundo mito al montar un PC: Es mejor ir siempre sobrado

Nos encontramos con un mito que tiene una parte de verdad, pero el problema es que se ha desvirtuado por completo hasta llegar a un nivel absurdo. A la hora de montar un PC, debemos tener claro qué uso le vamos a dar, qué esperamos del equipo y de qué presupuesto disponemos. Estos tres puntos son básicos para empezar la selección de componentes con buen pie, y para acertar en el montaje final.

En algunos casos, puede que nos compense adquirir una configuración ligeramente superior a la que teníamos en mente, pero sin caer en excesos innecesarios. Por ejemplo, si vamos a montar un PC para gaming, 8 GB de RAM serían suficiente, pero merecería la pena adquirir 16 GB de RAM. También valdría la pena montar un procesador de 6 núcleos y 12 hilos en vez de uno de 4 núcleos y 8 hilos, y lo mismo se podría aplicar a la tarjeta gráfica, en aquellos casos en los que, por ejemplo, optamos por subir de un modelo de gama baja-media a uno de gama media.

Todos esos «excesos» nos acabarían saliendo rentables desde el primer momento, es decir, desde que empezamos a utilizar el PC. Sin embargo, cuando se desvirtúa esto y montamos configuraciones que puede que nunca lleguemos a aprovechar, o a amortizar, es cuando tenemos un problema, y cuando este mito muestra su peor cara. Siguiendo con los ejemplos anteriores, serían excesos innecesarios:

  • Montar un procesador de 12 núcleos o 24 hilos para jugar.
  • Instalar 32 GB de RAM solo para jugar.
  • Montar una RTX 3090 para jugar en 1080p pensando que así vas a ir siempre sobrado.

Creo que la idea ha quedado clara. Ir sobrado puede ser bueno, pero solo cuando hacemos una inversión que sabemos que vamos a rentabilizar a corto plazo. No tiene sentido montar un componente que no vamos a empezar a aprovechar hasta dentro de cuatro o cinco años, ya que para entonces puede que ya estemos pensando en renovar el PC.

Cinco mitos a la hora de montar un PC

Tercer mito al montar un PC: Lo barato sale caro, evita las gamas bajas o medias-bajas

Hubo un tiempo, y momentos concretos, en los que este mito tuvo algo de sentido. Recuerdo cuando los componentes de gama baja, y media-baja, eran sinónimo de un rendimiento terrible, tanto que comprarlos era prácticamente como tirar el dinero. Sin embargo, esa realidad ha ido evolucionando hasta llegar una situación en la que ya no tienen ningún sentido.

Hay gente que todavía cree que, por ejemplo, es imposible montar un PC de gama media-baja que sea capaz de ofrecer un buen rendimiento en juegos, pero esto no es cierto. Ahora mismo, podríamos montar un procesador Ryzen 5 1600 AF, que cuesta 119 euros, acompañarlo de 8 GB de RAM y de una tarjeta gráfica de gama media-baja como las GTX 1060 y RX 580 y jugar a cualquier cosa sin problemas, y también podríamos descompensar un poco esa configuración para mejorar el rendimiento gráfico sin incurrir en ningún cuelo de botella grave.

Si tienes un presupuesto muy ajustado y quieres montar un PC capaz de ofrecer un buen rendimiento, combinar componentes de gama media-baja con otros de gama media puede ser una excelente opción. No necesitas un procesador de 300 o de 400 euros para mover juegos de nueva generación, y tampoco es necesario que montes una tarjeta gráfica de 800 euros para jugar en condiciones en 1080p o en 1440p.

Olvídate de este mito, y no subestimes «el poder» de la gama media-baja, en ella podrás encontrar muchos componentes con un valor precio-prestaciones sobresaliente.

Cinco mitos a la hora de montar un PC

Cuarto mito al montar un PC: Una configuración más cara siempre rendirá mucho mejor

En realidad ocurre todo lo contrario, llega un punto en el que el valor precio-rendimiento de los componentes se va reduciendo de forma considerable dentro de la gama alta, y la diferencia entre montar una configuración determinada y otra mucho más cara puede ser, en muchos casos, muy pequeña, o incluso casi inexistente bajo ciertos escenarios.

Por ejemplo, hay gente que cree que es necesario acompañar a un Ryzen 7 5800X de cuatro módulos de RAM DDR4 a 4.000 MHz, y también hay personas que piensan que está justificada la diferencia de precio que existe entre la RTX 3080 y la RTX 3090, o entre la Radeon RX 6800 XT y la RX 6900 XT. Nada más lejos de la realidad, en todos esos ejemplos estaremos pagando mucho más dinero por una mejora de rendimiento mínima.

Siguiendo con el ejemplo anterior, es cierto que los Ryzen 5000 escalan con la velocidad de la memoria RAM, y que ocupar cuatro slots también tiene un impacto positivo en el rendimiento, pero como vimos en este artículo la diferencia es mínima. Un Ryzen 9 5900X con DDR4 a 3.200 MHz y latencias CL15 es solo un 5% más lento que ese mismo chip con DDR4 a 4.000 MHz y latencias CL19. Un kit de 16 GB de DDR4 a 4.000 MHz con esas latencias puede costarnos entre 180 y 200 euros, mientras que un kit con esa capacidad a 3.200 MHz cuesta menos de 100 euros. ¿Vale la pena pagar casi 100 euros más por un 5% más de rendimiento? Es evidente que no.

En cuanto al ejemplo de las tarjetas gráficas, comprar una RTX 3090 o una RX 6900 XT solo tiene sentido si vamos a jugar en 4K, ya que en resoluciones inferiores ambas sufren un cuello de botella enorme derivado del bajo aprovechamiento de la CPU, y de la baja carga gráfica que tienen que asumir, y la diferencia de rendimiento que marcan frente a modelos inferiores es mínima cuando se mueven en 1080p y 1440p.

Cinco mitos a la hora de montar un PC

Quinto mito al montar un PC: Un PC de gama alta siempre envejecerá mejor que uno de gama media

Este mito está relacionado con todos los que hemos visto anteriormente, y es uno de los que más daño hacen, ya que invita al usuario a gastar más dinero con la idea de que su equipo aguantará mejor el paso del tiempo, y que tendrá una mayor vida útil.

Es cierto que al montar un PC de gama alta este tendrá componentes de mayor rendimiento que otro de gama media, pero como ya he dicho anteriormente, su rendimiento real dependerá del aprovechamiento que hagamos de ellos. Siguiendo los ejemplos anteriores, montar una CPU de más de 8 núcleos y 16 hilos solo para jugar no tiene sentido alguno, y lo mismo aplica a otros componentes.

No obstante, el hecho de que montar un PC de gama alta nos permita disfrutar de un rendimiento más elevado no significa, en sentido estricto, que vaya a envejecer mejor. Piensa, por ejemplo, en lo mal que envejecieron los Pentium D Extreme, las GTX 780 y GTX 780 Ti y las Radeon HD 6950 y HD 6970, a pesar de ser, todos ellos, componentes de gama alta.

También podemos trasladar este ejemplo a componentes más actuales, como el Ryzen 7 1800X, un procesador que todavía es capaz de ofrecer un excelente rendimiento en aplicaciones multihilo, pero que en ciertas aplicaciones, como juegos, ha envejecido peor que otros procesadores inferiores que fueron mucho más económicos. Ese procesador no ha envejecido mejor que el Ryzen 7 1700.

Lo que determinará, realmente, cómo envejecerá un PC no será únicamente su rendimiento bruto, sino también su soporte de nuevas tecnologías que van a ser clave a corto y medio plazo, el equilibrio de sus componentes y las diferentes sinergias que estos crean entre sí. Montar un PC equilibrado es fundamental, precisamente, por eso.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído