Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Windows Defender tiene un problema de rendimiento

Publicado

el

Windows Defender tiene un problema de rendimiento

Windows Defender, la propuesta de seguridad de Microsoft para Windows, ha evolucionado de manera muy positiva desde sus orígenes hasta la actualidad, al punto que en 2020 obtuvo la máxima puntuación de AV-Test, demostrando que el esfuerzo dedicado por los de Redmond a esta solución ha merecido la pena. A día de hoy la valoración no ha cambiado sustancialmente con respecto a la de 2020, por lo que se sigue considerando una opción bastante fiable para la seguridad de PC.

Esto, no obstante, no significa que Windows Defender sea perfecto. Hace poco más de un año, por ejemplo, supimos de un problema que ocasionaba que, sin razón aparente, este software llenara el disco duro de arranque del sistema con miles de archivos. No era un error grave, pero sí podía llegar a resultar bastante molesto, aunque afortunadamente fue rápidamente solventado por Microsoft con una actualización publicada rápidamente.

Y hoy sabemos, por TechPowerUP, de otro problema de Windows Defender, un fallo en su configuración que hace que, cuando el software es empleado en un sistema con un chip de Intel, el rendimiento pueda descender de manera acusada injustificadamente. Los propietarios de procesadores Intel Core de 8.ª, 9.ª, 10.ª y 11.ª generación, tanto de escritorio como portátiles, en Windows 10 y Windows 11, han informado de una pérdida de rendimiento de este tipo. Los sistemas con procesadores de AMD no se ven afectados.

Windows Defender tiene un problema de rendimiento

El problema no es que Windows Defender tenga cierto impacto en el rendimiento del sistema, al fin y al cabo estamos hablando de una solución de seguridad que debe mantener una supervisión constante sobre lo que ocurre en el equipo, algo que inevitablemente consume recursos. El problema es que consume bastantes más recursos de lo que debería, y esto se debe a un uso incorrecto de ciertas funciones relacionadas con los indicadores de rendimiento del procesador.

Son dos las soluciones, en este momento, para este problema, si bien la primera de ellas debería ser desechada de inmediato, puesto que consiste en deshabilitar la función de monitorización en tiempo real del sistema por Windows Defender. No creo que sea necesario explicar las implicaciones de actuar de este modo, baste decir con que solo será una posibilidad razonable si va de la mano de la instalación de otra solución de seguridad.

La otra opción es emplear una solución publicada por el mismo medio que informa de esta incidencia, y que cuenta con una función específica para atajar este problema. El programa se llama Counter Control, puedes descargarlo desde esta página web y, una vez que ya lo tengas listo, accede al apartado de opciones y selecciona «Windows Defender Boost». A partir de ese momento los problemas de rendimiento de Windows Defender deberían quedar totalmente mitigados. Ten en cuenta, eso sí, que esta aplicación solo funciona en sistemas con una CPU de Intel.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

2 comentarios

Lo más leído