Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Nothing Phone (1), análisis: y nada más

Publicado

el

Cuando analizamos un nuevo smartphone nunca hay mucho que decir en cuanto al diseño, sobre todo cunado las novedades ya están asimilada, como pasa en la época en la que vivimos. Pero el Nothing Phone (1) ha llegado para revertir esta situación y darle otro aire a esos móviles de gama media que parecen que son «sota, caballo, rey».

El Nothing Phone (1) se esperaba con expectación, sus creadores, antiguos directivos de OnePlus, prometían aportar algo revolucionario en una industria sin nuevos paradigmas. Pero esa novedad no está en su potencia, si no en la experiencia y el diseño.

Especificaciones del Nothing Phone

Pantalla 6,55 pulgadas
AMOLED
120 Hz no adaptativos
Resolución Full HD+
HDR10+
Profundidad de color de 10 bits
Brillo típico de 500 nits (pico máximo de 1200 nits)
Respuesta táctil de 240Hz
Chipset Qualcomm Snapdragon 778G+
GPU Adreno 642L
6 nanómetros
Memorias 8 + 128 GB
8 + 256 GB
12 + 256 GB
Tecnologías LPDDR5X y UFS 3.1
Cámaras traseras 50 MP IMX766, f/1.88, OIS
50 MP, Samsung JN1, f/2.2, macro 4cm
Cámara frontal 16 MP f/2,45
Conectividad Modo dual Gigabit 5G SA/NSA con 4×4 MIMO
Gigabit 4G LTE con 4×4 MIMO
Wi-Fi 802.11
Batería 4.500mAh
Carga rápida de 33W
Carga inalámbrica de 15W
Carga inversa de 5W
Dimensiones 159,2 x 75,8 x 7,6 mm
Peso 193,5g
Sensores Lector de huellas bajo la pantalla
Software Nothing OS
Android 12
3 años de actualizaciones de sistema
4 años de actualizaciones de seguridad
Precio Desde 469 euros

Diseño

El gran apartado del Nothing Phone (1). Por una cara tenemos un smartphone sin apenas marcos ni rebabas, con una cámara frontal incrustada en la esquina superior izquierda sin notch y por el otro, sorpresa. Nos encontramos con un juego de leds configurables. La carcasa trasera es transparente y nos permite ver, además de los propios leds, algo de las tripas del móvil. El Nothing Phone (1) se recubre en un Gorilla Glass de doble cara para ofrecer un plus de resistencia. Los motores de vibración avanzados hacen que las respuestas táctiles parezcan más reales.

Cuenta con biseles simétricos de aluminio 100% reciclado, que le aportan un plus de elegancia y recuerdan al diseño del iPhone. En el modelo negro que hemos probado, estos biseles están cromados en un color acero mate. El terminal con el que hemos trabajado es uno de pruebas que se rota entre periodistas durante unas semanas, solemos tener un cuidado especial con este tipo de productos, por eso me ha llamado la atención un picotazo en la parte superior del bisel de acero, lo que me lleva a pensar que, en este caso, la elegancia está reñida con la resistencia y que sería interesante contar con una funda (transparente para que no se pierda la gracia del móvil) para evitar más de estos arañazos.

La trasera del Nothing Phone (1) tiene nombre, se llama Glyph y lo definen como una nueva forma de comunicarse. La finalidad del Glyph es crear patrones de luz que den avisos de diferentes acerca del estado del móvil como son las llamadas, las notificaciones o la carga. En el caso de las notificaciones, no es necesario que todas se iluminen, una de las opciones que nos permite en Nothing Phone (1) es la personalización al máxima del Glyph, podemos elegir que queremos que se ilumine, como se ilumine e incluso si queremos apagarlo por completo.

La finalidad del Glyph es dar información sin necesidad de mirar la pantalla. Algo así como desconectar pero sin llegar a hacerlo del todo.  Además de la información sobre el móvil, esta luz también ayudará a la cámara en condiciones de baja iluminación.

Si me centro en la ergonomía, este móvil me ha dejado un buen sabor de boca, no es que sea cómodo en la mano, es que es comodísimo, sus bordes anchos evitan que se escurra y tiene el tamaño justo para ajustarse a cualquier mano, 159,2×75,8×7,6mm, solamente se me ha hecho algo más pesado que otros terminales, pero es cierto que el peso en la mano también reduce las caídas y aporta comodidad en su manejo.

Pantalla

La pantalla es una OLED de 6,55”. HDR10+ con frecuencia de actualización adaptativa de 120Hz para interacciones más receptivas, mientras que es eficiente con la batería. Una pantalla correcta para un móvil dentro de la gama media.

Cámaras

Este Nothing Phone (1) cuenta con un sensor principal de 50 megapíxeles, el mismo Sony IMX766 que monta buena parte de la gama alta actual.  Es el mismo que ya hemos visto en otros móviles orientados a la gama media y parte de la gama alta, y cuyos buenos resultados nos dejan margen para el optimismo. El sensor está respaldado por un estabilizador de imagen óptico.

La cámara secundaria, por su parte, usa un sensor Samsung JN1, también de 50 megapíxeles. Esta cámara viene asociada a una lente ultra gran angular.

Por último, hay una cámara delantera de 16 megapíxeles Sony IMX471. Curiosamente, es la misma que OnePlus ha venido utilizando en varios de sus dispositivos de la serie Nord desde que el propio Carl Pei supervisaba esa división dentro de la marca china.

Nos encontramos con una cámara resolutiva a la que podremos sacarle partido si somos buenos con la fotografía y con la que tampoco nos supondrá un drama si no somos expertos.

 

Batería y rendimiento

En Nothing, han decidido que aproveches el cargador de tu móvil antiguo, que no merece la pena comprar uno nuevo, así que no lo incluyen, salvo el cable. Cuenta con una batería de  4500 mAh de capacidad que aguanta sin problemas días de vacaciones de cámara y redes sociales. Si ya tienes un cargador de carga rápida o estás pensando en comprarte uno, es compatible con el Nothing Phone (1) que cuenta con el sistema de carga rápida sistema Quick Charge 4.0 a 33W. Esta carga permite completar la batería desde el 0% en unos 62 minutos, poco más de una hora.

También contamos con soporte para carga inalámbrica Qi, con una potencia máxima soportada de 15 W. Incluso es posible usar el móvil para recargar otros dispositivos o accesorios de manera inalámbrica, pudiendo alcanzar una potencia de 5 W. Al probar la carga inalámbrica con el cargador de OnePlus, hemos visto que el sensor no es muy fiable y que no mantiene una carga continuada, de golpe deja de cargar y tenemos que moverlo sobre el soporte para que continúe cargando del tirón.

En cuanto al rendimiento el Nothing Phone (1) utiliza un procesador Qualcomm Snapdragon 778G+, uno de los SoC de la firma californiana orientados a la gama media.

No es el más potente, ni tampoco el más eficiente. Pero cumple su función y hace que todo se mueva con soltura, incluso con los 8 GB de memoria RAM de la unidad que he utilizado a lo largo de estos días. Durante las vacaciones hemos tenido tiempos muertos de uso constante del móvil en el que no he echado de menos más potencia, además tampoco ha sufrido de excesivo calentamiento en ningún momento.

He notado algunas carencias en el reconocimiento facial, no acierta todas las veces y nos obliga a poner la huella para desbloquear. También en el desbloqueo, una vez que está la pantalla desbloqueada es necesario deslizar hacia arriba para saltar la pantalla de bloqueo, ese trazo con el dedo, debe ser lo más amplio posible, casi hasta el borde superior de la pantalla para que se «levante» y podamos acceder al móvil. Una situación que en algunas ocasiones puede resultar un tanto incómoda, sobre todo si solo puedes manejar el móvil con una mano.

Software: Android 12

Obviamente en el Nothing Phone no hay Bloatware, tenemos un Android 12 puro. Únicamente encontramos unos acceso directos algo más grande de lo normal para que podamos hacer el cambio lo más rápido posible.

Conclusiones

Lo que más me ha gustad del Nothing Phone (1) no ha sido su diseño, al menos la parte de las luces que hasta cierto punto me parecen irrelevantes. No las he «utilizado» en ningún momento del mes que llevo usando el teléfono. Es decir, no me han servido como notificación de nada. Sí que me ha gustado el diseño compacto, recio y cómodo para la mano, también su peso agradable.

Me ha gustado mucho que sea un móvil que aguanta carros y carretas con entereza, válido para todo, fotografía, redes sociales, multimedia, no creo que se le pueda pedir mucho más a un teléfono de la gama media. Eso sí, lo tendrá difícil en un sector tan abarrotado en el que han apostado por destacar con unos leds.

Valoración final
8.2 NOTA
NOS GUSTA
Teléfono equilibrado
Ajustado a la gama media
Compacto y cómodo
Responde con fluidez
A MEJORAR
Bordes de aluminio sensibles
Biometría con fallos
Carga inalámbrica con errores
RESUMEN
Móvil equilibrado, sin pretensiones, con una apuesta por un diseño diferente.
Diseño y construcción8
Pantalla8
Rendimiento8
Cámaras8
Software8
Autonomía9

Lo más leído