Cuidado con los MP3 de iTunes

Cuidado con los MP3 de iTunes
13 de enero, 2009

El reciente anuncio de Apple ha confirmado que iTunes pondrá a disposición de sus clientes su catálogo musical en formato DRM-free, esto es, sin ninguna plataforma de protección de derechos. Sin embargo, hay que tener cuidado con dichas canciones, ya que al comprarlas se insertará en ellas nuestra dirección de correo electrónico para identificar la compra. El problema reside en que otros pueden acceder a dicha información.

 

La reciente keynote de Phil Schiller en la Macworld Expo 2009 de San Francisco lo dejó claro: la iTunes Store estará libre de DRM, un movimiento que permitirá a los usuarios disfrutar mucho más de las canciones que adquieran a través de esta tienda on-line de Apple. La noticia es excelente y por ejemplo hace posible que podamos copiar esas canciones a otros dispositivos que no sean los permitidos “oficialmente” por Apple para su reproducción.

 

 

Sin embargo, existe cierto peligro en dichas compras, ya que a cada canción adquirida en iTunes Store se le asocia la dirección de correo electrónico del comprador, y eso puede hacer que si compartimos esta canción nuestro e-mail acabe siendo trazado por los que consiguen esa canción a partir de nuestra compra original. Para comprobarlo basta con abrir una canción MP3 sin DRM comprada en iTunes con el bloc de notas. Aunque la mayoría de los caracteres no tienen sentido, podremos utilizar la opción “Buscar” para encontrar nuestra dirección de correo electrónico (la que usamos en las compras en la iTunes Store) en el fichero.

 

Apple ha ofrecido la posibilidad de actualizar nuestra biblioteca de canciones compradas con DRM en su iTunes a las versiones sin DRM, para lo cual es necesario actualizar nuestra biblioteca a iTunes Plus, que entre otras cosas se diferencia de su hermano pequeño en que usa el formato AAC (ficheros con extensión .m4a) que da más calidad y que actualmente es soportado por un buen número de reproductores portátiles. Aún así, uno de los problemas es el coste (30 céntimos por canción, o el 30% del valor del álbum), y es que Apple no deja actualizar solo algunas canciones: o las actualizas todas (con el coste que eso supone), o ninguna.

 

  • Share This