Microsoft Explorer con BlueTrack

Microsoft Explorer con BlueTrack
19 de enero, 2009

La nueva tecnología BlueTrack Microsoft logra un funcionamiento perfecto en cualquier superficie, y ya ha dos modelos disponibles de ratones que incluyen ese soporte. Su rendimiento es excepcional. Su precio, lástima, no tanto. El uso de un láser azul de espectro más amplio que el convencional permite que el Microsoft Explorer y su versión para portátiles, Microsoft Explorer Mini, se adapten mucho mejor a distintas texturas.

La presentación de esta tecnología se produjo hace aproximadamente 3 meses, y lo cierto es que las críticas de los primeros ratones de Microsoft en incluir BlueTrack han sido excelentes en todos los medios que los han analizado. No es para menos, porque a excepción de su precio (ciertamente elevado para la mayoría de bolsillos) nos encontramos ante los mejores ratones para PCs de sobremesa y portátiles que hemos probado en nuestro laboratorio.

El principal responsable de este logro es mayoritariamente el excelente rendimiento de la tecnología BlueTrack, un nuevo y original concepto de Microsoft que se aparta de las tecnologías óptica y láser tradicionales para aprovechar un nuevo enfoque a un mundo que no suele ofrecer saltos cualitativos con tanta facilidad.

Usa tu ratón donde quieras

La clara ventaja de estos ratones sobre sus competidores reside en su perfecto funcionamiento en cualquier superficie, algo que se deriva directamente del uso de la tecnología BlueTrack cuyos principios básicos explicamos a continuación. En lugar de usar tecnologías ópticas o el láser rojo tradicional, en los ratones BlueTrack se ha implementado un nuevo sistema con un "haz de luz incoherente" que es cuatro veces más ancho y difuso que los sistemas ópticos convencionales.

Las tecnologías implicadas en estos ratones son complejas pero el resultado de su combinación en prodigioso.

El LED azul proporciona imágenes de alto contraste y menor ruido, que se procesan en un chip CMOS en el que se aglutinan algoritmos muy especiales que analizan dichas imágenes y responden con el seguimiento del puntero de la forma más precisa posible.

No importa que nos encontremos en una superficie rugosa, que haya polvo en la mesa o que se trata de una textura con imperfecciones: BlueTrack lo salva todo. O casi todo, porque su particular kriptonita es el cristal o las superficies de espejo, donde sí que lo pasa algo peor. Excepto por esos casos, podremos usar estos ratones en prácticamente cualquier situación: en el sofa de casa, en la tarima de madera del taller que tiene virutas o líquidos, en la alfombra del salón, o incluso cómodamente tumbados en la cama mientras lo usamos sobre las propias sábanas. Cuando uno comprueba cómo funciona incluso sobre la ropa que lleva se demuestra que BlueTrack ofrece unas prestaciones impresionantes.

Microsoft Explorer Mouse

El primero de los ratones en incluir esta tecnología ha sido el Microsoft Explorer Mouse (cuidado, no confundir con Internet Explorer o el Explorador de Archivos de Windows), un dispositivo con una ergonomía sencillamente fantástica que, eso sí, está adaptada a usuarios diestros. Las dimensiones de este ratón lo hacen especialmente adecuado para usuarios con manos de tamaño medio o manos grandes, y en cuanto posamos la mano sobre él nos damos cuenta de que podremos utilizarlo durante horas y horas sin que la mano o la muñeca se resientan.

El ratón dispone de los tradicionales botones izquierdo y derecho, que solo son presionables en los extremos (lo que evita clicks involuntarios), y también ofrece una rueda de ratón con un deslizamiento suave y cómodo. La rueda es en sí mismo un tercer botón central que tiene la posibilidad de ser pulsado, pero también deslizado hacia izquierda y derecha. Esto lo hace especialmente útil para desplazamientos horizontales en páginas web o programas de edición de texto o imágenes.

Además de eso contamos con un par de botones accesibles con el dedo pulgar que son configurables (como el resto) y a los que podemos asignar el lanzamiento de aplicaciones o de accesorios como la lupa en pantalla. El software IntelliPoint 6.3 de Microsoft es necesario para poder personalizar el comportamiento de todos estos botones. Este modelo concreto hace uso de una batería interna recargable de Ión Litio que tiene una autonomía que puede llegar a durar varios días y que en apenas un par de horas volverá estar a pleno funcionamiento. Para activar la carga bastará con situar el ratón sobre una pequeña cuna que se proporciona como accesorio, y que una vez conectada a corriente hará que en la parte superior del ratón aparezca una luz verde que cuando deje de parpadear señalará el fin del proceso de carga.

En ambos modelos nos encontramos con una pequeña llave USB que actúa como receptor inalámbrico de la señal de radiofrecuencia que emiten estos ratones y que tiene un alcance y calidad excelentes. No hemos encontrado ningún problema con interferencias, y además en Microsoft lo han tenido todo en consideración, porque en ambos modelos disponemos de un hueco en la base del ratón que sirve para encajar esa pequeña llave USB de forma que siempre que nos llevemos el ratón no nos olvidemos de su correspondiente receptor.

Microsoft Explorer Mini Mouse

Acompañando al Microsoft Explorer Mouse está su versión para ordenadores portátiles, o simplemente, para aquellos usuarios que prefieren un ratón de dimensiones más reducidas. El Microsoft Explorer Mini Mouse ofrece virtualmente las mismas características que su hermano mayor, aunque con dos distinciones importantes.

La primera, obviamente, es el propio tamaño del ratón, significativamente más reducido en dimensiones y peso que el Explorer y que lo hacen más cómodo de llevar a cualquier parte.

La segunda es más importante: se trata del método de alimentación de este pequeño ratón inalámbrico, que esta vez se basa en una pila AA (cuidado, no AAA) que eso sí, ofrecerá una autonomía sorprendentemente larga. Como siempre en estos casos, si nos vamos a ir de viaje lo mejor es llevar alguna pila adicional de repuesto por si el pequeño Explorer Mini Mouse agota su batería durante su funcionamiento.

Los dos ratones disponen de un detalle de diseño muy atractivo: al utilizarlos tras un periodo de inactividad tanto el logo de la parte superior como una banda inferior se iluminan con un espectacular color azul que a los pocos segundos se desactiva. Esto nos avisa de que los ratones vuelven a estar activos tras un periodo de ahorro de energía.

Precios demasiado altos

Como protagonistas de la presentación de una nueva tecnología, ambos ratones tienen un precio que probablemente a muchos os parezca elevado. Así lo consideramos también nosotros : aunque Microsoft tiene que rentabilizar su inversión en el desarrollo de esta tecnología, muchos probablemente prefieran gastar menos en un ratón de calidad (los hay realmente avanzados por precios claramente inferiores) que invertir en esta nueva tecnología.

Pero ese es el precio que hay que pagar por tener lo último de lo último. Es evidente que dichos precios se irán reduciendo con el tiempo, ya que además aparecerán nuevos modelos más avanzados, con más opciones y prestaciones y que por ejemplo estarán orientados a otros nichos de mercado. Pronto esperamos ver un nuevo Sidewinder, el ratón de Microsoft para gamers, que al usar dicha tecnología se convertirá en un digno sucesor de sus modelos actuales, basados en tecnologías láser convencionales.

Y quizás en ese momento veamos una primera rebaja de Microsoft en unos ratones que son excepcionales en su diseño y prestaciones pero que han llegado en un momento de crisis económica en el que invertir 89,90 euros en un ratón (en el caso del Explorer Mouse) o 59,90 euros (Explorer Mini Mouse) se nos antoja algo sólo accesible a aquellos con los bolsillos más desahogados. Pero aun así, los que lo compréis no os sentiréis defraudados, algo que certificamos con nuestro logo de producto recomendado.

  • Share This