ASUS Eee Box

ASUS Eee Box
5 de marzo, 2009

El ASUS Eee Box lleva el concepto netbook a los ordenadores de sobremesa. Estamos ante un dispositivo muy compacto y silencioso, con potencia suficiente para acometer la mayoría de tareas y un precio razonable. Analizamos el ASUS Eee Box B204, un nuevo modelo con tarjeta gráfica dedicada y salida HDMI, capaz de reproducir vídeo en alta definición sin problemas.

Internet cada vez está más presente en la vida de los usuarios y ocupa gran parte del tiempo que pasamos frente al ordenador: buscar información, subir fotos, ver vídeos o consultar nuestras webs favoritas son tareas que no requieren un hardware potente. De esta forma entran en juego factores como la portabilidad, el ruido generado o el precio a la hora de tomar una decisión de compra sobre nuestro nuevo ordenador.

Tras la avalancha netbook empiezan a llegar equipos que llevan la misma arquitectura al escritorio: los nettops. Analizamos uno de sus mejores exponentes, el ASUS Eee Box.

ASUS ha optado por un diseño discreto y elegante (también menos original que otros, como el Dell Studio Hybrid). El exterior del ASUS Eee Box está realizado en plástico negro, brillante en los laterales y mate en el frontal y los perfiles. Varias rejillas de ventilación recorren los bordes facilitando la refrigeración de los componentes pero rompiendo la estética minimalista del equipo.

Una tapa frontal oculta el botón de puesta en marcha, un lector de tarjetas 3 en 1 (SD/MMC/MS), dos puertos USB 2.0 y la salida y entrada de audio. La idea es buena pero la ejecución no: plástico de calidad regular y unas bisagras endebles que dan sensación de fragilidad.

En la parte posterior veremos una entrada para la antena WiFi (incluida), la toma de alimentación, una salida HDMI, dos puertos USB 2.0, salida de audio y una entrada Ethernet. Los conectores están separados y bien distribuidos, así que no tendremos problemas en conectar varios dispositivos al mismo tiempo.

El ASUS Eee Box B204 puede situarse en vertical, gracias su original peana. También podemos colocarlo detras cualquier pantalla que cumpla el estándar VESA75/VESA100 o simplemente usarlo en posición horizontal.

Si nos centramos en el hardware estamos ante una máquina muy similar a los famosos netbooks. La conocida plataforma que ya hemos visto en multitud de modelos sigue presente en este equipo, gobernado por un procesador Intel Atom N270 (1,6 GHz, 512 Kbytes de caché L2) cuenta con 1 Gbyte de memoria RAM y un disco duro de 160 Gbyes. Estos dos últimos componentes se pueden ampliar de forma muy sencilla, mejorando las posibilidades del equipo con una inversión razonable.

La unidad que probamos tenía el archiconocido Windows XP preinstalado pero justo antes de iniciar el sistema operativo encontramos una novedad: podemos entrar en Express Gate, que nos permite realizar un inicio rápido en siete segundos y acceder a funciones básicas como navegar por la Red, enviar y recibir mensajes o llamar por VoIP.

Esta tecnología, propietaria de ASUS, utiliza Splashtop (una distribución de Linux con arranque instantáneo) integrada en su placa base. De esta forma tenemos un acceso rápido a funciones habituales sin esperar un inicio completo del sistema. Realmente arranca en sólo unos segundos y nos ha gustado especialmente que guarde todas nuestras preferencias, como las las cookies del navegador o la configuración de nuestra red WiFi habitual.

Prestaciones, rendimiento y conectividad

El ASUS Eee Box B204 incluye una tarjeta gráfica integrada ATI Mobility Radeon HD 3450 con 256 Mbytes de memoria dedicada (novedad con respecto al primer modelo que se comercializó). Es suficiente para ejecutar con agilidad juegos sencillos y, especialmente, para reproducir vídeo en alta definición. Al liberar al procesador de esta tarea consigue una fluidez sorprendente para un dispositivo de estas características

Gracias a la salida HDMI integrada es más fácil que nunca conectar nuestro Eee Box al televisor. Soporta todo tipo de resoluciones, incluidas las de formato panorámico y reproduce videos a 720p y 1080p sin problemas. Sin duda es fantástico como disco multimedia avanzado (incluye la aplicación Eee Cinema para tal fin), para navegar por Internet desde el sofá o como responsable de todas nuestras descargas de la Red. Su bajo consumo (un 90% menos que un sobremesa convencional) y un ruido de menos de 26 dB lo hacen perfecto para este tipo de tareas.

En nuestras pruebas con el ASUS Eee Box no tuvimos problema alguno de rendimiento, aunque hay que tener en cuenta que lleva Windows XP y que aplicaciones como un navegador web, de ofimática y algún juego sencillo no son especialmente exigentes con el hardware.

El equipo puede conectarse a redes inalámbricas WiFi 802.11 b/g/n, cuenta con Bluetooth y entrada Ethernet. Incluye una toma de antena, así que podemos poner una más potente que la que viene de serie fácilmente. Es descable que sea compatible con el borrador "n", sobre todo con vistas a transferir archivos pesados o realizar streaming sin cables. El detalle de la batería integrada es muy práctico, permite trabajar durante unos minutos sin alimentación. Esperamos que sea cada vez más habitual en este tipo de equipos.

¿Merece la pena?

Los ordenadores portátiles se han convertido en la primera opción de compra para la mayoría de los consumidores, relegando a un segundo plano a las máquinas de sobremesa. Sólo los usuarios que demandan gran potencia de proceso (sea para trabajar con aplicaciones pesadas o para disfrutar de los videojuegos de última generación) se deciden por un ordenador de sobremesa.

Entre ambas opciones se ubica la opción que propone ASUS. Este es un producto perfecto para usuario que necesitan un ordenador para tareas básicas, con todas las comodidades de un sobremesa pero no quieren gastarse mucho dinero, ni algo aparatoso, ruidoso o complejo de instalar. Con un nettop como este bastan un monitor, ratón y teclado para tener un equipo perfectamente funcional para la mayoría de tareas, muy silencioso y compacto. Como hemos comentado puede cumplir a nivel medio con tareas multimedia, y puede ser un buen compañero de un televisor de alta definición, pero está lejos de lo que ofrece un HTPC moderno (también bastante más caros).

Conclusiones

ASUS propone un concepto novedoso, destinado a un grupo de usuarios muy concreto, pero bien llevado a cabo. El ASUS Eee Box B204 mejora con respecto a versiones anteriores (sobre todo por la incorporación de la tarjeta gráfica ATI y la salida HDMI) y es un equipo fantástico para usuarios o pequeñas oficinas sin muchas necesidades de potencia pero que busquen algo compacto y silencioso.

Su precio son 389 euros, no precisamente barato si tenemos en cuenta que podemos conseguir, por ejemplo, un netbook por una cantidad similar. En el ASUS Eee Box pagamos por un diseño cuidado, un hardware fiable y un producto que consigue ahorrar a medio plazo por su bajo consumo (menos de 20 vatios, hasta 225 euros de ahorro al año según el fabricante).

  • Share This