Diez años después del Y2K

Diez años después del Y2K
16 de diciembre, 2009

Estas fechas se cumplirá el décimo aniversario del célebre “problema del año 2000” (conocido como Y2K en inglés), un fallo informático que causó inversiones multimillonarias para tratar de resolverlo y que finalmente no fue tan grave. La omisión de las cuatro cifras para el año en todo tipo de programas informáticos preveía un desastre en todo tipo de sistemas de primer nivel, lo que hizo que los temores a las consecuencias crecieran de forma exponencial. 

 

En unos días llegaremos al comienzo del año 2010, y se producirá un aniversario singular: el décimo cumpleaños del que fuera uno de los problemas más debatidos en los círculos informáticos en la década de los 90. El problema del año 2000 fue todo un fenómento, pero finalmente su impacto fue mínimo.

 

 

El ahorro de dos de las cuatro cifras necesarias para representar los años en los programas informáticos hizo que de repente se descubrieran todo tipo de posibles efectos colaterales que afectarían a sistemas básicos que controlan las finanzas, la salud pública, la seguridad o la protección de datos en todo el mundo.

 

De hecho las inversiones realizadas para evaluar y tratar de solucionar el problema fueron ingentes: miles de empresas se dedicaron a tratar de estudiar el código de todo tipo de sistemas para detectar si el problema del año 2000 (conocido popularmente como ‘Y2K‘ en inglés) tendría impacto en esos sistemas.

 

Sin embargo, cuando llegó el 1 de enero de 2000 se comprobó que las consecuencias del problema del año 2000 fueron mínimas, quizás en parte gracias a esos esfuerzos realizados. El problema, que fue detectado gracias a artículos como el de Peter de Jager del 6 de septiembre de 1993, causó un casto que algunos estiman en 300.000 millones de dólares.

 

  • Share This