Wikileaks censurado a militares

Wikileaks censurado a militares
6 de agosto, 2010

El ejército estadounidense ha prohibido el acceso de su personal a WikiLeaks, el portal web independiente que publica informes anónimos y documentos filtrados con contenido sensible en materia religiosa, corporativa o gubernamental. La censura llega tras la publicación de 90.000 documentos confidenciales relacionados con la guerra de Afganistán, para los que el Pentágono pide su eliminación de las bases de datos de Wikileaks además de no volver a mostrar otro contenido confidencial.

 

La batalla del gobierno estadounidense (y otros) contra el medio considerado como ‘la garganta profunda de Internet’ no ha hecho más que comenzar y los militares pretenden cerrar el cerco contra WikiLeaks, un sitio que lleva desde finales de 2006 publicando en la Red de redes documentos confidenciales, y aunque se centra en países con regímenes totalitarios también acoge filtraciones que desvelen comportamientos no éticos por parte de sus gobiernos y empresas.

 

 

Tras la publicación de 90.000 documentos confidenciales un portavoz del Pentágono ha exigido a Wikileaks la devolución de todos los documentos clasificados que tenga en su poder del Ministerio de Defensa, la no publicación de ningún contenido relacionado y su eliminación definitiva de los servidores, registros y base de datos del sitio web.

 

Además, desde la cúpula del estamento militar se ha prohibido a todo su personal el acceso a la página “al fin de evitar la introducción de información secreta o sensible en redes no clasificadas”. Cualquier acceso no autorizado, revelación, descarga o visualización significará una violación voluntaria de la seguridad. Serán tratados poco menos como espías.

 

 

Tras el último escándalo –no por su publicación- sino por la revelación de matanza de civiles o el doble juego de Pakistán en la lucha contra los talibanes en Afganistán, dejan muy malparados a los gobiernos implicados que ocultaron dichas operaciones o directamente mintieron sobre ellas.

 

Gobiernos como el estadounidense que quieren tapar el caso y otros que puedan ser revelados aunque no está claro que tenga jurisdicción sobre un portal alojado en Suecia y que podría ser acogido por el mismo Partido Pirata sueco. Las implicaciones y debate son profundas. ¿Debe un medio independiente eliminar y no publicar este tipo de información bajo la siempre socorrida ‘seguridad nacional’?

  • Share This